The best science fiction & fantasy of the year Vol. 9

BestSciencieFictonFantasy9Afrontaba con mucha ilusión la lectura de este volumen, ya que después de leer Reach for infinity pensaba que Jonathan Strahan estuvo especialmente inspirado el año pasado. Y creo que lo sigue estando, aunque hace algo de trampa porque escoge varios relatos de esta recopilación para The best SF & F of the year Vol. 9 y también incluye relatos de terror. Pero le perdonamos estos deslices por el resto de relatos escogidos.

“Slipping”, Lauren Beukes

Beukes tiene la extraña capacidad de hacerme sufrir con lo que escribe, mientras que disfruto con la lectura. En este relato sobre modificaciones corporales para conseguir fines atléticos, mezcla sabiamente el anhelo por la supervivencia con los tejemanejes poco escrupulosos de la industria. Fascinante.

“Moriabe’s Children”, Paolo Bacigalupi

Fantástica relato del autor de La chica mecánica, que nos cuenta una historia de maltrato basándose en leyendas de pescadores. La repetición de las frases iniciales de los párrafos, la asfixiante atmósfera en la que se desarrolla la historia y el horror de lo cotidiano da lugar a un inquietante relato que no puedes dejar de lado.

“The Vaporization Enthalpy of a Peculiar Pakistani Family”, Usman T Mailk

Entiendo el mensaje que nos quiere hacer llegar este relato, pero lo que no me cuadra tanto es la manera de contarlo. Se narra el sufrimiento de una familia pakistaní enfrentándose a desastres naturales y artificiales.

“The Lady and the Fox”, Kelly Link

Me ha encantado este relato de Kelly Link sobre una familia muy especial con dotes artísticas «casi» mágicas.

“Ten Rules for Being an Intergalactic Smuggler (The Successful Kind)”, Holly Black

Con un estilo pulp, un relato bastante simplista sobre una adolescente que quiere aprender de su tío el oficio de contrabandista intergaláctico. Pasable.

“The Long Haul From the ANNALS OF TRANSPORTATION”, The Pacific Monthly, May 2009”, Ken Liu

Dentro de los relatos de Ken Liu, esta fantasía alternativa donde los dirigibles siguen siendo utilizados para el transporte no destaca mucho.

“Tough Times All Over”, Joe Abercrombie

Divertidísimo relato en el que más y más ladrones se enfrentan por la posesión de un valioso paquete.

“The Insects of Love”, Genevieve Valentine

No me ha convencido esta historia. Parte de una idea interesante, el uso futuro de las características propias de los insectos para mejoras variadas (como pesticidas naturales o por sus cualidades alucinógenas) pero me parece que luego pierde el rumbo.

“Cold Wind”, Nicola Griffith

Extraño relato sobre cazadores que se convierten en presas y depredadores que buscan alimentarse. No es destacable.

“Interstate Love Song (Murder Ballad No.8)”, Caitlin R Kiernan

Macabro relato sobre unas gemelas que patrullan la carretera en busca de víctimas para sus escabrosos apetitos. Lo he pasado realmente mal leyéndolo.

“Shadow Flock”, Greg Egan

Interesante relato sobre los posibles usos delictivos de los drones. Aunque la idea es buena, la finalización es bastante simplona.

“I Met a Man Who Wasn’t There”, K. J. Parker

Todo lo que voy leyendo de K.J. Parker me va gustando. Me da igual que ya se haya resuelto el misterio verdadera identidad, mientras siga escribiendo relatos tan interesantes. Este relato encierra trampas dentro de trampas para dejar asombrado al lector. No se puede enseñar nada que no se sepa ya.

“Grand Jeté (The Great Leap)”, Rachel Swirsky

Posiblemente la historia más larga de la recopilación. Swirsky escribe para ponernos el corazón en un puño, sobre una enfermedad infantil mezclada con un horrible sentimiento de pérdida. Al principio del relato lo consigue, pero conforme va avanzando la narración se pierde este efecto, quizá se alarga demasiado. Creo que la longitud es lo que estropea “Grand Jeté (The Great Leap)”.

“Mothers, Lock Up Your Daughters Because They are Terrifying”, Alice Sola Kim

Este terrorífico relato sobre posesión ha sido una lectura inquietante. El trasfondo social en el que se basa son los problemas de la adopción internacional, algo que me parece muy interesante.

“Calligo Lane”, Ellen Klages

Maravilloso relato repleto de magia sobre los mapas y sus posibilidades. Me encanta la descripción del trabajo pausado que se realiza sobre unas coordenadas.

