State Tectonics

State Tectonics, aparte de tener un título fabuloso, es el libro que me ha llevado a reconciliarme con Malka Older y su Centenal Cycle. Lo que empezó con mucha fuerza e ideas en Infomocracy y no pudo mantener el nivel en Null States consigue un final adecuado y atractivo con esta entrega.

A pesar de estar situado en el futuro, State Tectonics tiene poco de ciencia ficción. Es más bien un thriller futurista, pero dentro de esta categoría la especulación política sigue siendo de lo mejor del libro.

Los fallos que ya conocíamos del sistema sustentado en Information siguen presentes en la novela y las conspiraciones para hacerse con el poder son muy variadas. Pero, ¿qué es la vida si no un cambio constante? Es por esto que tras algunos ataques a Information y la desaparición de bastantes empleados de la asociación (con destino más que probable Rusia o algún otro Null State) cuando se acercan las elecciones, la situación es muy tensa.

El ritmo es bastante elevado, con constantes cambios de punto de vista y de ubicación, como corresponde a una novela de acción. Algunas de las ideas que se proponen, como la cápsula del tiempo me han resultado bastante sorprendentes, aunque realmente no sé si serían útiles.

En cuanto al realismo o no de la representación del espionaje, a pesar de hablar sobre buzones, puntos de encuentro… me parece un poco desfasado respecto a lo que sería posible gracias a las capacidades de Information. O quizá este espionaje «al viejo estilo» sea precisamente debido a la existencia de esta entidad.

De nuevo algunos elementos chirrían, como la incapacidad de descifrar un código por estar basado en un cifrado por sustitución que toma como base un teclado (¿en serio?), pero el hecho de que salgan a relucir todas las debilidades de un sistema que todavía se está instaurando es una decisión valiente y comprometida por parte de la autora.

También destacaría de la novela los personajes femeninos, que llevan todo el peso de la historia y muestran un amplio rango tanto étnico como de capacidades. Por fin mujeres fuertes e independientes que toman decisiones comprometidas y actúan en consecuencia.

Si te gustó Infomocracy, pero te atrancaste con Null States, creo que State Tectonics te reconciliará con la saga.

Null States

La ciencia ficción es, por definición, un campo abierto a la especulación. Aplicada en el campo de la política, la ciencia ficción ha dado lugar a obras singulares como Ex-machina, de Brian K. Vaughan y Tony Harris. Otro título que se salió  de lo corriente, fue Infomocracy.

Null States es la continuación de Infomocracy, y ahonda sobre las ideas políticas de la primera entrega. Es importante comprender que el sistema de microdemocracias en el que se sustentan estas obras, ni es omnisciente ni es universal, por que existen estos estados que siguen siendo naciones (Rusia, China, la siempre imperturbable Suiza…) que son como agujeros negros para Information. Cada uno de estos estados lo es por sus propias razones, tales como aislacionismo, protección de la privacidad o simple despotismo. Esta novela explora la influencia de estos puntos ciegos para el sistema de microdemocracias postulado por Older, que al contrario que otros autores se centra en la implantación de un sistema, no en su desarrollo cuando ya está en funcionamiento. Y los comienzos nunca son sencillos.

La acción se basa en una zona de Sudán que ha adoptado recientemente el nuevo sistema político y que requiere un seguimiento más personalizado para llevar la transición a buen cauce. Aparece sin embargo un elemento disruptivo, un asesinato que pone patas arribas un sistema de por sí débil en su concepción.

La narración toma dos vías, por una parte la que se desarrolla en Sudán, con una investigación de asesinato un tanto chapucera porque si todo depende de la información que obtienes de las fuentes automatizadas y NO hay fuentes automatizadas apenas, poco podrás rascar. Esta parte de la novela me ha resultado fallida, por la falta de recursos de los protagonistas y por el bloqueo que les supone no disponer de sus herramientas habituales. La otra parte es una trama de espionaje apasionante, aunque breve, con escenas de acción, persecuciones, infiltración… lo tiene todo. Muy inmersiva y bien narrada.

¿Por qué este contraste tan exagerado? Supongo que Older no quería escribir un thriller de espionaje sin más y quería seguir explorando la microdemocracia, solo que… no ha conseguido equilibrar la narración.

