Luna : Wolf Moon

Le estamos cogiendo el gustillo a esto de las reseñas conjuntas. Aquí tenéis la de Antonio Díaz en Sense of Wonder y la de Xavi en Dreams of Elvex.

Sin duda, uno de los títulos más esperados este año es Luna : Wolf Moon la continuación de la exitosa e injustamente ignorada en los premios Luna de Ian McDonald. Es normal tener altas expectativas, pero la pregunta correcta es ¿se han cumplido?

Luna : Wolf Moon es una continuación inmediata de los sucesos acontecidos en la primera entrega de la saga. Con esto quiero decir que no esperes una introducción pausada para volver a acostumbrarnos a los personajes, así que ten a mano la lista de los personajes y las familias de la Luna si tienes mala memoria (repite conmigo Corta, McKenzie, Vorontsov, Asamoah y Sun).

La ambientación sigue estando muy lograda y como ya conocemos los valores por los que se rige la sociedad lunar, podemos pasar perfectamente al desarrollo de la novela, aunque se observan ciertos paralelismos con la primera entrega, como una caída en gravedad lunar que recuerda al vuelo del Eagle of the Moon. Es una forma elegante de recordarnos que las reglas del juego son distintas cuando el escenario cambia. Es cierto que el factor novedoso de la escenografía lunar se diluye un poco, pero para compensarlo visitaremos también la Tierra, quizá la gran olvidada anteriormente.

El enfoque de la novela, que ya era coral, se amplia aún más, pues empezamos a conocer a miembros de las otras familias dominantes de nuestro satélite. En el primer libro estudiábamos a fondo a los Corta, pero ahora los distintos puntos de vista nos permitirán conocer la perspectiva de las cinco casas nobiliarias selenitas. Si bien es cierto que se agradece la diversidad, pocos de los nuevos personajes me han dejado una huella tan profunda como Adriana Corta. En este sentido algunos de los protagonistas han medrado a la sombra de sus mayores pero no consiguen llenar sus zapatos. De hecho, la más interesante a mi juicio de las nuevas incorporaciones sigue siendo una Corta.

Tenía mucho interés por descubrir a qué se refería el autor cuando hablaba de los lobos de la Luna y la explicación, aunque coherente, me ha decepcionado un poco.

En otro orden de cosas, el sexo en muchas de sus variantes sigue presente en la narración, como poderosa fuerza que es. Me temo que nada tan impactante como la sesión que se marca Ariel y que el propio McDonald leyó en el Celsius (me dicen por el pinganillo que no lo leyó, solo afirmó “haber escrito la mejor escena de masturbación femenina que hay en la ciencia ficción.”), pero tampoco es escaso. La variedad de términos con la que es capaz de denominar a los órganos reproductores merece una entrada en la Wikipedia.

En algunas ocasiones he dicho que hay autores capaces de hacer interesante una disertación sobre el mundo de las barbas pero el británico no se queda atrás con una dilatada disertación sobre la física y la química implicada en la elaboración de pasteles en la Luna.

A pesar de que me estaba gustando el libro se encaminaba a una valoración menor que el primero, quizá por la pérdida de novedad. No obstante, McDonald en el último tercio comienza a pisar el acelerador a fondo. Las intrigas políticas y las rencillas familiares alcanzan un punto de tensión del que parece no va a haber vuelta atrás. Y vuelve a dejarnos con la miel en los labios y en espera de la continuación.

Como hace tiempo que no acompañaba las reseñas con alguna infografía, aquí os traigo una que sirve como resumen para tener a mano en un solo vistazo los clanes familiares de Luna. Espero que os guste.

The best sf and fantasy of the year Vol. 10

FC-BEST-SFF-VOL-10-199x300Un año más Jonathan Strahan nos trae lo mejor del año para nuestro uso y disfrute. Los nombres incluidos en esta selección suelen ser sinónimo de calidad, así que me puse a leer esta antología con muy buena disposición.

“Black Dog”, Neil Gaiman

Una aventura protagonizada por un personaje secundario de American Gods, un libro que no he leído y por lo tanto, no me influye. La historia es bastante típica, aunque bien escrita.

“City of Ash”, Paolo Bacigalupi

Muy corto y quizá por eso más impactante. Bacigalupi continúa explorando ese mundo definido por la sequía en EE.UU.

“Jamaica Ginger”, Nalo Hopkinson & Nisi Shawl

Con toques steampunk, este relato habla sobre las desigualdades y la esclavitud. Le falta algo para ser completo.

“A Murmuration”, Alastair Reynolds

Compleja historia saturada de ironía hacia el mundo académica y sus papers, pero con el casi imprescindible toque científico que Reynolds da a su obra. Se entrevé una profundidad mayor de la que nos cuenta, pero todo queda en manos del lector.