“Shay Corsham Worsted”, Garth Nix

Un relato muy simple pero bien ejecutado. La actualización de los archivos de los servicios secretos puede llevar a que se pierda información básica para la supervivencia mundial.

“Kheldyu”, Karl Schroeder

La idea de absorber el dióxido de carbono contaminante presente en la atmósfera mediante la construcción de una enorme torre me parece sencillamente espectacular. Aunque lo que más me ha gustado es la parte científica del relato, he de decir que la parte de “acción” también estaba bastante biene llevada.

“The Devil in America”, Kai Ashante Wilson

Historia de terror (Strahan interpreta de forma muy laxa lo que es la fantasía e incluye directamente el terror en su ámbito) sobre la vieja magia africana trasladada al nuevo mundo.

“Tawny Petticoats”, Michael Swanwick

Deliciosa historia de un timo en toda regla. Un poco como El golpe en versión futurista. Muy divertido.

“The Fifth Dragon”, Ian McDonald

Esta historia de amistad que tiene como fondo la colonización de la Luna y detalla de forma magnífica la terrible decisión que deben tomar los desplazados al satélite. Existe una fecha límite a partir de la cual la pérdida de materia ósea de sus cuerpos impedirá el regreso a la Tierra. La economía lunar también forma parte de la estructura de la historia, que en su parte final cambia nuestra forma de entender a la protagonista.

“The Truth About Owls”, Amal El-Mohtar

Un relato que empieza de forma potente con las referencias a los búhos y sus características pero que luego toma otros derroteros. Me gusta especialmente el final.

“Four Days of Christmas”, Tim Maughan

Visión pesimista de un futuro relativamente cercano con un único hilo conductor, un muñeco de Papá Noel.

“Covenant”, Elizabeth Bear

Me ha recordado a El rey Lansquenete aunque las diferencias son grandes. La forma de tratar a los culpables de delitos muy graves para reintegrarse en la sociedad es «arreglar» su mente, pero tiene otras connotaciones que hacen de «Covenant» una lectura muy interesante.

“Cimmeria: From the Journal of Imaginary Anthropology”, Theodora Goss

La idea de una antropología imaginaria que crea un país es llamativa. Pero lo que me fascina realmente es el tratamiento que reciben los gemelos  en este país inventado (seguramente porque me pilla de cerca).

“Collateral”, Peter Watts

Interesantísima historia sobre el libre albedrío toda vez que las respuestas de las personas con implantes y aumentos son anteriores a sus propios pensamientos. ¿Qué pasaría si nuestro cuerpo actuara automáticamente ante una amenza antes de que fuéramos conscientes de ella?

«The Scrivener”, Eleanor Arnason

Deliciosa historia dentro de la fantasías más clásica, buscando inspiración en el propio proceso de escritura. Las tres hijas de un escritor frustrado (Imagination, Ornamentation y Plot) deben entrar en el bosque en busca de una bruja para ver si son capaces de escribir.

“Someday”, James Patrick Kelly

Daya ha de elegir quiénes serán los padres de su hijo y escoge tres donantes de semen por sus distintas cualidades. La historia tiene cierto aire pulp y un giro final que completa la narración, pero no me parece especialmente destacable.

 “Amicae Aeternum”, Ellen Klages

Sentimental historia con un punto de vista muy original: los últimos momentos antes del despegue de una nave generacional.

Esta recopilación de relatos nos da una visión de lo publicado el año pasado, pero la verdad es que entiendo que resulta imposible leer todo lo que existe. Strahan hace una buena labor, aunque deje de lado algunos relatos, sobre todo de revistas online.

Space Opera

spaceoperaLa space opera fue un género denostado que hace algunos años, gracias al impulso de figuras como Iain M. Banks, ha tomado nuevos bríos. La interesante, aunque muy breve introducción que hace Rich Horton a este volumen me ha abierto los ojos a obras que yo no consideraba pertenecientes al subgénero o que directamente no conocía (aumentado mi ya de por sí exuberante pila de libros que quisiera leer).

Sin embargo, el relato corto pone unas restricciones en el tratamiento de la space opera que hacen que a priori sea más difícil prodigarse en esa longitud. Las aventuras espaciales parecen demandar páginas y páginas de descripciones de razas alienígenas y viajes incesantes. Con esta duda (¿se adaptará bien la space opera al formato corto?), comencé la lectura de la antología.

