Portada de New York 2140

Se ha desvelado cuál será la portada de New York 2140, la nueva novela de Kim Stanley Robinson. Se publicará el 21 de marzo del año que viene.

Aquí os pongo la sinopsis:

The waters rose, submerging New York City.

But the residents adapted and it remained the bustling, vibrant metropolis it had always been. Though changed forever.

Every street became a canal. Every skyscraper an island.

Through the eyes of the varied inhabitants of one building Kim Stanley Robinson shows us how one of our great cities will change with the rising tides.

And how we too will change.

new-york-2140

Libro gratis : Everything Change: An Anthology of Climate Fiction

En este enlace se puede descargar la antología Everything Change: An Anthology of Climate Fiction.

Los contenidos son los siguientes:

  • Kim Stanley Robinson, Foreword
  • Manjana Milkoreit, Meredith Martinez, y Joey Eschrich, Editors’ Introduction
  • Adam Flynn y Andrew Dana Hudson, “Sunshine State”
  • Kelly Cowley, “Shrinking Sinking Land”
  • Matthew S. Henry, “Victor and the Fish”
  • Ashley Bevilacqua Anglin, “Acqua Alta”
  • Daniel Thron, “The Grandchild Paradox”
  • Kathryn Blume, “Wonder of the World”
  • Stirling Davenport, “Masks”
  • Diana Rose Harper, “Thirteenth Year”
  • Henrietta Hartl, “LOSD and Fount”
  • Shauna O’Meara, “On Darwin Tides”
  • Lindsay Redifer, “Standing Still”
  • Yakos Spiliotopoulos, “Into the Storm”
  • Ed Finn, “Praying for Rain: An Interview with Paolo Bacigalupi”

The best sf and fantasy of the year Vol. 10

FC-BEST-SFF-VOL-10-199x300Un año más Jonathan Strahan nos trae lo mejor del año para nuestro uso y disfrute. Los nombres incluidos en esta selección suelen ser sinónimo de calidad, así que me puse a leer esta antología con muy buena disposición.

“Black Dog”, Neil Gaiman

Una aventura protagonizada por un personaje secundario de American Gods, un libro que no he leído y por lo tanto, no me influye. La historia es bastante típica, aunque bien escrita.

«City of Ash”, Paolo Bacigalupi

Muy corto y quizá por eso más impactante. Bacigalupi continúa explorando ese mundo definido por la sequía en EE.UU.

“Jamaica Ginger”, Nalo Hopkinson & Nisi Shawl

Con toques steampunk, este relato habla sobre las desigualdades y la esclavitud. Le falta algo para ser completo.

“A Murmuration”, Alastair Reynolds

Compleja historia saturada de ironía hacia el mundo académica y sus papers, pero con el casi imprescindible toque científico que Reynolds da a su obra. Se entrevé una profundidad mayor de la que nos cuenta, pero todo queda en manos del lector.

“Kaiju maximus®: ‘So Various, So Beautiful, So New’”, Kai Ashante Wilson

Hay veces que cuando leo relatos no acabo de comprender lo que quiere decir el autor. En ocasiones lo achaco a mi nivel de inglés, pero no estoy segura de que esto sea lo que ha pasado en esta ocasión. El relato me ha parecido innecesariamente complicado y no me ha transmitido nada.

«Emergence”, Gwyneth Jones

Muy buen relato de Jones, sobre los cambios que la humanidad habrá de afrontar para conseguir la inmortalidad. También es importante el concepto de humanidad y libertad de la Inteligencias Artificiales,  con un sistema solar dividido entre la zona exterior, en la que están reconocidas como “seres libres” y la zona interior, donde son solo esclavos.

“Water of Versailles”, Kelly Robson

No se le puede negar la originalidad a este relato que mezcla la depravación cortesana con espíritus acuáticos.

“The Deepwater Bride”, Tamsyn Muir

Tamsyn consigue arrancarnos una sonrisa con esta historia de videntes que asisten a las catástrofes provocadas por los monstruos del averno. Se deja leer.