“Kaiju maximus®: ‘So Various, So Beautiful, So New’”, Kai Ashante Wilson

Hay veces que cuando leo relatos no acabo de comprender lo que quiere decir el autor. En ocasiones lo achaco a mi nivel de inglés, pero no estoy segura de que esto sea lo que ha pasado en esta ocasión. El relato me ha parecido innecesariamente complicado y no me ha transmitido nada.

“Emergence”, Gwyneth Jones

Muy buen relato de Jones, sobre los cambios que la humanidad habrá de afrontar para conseguir la inmortalidad. También es importante el concepto de humanidad y libertad de la Inteligencias Artificiales,  con un sistema solar dividido entre la zona exterior, en la que están reconocidas como “seres libres” y la zona interior, donde son solo esclavos.

“Water of Versailles”, Kelly Robson

No se le puede negar la originalidad a este relato que mezcla la depravación cortesana con espíritus acuáticos.

“The Deepwater Bride”, Tamsyn Muir

Tamsyn consigue arrancarnos una sonrisa con esta historia de videntes que asisten a las catástrofes provocadas por los monstruos del averno. Se deja leer.

“Dancy vs. the Pterosaur”, Caitlin R. Kiernan

Lo veo como prólogo o introducción a una historia más larga, pero este relato con tintes apocalípticos se queda corto por sí solo.

“Calved”, Sam J. Miller

Leí este relato como uno de los preferidos por los lectores de Asimov, cosa que no me extraña para nada, ya que representa muy bien el sentimiento de alejamiento que sienten los padres ante sus hijos adolescentes, cuando la barrera generacional que los separa se hace más y más alta.

“Capitalism in the 22nd Century”, Geoff Ryman

Esta reflexión sobre el hecho de estar permanentemente conectados y sus implicaciones me parece muy acertada, aunque temo que peca de breve.

“The Heart’s Filthy Lesson”, Elizabeth Bear

Curiosa historia de investigación y supervivencia que apareció en primer lugar en la antología Old Venus, y que se adapta perfectamente a esa visión pulp, oceánica y salvaje que buscaban los seleccionadores. Por otra parte, es bastante lineal, algo que no es necesariamente malo.

“The Machine Starts”, Greg Bear

Me recuerda a Patchwerk, salvando las distancias. Relato sobre estados cuánticos, es difícil entrar en él pero una vez establecidas las condiciones iniciales se desarrolla con facilidad.

“Blood, Ash, Braids”, Genevieve Valentine

Curioso relato eminentemente femenino sobre el papel desempeñado por la mujer en la guerra, en un escenario al que no estamos acostumbrados.

“Hungry Daughters of Starving Mothers”, Alyssa Wong

No me extraña que este relato haya ganado el premio Nebula, porque tiene imágenes muy potentes. Es demasiado oscuro para mi gusto, pero puedo entender su éxito.

“The Empress in Her Glory”, Robert Reed

Nadie duda de que el empeño secreto de cualquier bloguero es dominar el mundo, es un hecho constatado. Robert Reed utiliza una invasión alienígena como telón de fondo para contar una historia de dominación y popularidad, mejor en su inicio que en su fin pero a pesar de todo meritoria.

“The Lily and the Horn”, Catherynne Valente

Valente no es una de mis autoras favoritas, pero hay que reconocer que en esta narración consigue atraer mi atención con un mundo pseudomedieval donde las guerras se han sustituido por enfrentamientos envenenados.

“The Winter Wraith”, Jeffrey Ford

Uno de los autores favoritos de Marcheto, que sin embargo con este relato no ha conseguido convencerme. No sé si juega la baza del horror cotidiano o pretende ser una alegoría sobre la temporalidad de las cosas y se queda un poco a medio camino.

“Botanica Veneris: Thirteen Papercuts by Ida Countess Rathangan”, Ian McDonald

Con una estructura bastante original, la contribución de Ian McDonald al proyecto Old Venus es una historia de búsqueda, situada en Venus pero que perfectamente podría haber tenido lugar en las junglas terrestres. No resulta fácil entrar en la narración principal porque cada relato son pequeñas pistas que se añaden a la trama, pero una vez que se ve todo el escenario el puzle acaba encajando.

“Little Sisters”, Vonda McIntyre

Me temo que el hecho de que este relato esté encuadrado dentro de otro universo mayor creado por Vonda McIntyre hace que los neófitos en la materia nos encontremos algo perdidos.

“Ghosts of Home”, Sam J. Miller

La segunda contribución de Sam J. Miller a este volumen es totalmente distinta a la anterior, lo que prueba la versatilidad del autor. La premisa es ciertamente sorprendente, ya que el trabajo de la protagonista, de candente actualidad, es mantener contentos a los espíritus de las casas que han sido expropiadas. Posteriormente la historia se desliza por vericuetos más extraños y pierde fuelle, pero no se puede negar lo original del principio.