Lo mismo pasa con los personajes. Mishima, a quien ya conocíamos con anterioridad, protagoniza las escenas más interesantes de la novela, persiguiendo a los autores de un atentado o infiltrándose en una antigua superpotencia gracias a los culebrones a los que es adicta (no es broma). Pero los personajes de la otra parte de la historia parecen sombras, no desarrollan una historia propia. Roz se salva un poco, pero no mucho, de esta generalización apabullante.

A pesar de estos aspectos negativos, sigo con curiosidad por saber cómo se desarrollará la tercera novela, porque en el final de Null States aparece un nuevo jugador que promete emociones fuertes.

Portada de Null States

Ya sabemos cuál será la portada de Null States, la nueva entrega de Malka Older en el mismo mundo que Infomocracy, que se publicará el 19 de septiembre.

Sigue la misma línea que la anterior, pero no me digáis que no os dan mal rollo esas cámaras de seguridad.

La sinopsis tampoco es muy tranquilizadora:

After the last controversial global election, the global infomocracy that has ensured thirty years of world peace is fraying at the edges. As the new Supermajority government struggles to establish its legitimacy, agents of Information across the globe strive to keep the peace and maintain the flows of data that feed the new world order.

In the newly-incorporated DarFur, a governor dies in a fiery explosion. In Geneva, a superpower hatches plans to bring microdemocracy to its knees. In Central Asia, a sprawling war among archaic states threatens to explode into a global crisis. And across the world, a shadowy plot is growing, threatening to strangle Information with the reins of power.

Infomocracy

infomocracyLeer Infomocracy durante la campaña electoral española ha sido una casualidad que me ha permitido enfocar la lectura con matices añadidos, que sin duda habrán influenciado mi valoración de la novela.

Infomocracy tiene muchos contrastes. La idea subyacente, es un conjunto de «microdemocracias» en la que los electores son agrupados en grupos de cien mil personas que decidirán que gobierno tendrán. Estos elecciones luego darán lugar a la Supermayoría que gobernará el mundo. ¿No te gusta el resultado electoral de tu grupo? Puede que dos calles más allá puedas vivir en otro grupo electoral con tendencias distintas. La migración entre grupos es un hecho aceptado e incluso promovido, para que cada grupo sea lo más homogéneo posible.

Esta idea, que puede parecer idílica, en realidad tiene unas necesidades masivas de información y conectividad. Para esto existe Information, un ente neutral que gestiona todos los datos de este mundo permanentemente conectado, ofreciendo en cada momento todo lo necesario para tomar desde las decisiones más nimias (¿te apetece cambiar de peinado? Instaura una subasta a ver qué peluquería cercana te ofrece el mejor servicio al mejor precio) hasta las de mayor calado.

Este es uno de los contrastes tan acusados a los que hago referencia. La ingente cantidad de información, de datos, de bits que Information tendría que manejar hipotéticamente es realmente desmesurada. La infraestructura subyacente que puedo llegar a imaginar para este servicio no corresponde en absoluto con la idea de nodos que utiliza Older. Podría obviar esta contradicción si no fuera porque es parte fundamental de la trama que se desarrolla.

También resulta impactante que se siga «respetando» la jornada de reflexión antes de las elecciones (¿no se debería poder tener acceso a la información hasta el último minuto para poder decidir el voto?) pero que se pueda proclamar el ganador por medios oficiales cuando no ha finalizado no ya el escrutinio, ni siquiera el voto por los cambios de horario. Esto roza el esperpento. ¿Acaso esta proclama no influría en los últimos votantes que podrían apostar a caballo ganador?

Estos dos aspectos muy negativos de la trama hacen que baje mi valoración de una novela que sin duda resulta interesante por otros aspectos. Conozco a más de uno y más de dos que matarían por disponer del software de análisis del que se hace uso aquí a diestro y siniestro. El tratamiento de las estadísticas es correcto y aplicable a las situaciones que se presentan. Los personajes son un tanto extremos, pero se agradece la variedad étnica y de género. También me gusta el toque solidario que hay presente, aunque se trate de soslayo. Es innegable la labor de investigación llevada a cabo por la autora, que sitúa muchas escenas en distintos lugares para dar más variedad al libro.

Con thriller político que es, Infomocracy merece la pena. A pesar de sus defectos, que los tiene, es una lectura ágil y divertida.