“Dancy vs. the Pterosaur”, Caitlin R. Kiernan

Lo veo como prólogo o introducción a una historia más larga, pero este relato con tintes apocalípticos se queda corto por sí solo.

“Calved”, Sam J. Miller

Leí este relato como uno de los preferidos por los lectores de Asimov, cosa que no me extraña para nada, ya que representa muy bien el sentimiento de alejamiento que sienten los padres ante sus hijos adolescentes, cuando la barrera generacional que los separa se hace más y más alta.

“Capitalism in the 22nd Century”, Geoff Ryman

Esta reflexión sobre el hecho de estar permanentemente conectados y sus implicaciones me parece muy acertada, aunque temo que peca de breve.

“The Heart’s Filthy Lesson”, Elizabeth Bear

Curiosa historia de investigación y supervivencia que apareció en primer lugar en la antología Old Venus, y que se adapta perfectamente a esa visión pulp, oceánica y salvaje que buscaban los seleccionadores. Por otra parte, es bastante lineal, algo que no es necesariamente malo.

“The Machine Starts”, Greg Bear

Me recuerda a Patchwerk, salvando las distancias. Relato sobre estados cuánticos, es difícil entrar en él pero una vez establecidas las condiciones iniciales se desarrolla con facilidad.

“Blood, Ash, Braids”, Genevieve Valentine

Curioso relato eminentemente femenino sobre el papel desempeñado por la mujer en la guerra, en un escenario al que no estamos acostumbrados.

“Hungry Daughters of Starving Mothers”, Alyssa Wong

No me extraña que este relato haya ganado el premio Nebula, porque tiene imágenes muy potentes. Es demasiado oscuro para mi gusto, pero puedo entender su éxito.

“The Empress in Her Glory”, Robert Reed

Nadie duda de que el empeño secreto de cualquier bloguero es dominar el mundo, es un hecho constatado. Robert Reed utiliza una invasión alienígena como telón de fondo para contar una historia de dominación y popularidad, mejor en su inicio que en su fin pero a pesar de todo meritoria.

“The Lily and the Horn”, Catherynne Valente

Valente no es una de mis autoras favoritas, pero hay que reconocer que en esta narración consigue atraer mi atención con un mundo pseudomedieval donde las guerras se han sustituido por enfrentamientos envenenados.

“The Winter Wraith”, Jeffrey Ford

Uno de los autores favoritos de Marcheto, que sin embargo con este relato no ha conseguido convencerme. No sé si juega la baza del horror cotidiano o pretende ser una alegoría sobre la temporalidad de las cosas y se queda un poco a medio camino.

“Botanica Veneris: Thirteen Papercuts by Ida Countess Rathangan”, Ian McDonald

Con una estructura bastante original, la contribución de Ian McDonald al proyecto Old Venus es una historia de búsqueda, situada en Venus pero que perfectamente podría haber tenido lugar en las junglas terrestres. No resulta fácil entrar en la narración principal porque cada relato son pequeñas pistas que se añaden a la trama, pero una vez que se ve todo el escenario el puzle acaba encajando.

“Little Sisters”, Vonda McIntyre

Me temo que el hecho de que este relato esté encuadrado dentro de otro universo mayor creado por Vonda McIntyre hace que los neófitos en la materia nos encontremos algo perdidos.

“Ghosts of Home”, Sam J. Miller

La segunda contribución de Sam J. Miller a este volumen es totalmente distinta a la anterior, lo que prueba la versatilidad del autor. La premisa es ciertamente sorprendente, ya que el trabajo de la protagonista, de candente actualidad, es mantener contentos a los espíritus de las casas que han sido expropiadas. Posteriormente la historia se desliza por vericuetos más extraños y pierde fuelle, pero no se puede negar lo original del principio.

“The Karen Joy Fowler Book Club”, Nike Sulway

Supongo que quien haya leído The Jane Austen Book Club podrá entrar en el juego metaliterario de Nike Sulway. Como no es el caso, no me ha parecido destacable esta historia apocalíptica.

“Drones”, Simon Ings

Curiosísimo relato con tintes postapocalípticos, en el que una nueva sociedad se ha creado. Los recursos disminuyen y las mujeres son un bien escaso. El comienzo del cambio ocurrió con un hecho que nos parecerá nimio pero no lo es: la muerte de las abejas.