“The Karen Joy Fowler Book Club”, Nike Sulway

Supongo que quien haya leído The Jane Austen Book Club podrá entrar en el juego metaliterario de Nike Sulway. Como no es el caso, no me ha parecido destacable esta historia apocalíptica.

“Drones”, Simon Ings

Curiosísimo relato con tintes postapocalípticos, en el que una nueva sociedad se ha creado. Los recursos disminuyen y las mujeres son un bien escaso. El comienzo del cambio ocurrió con un hecho que nos parecerá nimio pero no lo es: la muerte de las abejas.

“Oral Argument”, Kim Stanley Robinson

Me ha gustado este relato, por la idea subyacente (aunque esté inspirada en By light alone de Adam Roberts) y por la forma de exponer los argumentos, como si fuera una vista oral de un juicio.

“The Pauper Prince and the Eucalyptus Jinn”, Usman T. Mailk

Creo que este es el cuento que más me ha gustado de la antología, por ese toque de fantasía exótica que el autor le imprime. Además, el trasfondo de los cambios generacionales, del amor interculturas, del ansia por encontrar un significado a los hechos que nos formaron como personas… Me parece que tiene muchos niveles de lectura y lo recomiendo sinceramente.

“The Game of Smash and Recovery”, Kelly Link

Leer a Kelly Link ha sido una montaña rusa. Al principo no entendía nada, luego mejoraba, luego pasaba otra cosa que lograba entender… Mejora indudablemente al final, cuando se decanta por una historia más definida.

“Another Word for World”, Anne Leckie

Un relato muy predecible que cierra una antología demasiado irregular. Me gusta la importancia que se da a la traducción y a sus problemas, ya que muchas veces esto se pasa por alto en las relaciones interespecies. Supongo que Manuel de los Reyes o algún otro traductor tendría más que aportar en este sentido. Por lo demás, se ve venir a la legua.

La selección de este año de Strahan es muy irregular y hay pocos relatos que destaquen. Y no parece que haya sido un año especialmente malo, si tenemos en cuenta las recomendaciones de @odo en su ineludible sección de SuperSonic. Para mí, destacan especialmente “The Pauper Prince and the Eucalyptus Jinn” y “A Murmuration”. Me ha divertido mucho “Water of Versailles” y sigo recomendando leer Meeting Infinity, aunque precisamente los relatos seleccionados por Johathan para este volumen no sean mis preferidos de esa recopilación.

Meeting infinity

meeting-infinity-coverLa increíble capacidad de trabajo de Jonathan Strahan le permite publicar varias antologías por año. Uno de los proyectos más interesantes en los que ha participado son los de la serie Infinity, por definirlos de algún modo. Con las buenas sensaciones que me dejó Reach for infinity, comencé la lectura de Meeting infinity con las expectativas bastante altas.

“Rates of Change” de James S.A. Corey

Me parece que este relato es un buen comienzo para una antología, con unos autores que se están haciendo un nombre en la ciencia ficción.  La posibilidad de cambiar entre cuerpos  permite vivir con un organismo joven durante toda la existencia, pero el problema del rechazo a ese ser extraño en el que habitamos no es de fácil solución. Si además, añadimos el conflicto generacional entre padres e hijos, la mezcla mejora.

“Desert Lexicon” de Benjanun Sriduangkaew

Muy en la línea de los relatos de la autora, jugando con las modificaciones corporales y de la memoria. Aunque en este caso se trate de un experimento de campo para sobrevivir a las condiciones más duras. No es de los mejores de Benjanun.

“Drones” de Simon Ings

Curiosísimo relato con tintes postapocalípticos, en el que una nueva sociedad se ha creado. Los recursos disminuyen y las mujeres son un bien escaso. El comienzo del cambio ocurrió con un hecho que nos parecerá nimio pero no lo es: la muerte de las abejas.

“Body Politic” de Kameron Hurley

Demasiado complejo para mí. En esta historia la tecnología orgánica se enfrenta a la inorgánica. La narración se ve desde dos puntos de vista, pero al final resulta confusa y poco lograda.

“Cocoons” de Nancy Kress

La adaptación necesaria para vivir en un nuevo planeta puede venir por modificaciones buscada por el ser humano o impuestas por el exterior. En esta ocasión , Kress torna la amenaza externa en posible colaboración. Realmente interesante.

“Emergence” de Gwyneth Jones

Muy buen relato de Jones, sobre los cambios que la humanidad habrá de afrontar para conseguir la inmortalidad. También es importante el concepto de humanidad y libertad de la Inteligencias Artificiales,  con un sistema solar dividido entre la zona exterior, en la que están reconocidas como “seres libres” y la zona interior, donde son solo esclavos.

“The Cold Inequalities” de Yoon Ha Lee

Espectacular relato sobre la huida de la Tierra de una nave espacial con la presencia de un polizonte inesperado. Trata temas muy en auge como son el colonialismo y la memoria histórica desde una perspectiva de ciencia ficción.