“The knight of chains, the deuce of stars” de Yoon Ha Lee

Existe un lugar en el que se almacenan todos los juegos que alguna vez han existido, desde los más simples hasta los de complejidad planetaria. El lugar está protegido por un guardián con un arma que nunca falla, así los peregrinos llegan pero no obtienen lo que buscan. Hasta que llega una muy especial.

No sé si la historia está planteada como un homenaje a Iain M.Banks y su Player of Games, aunque podría serlo perfectamente. Me gusta mucho cómo escribe esta autora y esa mezcla de sus temas fetiche (música, matemáticas, lenguaje y guerra) también está presente en este relato, que constituye una buena forma de empezar la antología.

“The wreck of the godspeed” de James Patrick Kelly

Una historia que quiere ser trascendente pero que se mezcla con impulsos juveniles y algunas gracietas insulsas quedándose a medio camino de todo. La colonización de nuevos mundos mediante naves exploradoras que van a un tercio de la velocidad de la luz pero a las que se pueden teletransportar humanos en cualquier momento no es una buena base para un relato, ya que no tiene mucho sentido.

“Saving Tiamaat” de Gwyneth Jones

Confusa historia repleta de pseudónimos en la que Gwyneth Jones nos presenta a unos mediadores en conflictos de razas pseudohumanas con capacidades casi sobrenaturales.

Resulta muy difícil seguir el hilo de la historia y la moraleja final es previsible. No me ha convencido.

“Six lights off green scar” de Gareth L. Powell

Una pequeña historia de redención tras un acto de cobardía. El relato es muy apresurado y no deja poso.

“Glory” de Greg Egan

Las bases que utiliza Greg Egan para un relato darían para muchos libros, de eso estoy segura. En “Glory”, solo el primer capítulo está dedicado a explicar un viaje casi a la velocidad de la luz para que dos exploradoras puedan investigar los resultados matemáticos de una raza extinta. Y hay ocho capítulos, así que imaginad lo que se nos viene encima.

A pesar de no ser de sus mejores cuentos (no resiste la comparación con muchos de los incluídos en Axiomático) no deja de ser interesante. Ahora bien, no me entra en la cabeza que a esto se lo considere space opera. Me temo que Rich Horton y yo tenemos una definición muy distinta para el término.

“The mote dancer and the firelife” de Chris Willrich

Mezclar el dolor por la pérdida de un ser querido con una historia de fantasmas parece bastante adecuado, pero hacerlo con un más allá alienígena es un poco extremo. La idea de los equipos guerreros formados por Don Quijotes (línea de ataque) y Sancho (escudero) es buena, aunque está desaprovechada en este relato. Y podría seguir con los fallos y aciertos de Willrich pero en definitiva, mezclando algunas cosas buenas con otras no tanto lo que obtenemos es un resultado irregular.

“On rickety thistlewaite” de Michael F. Flynn

Con unos pequeños toques galácticos para hacerlo ciencia ficción, pero realmente ésta es una historia de fantasía sobre la pesada responsabilidad del gobierno y cómo no todo el mundo está preparado para ello. Algunas frases son realmente jocosas, pero por lo demás, es un relato del montón.

“War without end” de Una McCormack

Una historia sobre el revisionismo histórico y si merece la pena remover viejas heridas con el fin de que la verdad vea la luz. McCormack deja a nuestro juicio la decisión.

“Finisterra” de David Moles

Aunque la historia no está relacionada, no he podido evitar acordarme de The algebraist y sus habitantes de los gigantes gaseosos cuando estaba con “Finisterra”. Nos encontramos con una novela de aventuras con algo de ingeniería y diversas religiones, una mezcla que no acaba de resultar buena.

“Seven years from home” de Naomi Novik

Me ha gustado bastante esta historia de una guerra en el mismo planeta. El punto de vista es el de un agente imperial enviado por una fuerza extraplanetaria para intentar prolongar el enfrentamiento y conseguir que los adversarios se anexionen al imperio por puro agotamiento. Lo más llamativo es la forma de desarrollar la guerra por parte de uno de los bandos, basada en la evolución de la propia biosfera, pero el mensaje de fondo que yo veo es la asimilación de la cultura por parte del agente a fuerza de convivir con los habitantes del planeta.

Pretender cambiar al otro puede llevarte a tu propio cambio.

“Plotters and shooters” de Kage Baker

Imagina la típica historia de instituto americano con los atletas y los empollones enfrentados.