“Oral Argument”, Kim Stanley Robinson

Me ha gustado este relato, por la idea subyacente (aunque esté inspirada en By light alone de Adam Roberts) y por la forma de exponer los argumentos, como si fuera una vista oral de un juicio.

“The Pauper Prince and the Eucalyptus Jinn”, Usman T. Mailk

Creo que este es el cuento que más me ha gustado de la antología, por ese toque de fantasía exótica que el autor le imprime. Además, el trasfondo de los cambios generacionales, del amor interculturas, del ansia por encontrar un significado a los hechos que nos formaron como personas… Me parece que tiene muchos niveles de lectura y lo recomiendo sinceramente.

“The Game of Smash and Recovery”, Kelly Link

Leer a Kelly Link ha sido una montaña rusa. Al principo no entendía nada, luego mejoraba, luego pasaba otra cosa que lograba entender… Mejora indudablemente al final, cuando se decanta por una historia más definida.

“Another Word for World”, Anne Leckie

Un relato muy predecible que cierra una antología demasiado irregular. Me gusta la importancia que se da a la traducción y a sus problemas, ya que muchas veces esto se pasa por alto en las relaciones interespecies. Supongo que Manuel de los Reyes o algún otro traductor tendría más que aportar en este sentido. Por lo demás, se ve venir a la legua.

La selección de este año de Strahan es muy irregular y hay pocos relatos que destaquen. Y no parece que haya sido un año especialmente malo, si tenemos en cuenta las recomendaciones de @odo en su ineludible sección de SuperSonic. Para mí, destacan especialmente “The Pauper Prince and the Eucalyptus Jinn” y “A Murmuration”. Me ha divertido mucho “Water of Versailles” y sigo recomendando leer Meeting Infinity, aunque precisamente los relatos seleccionados por Johathan para este volumen no sean mis preferidos de esa recopilación.

Kim Stanley Robinson gana el premio Robert A. Heinlein

heinlein-medalEl conocido autor de obra como la trilogía de Marte, Kim Stanley Robinson, ha sido galardonado con el premio Robert A. Heinlein por toda su obra.

El premio se concede a autores que inspiren la exploración humana del espacio, algo fundamental para KSR a lo largo de su carrera. Solo hay que ver las últimas reseñas del blog sobre su libros, como 2312 o Aurora para constatarlo.

Aquí podéis consultar una lista con los otros ganadores del premio en años anteriores.

Aurora

AURORA_KIM_STANLEY_ROBINSONLas naves generacionales son un recurso muy conocido en la ciencia ficción, ya sea como único medio de transporte «realista» para colonizar otros mundos o como escenario estanco en el que desarrollar una narración que se alargue en el tiempo.

Después de la decepcionante 2312, no las tenía todas conmigo a la hora de ponerme con Aurora, pero Kim Stanley Robinson al menos es garante de especulación con rigor científico y me apetecía algo así.

En este aspecto, el autor cumple sobradamente. Las explicaciones tanto de las necesidades biológicas, de combustible, de dirección… de un nave de estas características se explican con gran claridad.

Sin embargo, la voz escogida para la narración, una primera persona del plural algo cambiante me parece un recurso algo tramposo, para hacer un infodump a lo bestia en el más puro estilo ensayo científico. Que es algo que nos gusta leer, pero la ciencia ficción no se basa solo en las ideas y en la exposición, también tiene que ocurrir algo, tiene que haber una historia.

Esta parte es en la que flojea Aurora. Unos personajes tan interesantes como Devi y Jochi están muy desaprovechados, mientras que Freya, algo así como su heredera espiritual, recibe casi toda la carga de la historia, aunque tampoco es que esta carga sea excesiva.

La novela se podría dividir en dos partes claramente diferenciadas, siendo la primera bastante al uso en cuanto a su desarrollo y su objetivo y la segunda más original e imprevista. Creo que está segunda parte, con sus dudas morales y sus decisiones al límite le da más empaque a Aurora, aunque tampoco consigue hacerla destacar.