“Pictures from the Resurrection” de Bruce Sterling

No me ha gustado nada el mundo descrito por Sterling en un futuro desolador.

“Aspects: A Galactic Centre Story” de Gregory Benford

Sin haber leído la saga del Centro Galáctico me temo que el relato queda un poco vacío de contenido.

“Memento Mori” de Madeline Ashby

Me ha gustado mucho esta historia sobre la posibilidad de ir cambiando de cuerpo tomando la decisión de guardar o no los recuerdos. ¿Que pasaría si una de nuestras iteraciones anteriores sí hubiera querido recordar?

“All the Wrong Places” de Sean Williams

Posiblemente el relato más original de toda la antología, la búsqueda de su amada por parte del protagonista le lleva a los límites del Universo, siempre viajando hacia delante, siempre luchando contra las probabilidades.

“In Blue Lily’s Wake” de Aliette de Bodard

El tratamiento de una extraña enfermedad que parece hacer coexistir en el mismo plano distintas realidades es el hilo conductor de esta historia de Xuya. Un acto egoísta puede generar buenas consecuencias, pero si el precio que se ha de pagar son vidas humanas, ¿se podrá sobrellevar la culpa?

“Exile from Extinction” de Ramez Naam

Muy curiosa esta aportación de Naam, con un tono menos optimista de lo que en él es costumbre pero no por ello menos creíble. Como en el relato de Yoon Ha Lee, una nave huye de la Tierra en guerra con una valiosa carga.

“My Last Bringback” de John Barnes

Cargado de resentimiento, esta narración desde el punto de vista de uno de los últimos humanos “naturales” que quedan en el mundo en contraposición a los “mejorados” es cruel y a la vez aleccionador.

“Outsider” de An Owomoyela

Una búsqueda de la respuesta a la pregunta: ¿qué nos hace humanos? ¿Es el libre albedrío? Si durante décadas los humanos se han tenido que modificar para subsistir, ¿seguirán siendo humanos?

“The Falls: A Luna Story” de Ian McDonald

McDonald ha encontrado un filón con sus historias de Luna, y no seré yo quien le distraiga de seguir escribiendo en este maravilloso escenario. Es este un relato de conflicto generacional y de cambio, de adaptación al medio y de aceptación de las limitaciones propias, y ante todo, una bellísima historia de amor materno-filial.

Tras terminar de leer la antología, que me parece de un nivel bastante alto, no he podido evitar acordarme de Takeshi Kovacs de Richard Morgan. Me hubiera gustado ver una colaboración de este autor en esta antología. Por lo demás, tras un comienzo algo titubeante, las historias van mejorando y dejan un agradable recuerdo.

Luna será una serie de TV

Acabamos de saber que Luna, de Ian McDonald, será adaptada para la televisión.

Shane Brennan (NCIS) escribirá la adaptación del nuevo libro de Ian McDonald, situado en el mismo mundo que el estupendo relato “The Fifth Dragon”.

Os adjunto un extracto de la nota de prensa.

Luna is set in the year 2110 on the moon, which over the previous 60 years has been colonized and industrialized. It is controlled by five powerful, highly competitive dynastic corporate families (known as the Five Dragons) who run their various business enterprises with an iron fist in a near-feudal society. The moon, under the control of the Five Dragons, is a lucrative source of valuable resources such as Helium-3, carbon, water ice and rare metals, which are exported back to Earth for huge profits.

Forty years ago, Adriana wrested control of the moon’s lucrative Helium-3 industry from the powerful Mackenzie Metal corporation. Now, in the twilight of her life, Adriana finds her corporation, Corta Helio, surrounded by the many enemies she made during her meteoric rise. If the Corta family is to survive, Adriana’s five children must defend their mother’s empire from her many enemies… and each other.

The best science fiction & fantasy of the year Vol. 9

BestSciencieFictonFantasy9Afrontaba con mucha ilusión la lectura de este volumen, ya que después de leer Reach for infinity pensaba que Jonathan Strahan estuvo especialmente inspirado el año pasado. Y creo que lo sigue estando, aunque hace algo de trampa porque escoge varios relatos de esta recopilación para The best SF & F of the year Vol. 9 y también incluye relatos de terror. Pero le perdonamos estos deslices por el resto de relatos escogidos.

“Slipping”, Lauren Beukes

Beukes tiene la extraña capacidad de hacerme sufrir con lo que escribe, mientras que disfruto con la lectura. En este relato sobre modificaciones corporales para conseguir fines atléticos, mezcla sabiamente el anhelo por la supervivencia con los tejemanejes poco escrupulosos de la industria. Fascinante.

“Moriabe’s Children”, Paolo Bacigalupi

Fantástica relato del autor de La chica mecánica, que nos cuenta una historia de maltrato basándose en leyendas de pescadores. La repetición de las frases iniciales de los párrafos, la asfixiante atmósfera en la que se desarrolla la historia y el horror de lo cotidiano da lugar a un inquietante relato que no puedes dejar de lado.