Sitúala en una plataforma de seguimiento y eliminación de meteoritos. Introduce un elementosorpresa y tendrás esta historia de Kage Baker. No pasa de un simple entretenimiento.

“The muse of empires lost” de Paul Berger

Dotar de personalidad y vida a los orbitales y naves espaciales creadas por el hombre como si fueran criaturas sentientes es lo mejor de esta historia, que lamentablemente se queda corta después, cuando finaliza de forma precipitada. Aun así, merece la pena leerlo.

“Boojum” de Elizabeth Bear & Sarah Monette

Cuando las naves espaciales son seres vivos con sus propias necesidades, utilizarlas para una vida de piratería espacial no parece lo más adecuado, pero este es el principal uso que tienen las naves Boojum de Bear y Monette. No está mal como historia pero no es memorable.

“Lehr, Rex” de Jay Lake

En este complejo juego de trampas mentales y subterfugios es el lector el principal implicado ya que cada uno dará una interpretación distinta a lo que ha leído. Me gustaría conocer la vuestra, porque yo no lo tengo claro.

“Cracklegrackle” de Justina Robson

Muchas ideas muy bien llevadas a cabo para narrar una historia dura sobre la pérdida y cómo afrontar el dolor y también sobre el racismo. Me parece especialmente interesante la existencia de una criatura capaz de verlo todo provista de la circuitería mental necesaria para interpretarlo, aunque esto sea una tecnología tan avanzada que sea casi indistinguible de la magia.

“Hideaway” de Alastair Reynolds

Una historia por la que merece la pena la antología. Esto sí es space opera con mayúsculas.

Una raza perseguida a través de años luz, tecnologías alienígenas que se han de estudiar para seguir adelante, conocimientos del pasado que se pueden utilizar en el futuro, un toque hard que se agradece mucho. Alastair en su máxima expresión. Imprescindible.

“Isabel of the fall” de Ian R. MacLeod

En esta fábula aparecen elementos de alta tecnología que han caído en la incomprensión pero que se siguen usando como artefactos religiosos que permiten seguir con el funcionamiento de la vida. A modo de hagiografía, conocemos las distintas versiones sobre Isabel, que no tenía nada de especial pero que cambió el mundo. Me ha gustado sobre todo la forma de tratar el sentimiento religioso y los enfrentamientos entre las distintas iglesias. Los castigos que sufren aquellos que van en contra de lo dictado superan la crueldad del más encallecido torturador.

“Precious mental” de Robert Reed

Compleja y absorbente historia. Las décadas pasan como suspiros cuando se dispone de la inmortalidad, pero las cuestiones metafísicas siguen acechando a cualquier ser de la galaxia.

“Two sisters in exile” de Aliette de Bodard

En este corto relato tenemos un atisbo del universo de Xuya creado por la autora francovienamita. Aunque no es tan excelente como los que escribe habitualmente, ver cómo afrontan la pérdida dos civilizaciones siempre resulta interesante.

“Lode stars” de Lavie Tidhar

Cada vez que leo algo de Lavie Tidhar me quedo con una sensacion agridulce. Me parece que escribe con una prosa muy llamativa pero me resulta muy confuso. Con esta historia de posibles viajes a través de horizontes de sucesos me sucede exactamente lo mismo.

“Silent bridge, pale cascade” de Benjanun Sriduangkaew

Creo que ésta fue una de las primeras historias que leí de Benjanun (la primera fue Courtship in the country of the machine-gods) y me fascina el tratamiento que hace esta autora con la ciencia ficción. La idea de una hegemonía capaz de reescribir las memorias de cada persona resulta inquietante contrastando con el desarrollo subyacente de la historia, tan delicado. Imprescindible.

“The tear” de Ian McDonald

En este relato se combinan ideas tan interesantes como las personalidades múltiples y las persecuciones a través de milenios luz para llevar a cabo una venganza. La propia grandiosidad del escenario creado y la increíble longitud temporal de la historia juegan en su contra. La trama interactúa directamente con nuestro sentido de la maravilla exigiendo al lector una concentración tan alta que en ocasiones llega a divagar.

En resumen, el tomo recopilatorio Space Opera contiene algunos relatos muy buenos, que sin embargo no entran dentro de la definición más conocida del término. También ha dado cabida a relatos que no tienen la calidad necesaria. El tamaño de la antología hace recomendable su lectura en pequeñas dosis para no empachar, pero no es un libro que de fácil lectura y no lo recomendaría a todo el mundo.