Si te interesa el tema de las naves generacionales ésta es un correcta novela sobre el tema (ni es la peor ni es la mejor), pero no consigo encontrar otra razón por la que destacarla entre el aluvión de buenos libros de ciencia ficción de este 2015.

10 relatos sobre el futuro

En este enlace podréis leer 10 relatos sobre el futuro publicados por Popular Science.

Los relatos son de autores muy conocidos:

«Transplant», de Will McIntosh
«Sunshine Ninety-Nine», de N.K. Jemisin
«The Wanderer», de Karen Lord
«The Improbable War», de Kameron Hurley
«Hearts That Beat, Mechanical And Cold», de Seanan McGuire
«The Drones», de James S.A. Corey
«Superluminal», de Andy Weir
«Truehearts», de Genevieve Valentine
«Grinding Time», de Mary Robinette Kowal
«Exploring Location X», de Kim Stanley Robinson

Serie de televisión basada en la Trilogía de Marte

El producto de Juegos de Tronos, Vince Gerardis, está desarrollando junto con Spike TV una serie basada en la obra de Kim Stanley Robinson.

Un representante de Spike TV ha dicho esto sobre la serie:

This series shines a light onto many views of what it means to be human — and asks if can we sustain our humanity under incredible duress. We are thrilled to partner with such an accomplished producer as Vince Gerardis to tell this incredible and thought-provoking story.

El material original puede dar pie a una serie interesante, pero habría que ver en qué términos se lleva a cabo.

2312

2312Ésta es la última de las novelas que voy a leer de las nominadas al Hugo este año y he de decir que tenía puestas muchas esperanzas en ella, que por desgracia no se han visto cumplidas.

El inicio de la novela es espectacular, esa imagen de una ciudad en Mercurio moviéndose sobre raíles para vivir permanentemente en el crepúsculo esquivando los mortales rayos del Sol y la presencia de los adoradores del mismo Sol que reverencian su presencia me recordó vivamente a libros tan buenos como “El mundo invertido” de Priest y “El desfiladero de la absolución” de Reynolds. Por desgracia el resto de la historia no brilla al mismo nivel.

Kim Stanley Robinson es conocido principalmente por su trilogía sobre Marte, en la que desgranaba cómo sería la terraformación del planeta rojo. En cierto modo, 2312 es una expansión de esa obra, llevando hasta los confines del sistema solar la adecuación de los planetas y otros cuerpos celestes para la vida humana.

En este sentido el escenario es maravilloso y lo que es aún mejor,  parece plausible. No puedo dejar de alabar la parte especulativa de la novela, especialmente esos extractos que el autor introduce entre capítulos explicando la ciencia implicada en la creación de los terrarios, las modificaciones genéticas que consiguen alargar la vida y muchos detalles más que dan color y verosimilitud a todo el entorno de la novela.

Pero el caso es que estamos hablando de una novela, no de un ensayo, y es en esta parte donde el autor no consigue atraer nuestra atención.

La muerte de Alex, “la leona de Mercurio” provoca que todos los planes que tenía para el sistema solar se vean comprometidos. Quedará en manos de sus colaboradores (Wahram, Jean Genette…) y de su nieta Swan seguir adelante con su tarea. Puede que exista o no una conspiración de enormes proporciones en el sistema solar, pero ni aún así se consigue mantener la tensión durante la lectura. Ha habido ocasiones en que me ha resultado insoportablemente lenta, especialmente en algunas situaciones en las que se ven atrapados Swan y Wahram y en las que solo se les ocurre silbar, así, para pasar el rato… Y aunque tienen que pasar prácticamente por todos los planetas del sistema solar y sus lunas, el viaje no es atractivo, es casi más una obligación para el autor que una oportunidad.

De hecho, creo que el título del libro y la portada son un ejemplo de lo que estoy explicando. La portada es bellísima, pero ¿qué quiere decir 2312? Parece un año escogido al azar por el autor y no tiene ninguna relevancia en la trama.

En resumen y parafraseando el Cantar del Mío Cid: “¡Qué buen escenario si tuviera buena historia!”