“The Vaporization Enthalpy of a Peculiar Pakistani Family”, Usman T Mailk

Entiendo el mensaje que nos quiere hacer llegar este relato, pero lo que no me cuadra tanto es la manera de contarlo. Se narra el sufrimiento de una familia pakistaní enfrentándose a desastres naturales y artificiales.

“The Lady and the Fox”, Kelly Link

Me ha encantado este relato de Kelly Link sobre una familia muy especial con dotes artísticas “casi” mágicas.

“Ten Rules for Being an Intergalactic Smuggler (The Successful Kind)”, Holly Black

Con un estilo pulp, un relato bastante simplista sobre una adolescente que quiere aprender de su tío el oficio de contrabandista intergaláctico. Pasable.

“The Long Haul From the ANNALS OF TRANSPORTATION”, The Pacific Monthly, May 2009”, Ken Liu

Dentro de los relatos de Ken Liu, esta fantasía alternativa donde los dirigibles siguen siendo utilizados para el transporte no destaca mucho.

“Tough Times All Over”, Joe Abercrombie

Divertidísimo relato en el que más y más ladrones se enfrentan por la posesión de un valioso paquete.

“The Insects of Love”, Genevieve Valentine

No me ha convencido esta historia. Parte de una idea interesante, el uso futuro de las características propias de los insectos para mejoras variadas (como pesticidas naturales o por sus cualidades alucinógenas) pero me parece que luego pierde el rumbo.

“Cold Wind”, Nicola Griffith

Extraño relato sobre cazadores que se convierten en presas y depredadores que buscan alimentarse. No es destacable.

“Interstate Love Song (Murder Ballad No.8)”, Caitlin R Kiernan

Macabro relato sobre unas gemelas que patrullan la carretera en busca de víctimas para sus escabrosos apetitos. Lo he pasado realmente mal leyéndolo.

“Shadow Flock”, Greg Egan

Interesante relato sobre los posibles usos delictivos de los drones. Aunque la idea es buena, la finalización es bastante simplona.

“I Met a Man Who Wasn’t There”, K. J. Parker

Todo lo que voy leyendo de K.J. Parker me va gustando. Me da igual que ya se haya resuelto el misterio verdadera identidad, mientras siga escribiendo relatos tan interesantes. Este relato encierra trampas dentro de trampas para dejar asombrado al lector. No se puede enseñar nada que no se sepa ya.

“Grand Jeté (The Great Leap)”, Rachel Swirsky

Posiblemente la historia más larga de la recopilación. Swirsky escribe para ponernos el corazón en un puño, sobre una enfermedad infantil mezclada con un horrible sentimiento de pérdida. Al principio del relato lo consigue, pero conforme va avanzando la narración se pierde este efecto, quizá se alarga demasiado. Creo que la longitud es lo que estropea “Grand Jeté (The Great Leap)”.

“Mothers, Lock Up Your Daughters Because They are Terrifying”, Alice Sola Kim

Este terrorífico relato sobre posesión ha sido una lectura inquietante. El trasfondo social en el que se basa son los problemas de la adopción internacional, algo que me parece muy interesante.

“Calligo Lane”, Ellen Klages

Maravilloso relato repleto de magia sobre los mapas y sus posibilidades. Me encanta la descripción del trabajo pausado que se realiza sobre unas coordenadas.

“Shay Corsham Worsted”, Garth Nix

Un relato muy simple pero bien ejecutado. La actualización de los archivos de los servicios secretos puede llevar a que se pierda información básica para la supervivencia mundial.

“Kheldyu”, Karl Schroeder

La idea de absorber el dióxido de carbono contaminante presente en la atmósfera mediante la construcción de una enorme torre me parece sencillamente espectacular. Aunque lo que más me ha gustado es la parte científica del relato, he de decir que la parte de “acción” también estaba bastante biene llevada.

“The Devil in America”, Kai Ashante Wilson

Historia de terror (Strahan interpreta de forma muy laxa lo que es la fantasía e incluye directamente el terror en su ámbito) sobre la vieja magia africana trasladada al nuevo mundo.

“Tawny Petticoats”, Michael Swanwick

Deliciosa historia de un timo en toda regla. Un poco como El golpe en versión futurista. Muy divertido.

“The Fifth Dragon”, Ian McDonald

Esta historia de amistad que tiene como fondo la colonización de la Luna y detalla de forma magnífica la terrible decisión que deben tomar los desplazados al satélite. Existe una fecha límite a partir de la cual la pérdida de materia ósea de sus cuerpos impedirá el regreso a la Tierra. La economía lunar también forma parte de la estructura de la historia, que en su parte final cambia nuestra forma de entender a la protagonista.

“The Truth About Owls”, Amal El-Mohtar

Un relato que empieza de forma potente con las referencias a los búhos y sus características pero que luego toma otros derroteros. Me gusta especialmente el final.

“Four Days of Christmas”, Tim Maughan

Visión pesimista de un futuro relativamente cercano con un único hilo conductor, un muñeco de Papá Noel.

“Covenant”, Elizabeth Bear

Me ha recordado a El rey Lansquenete aunque las diferencias son grandes. La forma de tratar a los culpables de delitos muy graves para reintegrarse en la sociedad es “arreglar” su mente, pero tiene otras connotaciones que hacen de “Covenant” una lectura muy interesante.

“Cimmeria: From the Journal of Imaginary Anthropology”, Theodora Goss

La idea de una antropología imaginaria que crea un país es llamativa. Pero lo que me fascina realmente es el tratamiento que reciben los gemelos  en este país inventado (seguramente porque me pilla de cerca).

“Collateral”, Peter Watts

Interesantísima historia sobre el libre albedrío toda vez que las respuestas de las personas con implantes y aumentos son anteriores a sus propios pensamientos. ¿Qué pasaría si nuestro cuerpo actuara automáticamente ante una amenza antes de que fuéramos conscientes de ella?

“The Scrivener”, Eleanor Arnason

Deliciosa historia dentro de la fantasías más clásica, buscando inspiración en el propio proceso de escritura. Las tres hijas de un escritor frustrado (Imagination, Ornamentation y Plot) deben entrar en el bosque en busca de una bruja para ver si son capaces de escribir.

“Someday”, James Patrick Kelly

Daya ha de elegir quiénes serán los padres de su hijo y escoge tres donantes de semen por sus distintas cualidades. La historia tiene cierto aire pulp y un giro final que completa la narración, pero no me parece especialmente destacable.

 “Amicae Aeternum”, Ellen Klages

Sentimental historia con un punto de vista muy original: los últimos momentos antes del despegue de una nave generacional.

Esta recopilación de relatos nos da una visión de lo publicado el año pasado, pero la verdad es que entiendo que resulta imposible leer todo lo que existe. Strahan hace una buena labor, aunque deje de lado algunos relatos, sobre todo de revistas online.

Reach for infinity

reachCompré este libro en la Loncon, pero por unas causas y otras nunca encontraba el momento de sentarme a leerlo, así de agitada es la vida. Y vaya pedazo de antología me estaba perdiendo. Seguro que alguno de estos relatos va a mi votaciones para los premios Hugo, aún me queda decidir cuál.

“Break My Fall” de Greg Egan
Esta historia deja una sensación de relato inacabado, perfectamente explicado en el aspecto formal y matemático pero frío como el hielo en cuanto a los personajes. El uso de asteroides para ir cogiendo velocidad rumbo a Marte es muy curioso y factible, pero solo queda ese poso.

“The Dust Queen” de Aliette de Bodard
Precioso relato que conjuga de forma admirable la nostalgia por el pasado en la Tierra con la esperanza por la vida en otros planetas. La idea de reescribir la memoria propia o ajena para ajustarla a las necesidades de cada momento no es nueva, pero me gusta el acercamiento que habla de lo que se puede perder utilizando este método y el precio que se está dispuesto a pagar. La imagen de los espectáculos de arena en la superficie de Marte para disfrute de los que trabajan desde el espacio para su terraformación es simplemente espectacular.

“The Fifth Dragon” de Ian McDonald

Esta historia de amistad que tiene como fondo la colonización de la Luna y detalla de forma magnífica la terrible decisión que deben tomar los desplazados al satélite. Existe una fecha límite a partir de la cual la pérdida de materia ósea de sus cuerpos impedirá el regreso a la Tierra. La economía lunar también forma parte de la estructura de la historia, que en su parte final cambia nuestra forma de entender a la protagonista.

“Kheldyu” de Karl Schroeder

La idea de absorber el dióxido de carbono contaminante presente en la atmósfera mediante la construcción de una enorme torre me parece sencillamente espectacular. Aunque lo que más me ha gustado es la parte científica del relato, he de decir que la parte de “acción” también estaba bastante biene llevada.

“Report Concerning The Presence of Seahorses On Mars” de Pat Cadigan

Me encanta esta historia de desobediencia civil en las colonias marcianas. La vida en Marte es dura, y las diferencias con la Tierra son cada vez mayores, lo cual es normal cuando las distancias son tan grandes. Además, no se me ocurre una causa mejor para rebelarse contra la autoridad que la que se propone en este relato. Pat Cadigan, en un escenario similar al premiado “The girl-thing who went out for sushi”

“Hiraeth: a tragedy in four acts” de Karen Lord

Interesante relato que mezcla la colonización del sistema solar con un sentimiento de dificil explicación pero que podría equivaler a la morriña. Cuando los humanos se alejan de su planeta madre, al cabo del tiempo la angustia les supera. La única forma de superar este problema parece ser convertir a los humanos poco a poco en cyborgs.

Aunque la idea es muy interesante y el tratamiento psicológico de los personajes parece interesante, el final es muy precipitado.

“Amicae Aeternum” de Ellen Klages

Sentimental historia con un punto de vista muy original: los últimos momentos antes del despegue de una nave generacional.

“Trademark Bugs: A Legal History” de Adam Roberts

Roberts utiliza una compleja estructura imitando un documento legal para presentar un aterrador futuro en el que las grandes empresas farmacéuticas desarrollan virus ad hoc para luego vender la cura. ¡Y resulta que legalmente tienen razón!

“Attitude” de Linda Nagata

El deporte en la ciencia ficción es un campo que no ha sido muy explorado por los escritores. Hay que pensar bastante para recordar algún relato en el que sea importante, pero Linda Nagata lo toma como base para construir esta historia. La pasión por un deporte en gravedad cero proporciona los réditos necesarios para seguir con las construcción de una estación espacial en la órbita terráquea. Pero cuando se mueve tanto dinero, siempre aparecen problemas.

“Invisible Planets” de Hannu Rajaniemi

Bellísimo relato del autor finlandés que es capaz de utilizar su desbordante imaginación para presentarnos distintos mundos con apenas unos párrafos y entrelazar estas ideas con una inspiración final.

“Wilder Still, the Stars” de Kathleen Ann Goonan

Aunque trata de temas muy interesantes como qué distingue a los seres humanos de las inteligencias artificiales, la prolongación de la vida y la carrera espacial, me parece que carga demasiado el aspecto sentimental sin dejar claro los aspectos negativos. Aún así, es una lectura agradable.

“The Entire Immense Superstructure’: An Installation” de Ken Macleod

Extraño relato que mezcla lo que se considera una forma artística con la ciencia y los experimentos habitacionales. No sé dónde pretende llegar el autor y se queda en un entretenimiento ligero.

“In Babelsberg” de Alastair Reynolds

Creo que no había leído nada de Alastair Reynolds en formato corto y no sabía si su estilo, perfecto para historias muy largas se adaptaría a esta longitud. La verdad es que la historia tiene la longitud perfecta, un desarrollo agradable y un final previsible pero que se puede disfrutar perfectametne.

“Hotshot” de Peter Watts

Compleja historia sobre la libertad de elección que no estoy segura de haber entendido bien, como que pasa con otras obras de Peter Watts. ¿Cuál sería la principal razón para que la humanidad se volcara en salir del planeta Tierra?

La recopilación realiada por Jonathan Strahan me parece espectacular. Todos los relatos tienen buen nivel y hay algunos excepcionales. Una compra obligatoria para cualquier amante de la ciencia ficción.

Space Opera

spaceoperaLa space opera fue un género denostado que hace algunos años, gracias al impulso de figuras como Iain M. Banks, ha tomado nuevos bríos. La interesante, aunque muy breve introducción que hace Rich Horton a este volumen me ha abierto los ojos a obras que yo no consideraba pertenecientes al subgénero o que directamente no conocía (aumentado mi ya de por sí exuberante pila de libros que quisiera leer).

Sin embargo, el relato corto pone unas restricciones en el tratamiento de la space opera que hacen que a priori sea más difícil prodigarse en esa longitud. Las aventuras espaciales parecen demandar páginas y páginas de descripciones de razas alienígenas y viajes incesantes. Con esta duda (¿se adaptará bien la space opera al formato corto?), comencé la lectura de la antología.

“The knight of chains, the deuce of stars” de Yoon Ha Lee

Existe un lugar en el que se almacenan todos los juegos que alguna vez han existido, desde los más simples hasta los de complejidad planetaria. El lugar está protegido por un guardián con un arma que nunca falla, así los peregrinos llegan pero no obtienen lo que buscan. Hasta que llega una muy especial.

No sé si la historia está planteada como un homenaje a Iain M.Banks y su Player of Games, aunque podría serlo perfectamente. Me gusta mucho cómo escribe esta autora y esa mezcla de sus temas fetiche (música, matemáticas, lenguaje y guerra) también está presente en este relato, que constituye una buena forma de empezar la antología.

“The wreck of the godspeed” de James Patrick Kelly

Una historia que quiere ser trascendente pero que se mezcla con impulsos juveniles y algunas gracietas insulsas quedándose a medio camino de todo. La colonización de nuevos mundos mediante naves exploradoras que van a un tercio de la velocidad de la luz pero a las que se pueden teletransportar humanos en cualquier momento no es una buena base para un relato, ya que no tiene mucho sentido.

“Saving Tiamaat” de Gwyneth Jones

Confusa historia repleta de pseudónimos en la que Gwyneth Jones nos presenta a unos mediadores en conflictos de razas pseudohumanas con capacidades casi sobrenaturales.

Resulta muy difícil seguir el hilo de la historia y la moraleja final es previsible. No me ha convencido.

“Six lights off green scar” de Gareth L. Powell

Una pequeña historia de redención tras un acto de cobardía. El relato es muy apresurado y no deja poso.

“Glory” de Greg Egan

Las bases que utiliza Greg Egan para un relato darían para muchos libros, de eso estoy segura. En “Glory”, solo el primer capítulo está dedicado a explicar un viaje casi a la velocidad de la luz para que dos exploradoras puedan investigar los resultados matemáticos de una raza extinta. Y hay ocho capítulos, así que imaginad lo que se nos viene encima.

A pesar de no ser de sus mejores cuentos (no resiste la comparación con muchos de los incluídos en Axiomático) no deja de ser interesante. Ahora bien, no me entra en la cabeza que a esto se lo considere space opera. Me temo que Rich Horton y yo tenemos una definición muy distinta para el término.

“The mote dancer and the firelife” de Chris Willrich

Mezclar el dolor por la pérdida de un ser querido con una historia de fantasmas parece bastante adecuado, pero hacerlo con un más allá alienígena es un poco extremo. La idea de los equipos guerreros formados por Don Quijotes (línea de ataque) y Sancho (escudero) es buena, aunque está desaprovechada en este relato. Y podría seguir con los fallos y aciertos de Willrich pero en definitiva, mezclando algunas cosas buenas con otras no tanto lo que obtenemos es un resultado irregular.

“On rickety thistlewaite” de Michael F. Flynn

Con unos pequeños toques galácticos para hacerlo ciencia ficción, pero realmente ésta es una historia de fantasía sobre la pesada responsabilidad del gobierno y cómo no todo el mundo está preparado para ello. Algunas frases son realmente jocosas, pero por lo demás, es un relato del montón.

“War without end” de Una McCormack

Una historia sobre el revisionismo histórico y si merece la pena remover viejas heridas con el fin de que la verdad vea la luz. McCormack deja a nuestro juicio la decisión.

“Finisterra” de David Moles

Aunque la historia no está relacionada, no he podido evitar acordarme de The algebraist y sus habitantes de los gigantes gaseosos cuando estaba con “Finisterra”. Nos encontramos con una novela de aventuras con algo de ingeniería y diversas religiones, una mezcla que no acaba de resultar buena.

“Seven years from home” de Naomi Novik

Me ha gustado bastante esta historia de una guerra en el mismo planeta. El punto de vista es el de un agente imperial enviado por una fuerza extraplanetaria para intentar prolongar el enfrentamiento y conseguir que los adversarios se anexionen al imperio por puro agotamiento. Lo más llamativo es la forma de desarrollar la guerra por parte de uno de los bandos, basada en la evolución de la propia biosfera, pero el mensaje de fondo que yo veo es la asimilación de la cultura por parte del agente a fuerza de convivir con los habitantes del planeta.

Pretender cambiar al otro puede llevarte a tu propio cambio.

“Plotters and shooters” de Kage Baker

Imagina la típica historia de instituto americano con los atletas y los empollones enfrentados.

Sitúala en una plataforma de seguimiento y eliminación de meteoritos. Introduce un elementosorpresa y tendrás esta historia de Kage Baker. No pasa de un simple entretenimiento.

“The muse of empires lost” de Paul Berger

Dotar de personalidad y vida a los orbitales y naves espaciales creadas por el hombre como si fueran criaturas sentientes es lo mejor de esta historia, que lamentablemente se queda corta después, cuando finaliza de forma precipitada. Aun así, merece la pena leerlo.

“Boojum” de Elizabeth Bear & Sarah Monette

Cuando las naves espaciales son seres vivos con sus propias necesidades, utilizarlas para una vida de piratería espacial no parece lo más adecuado, pero este es el principal uso que tienen las naves Boojum de Bear y Monette. No está mal como historia pero no es memorable.

“Lehr, Rex” de Jay Lake

En este complejo juego de trampas mentales y subterfugios es el lector el principal implicado ya que cada uno dará una interpretación distinta a lo que ha leído. Me gustaría conocer la vuestra, porque yo no lo tengo claro.

“Cracklegrackle” de Justina Robson

Muchas ideas muy bien llevadas a cabo para narrar una historia dura sobre la pérdida y cómo afrontar el dolor y también sobre el racismo. Me parece especialmente interesante la existencia de una criatura capaz de verlo todo provista de la circuitería mental necesaria para interpretarlo, aunque esto sea una tecnología tan avanzada que sea casi indistinguible de la magia.

“Hideaway” de Alastair Reynolds

Una historia por la que merece la pena la antología. Esto sí es space opera con mayúsculas.

Una raza perseguida a través de años luz, tecnologías alienígenas que se han de estudiar para seguir adelante, conocimientos del pasado que se pueden utilizar en el futuro, un toque hard que se agradece mucho. Alastair en su máxima expresión. Imprescindible.

“Isabel of the fall” de Ian R. MacLeod

En esta fábula aparecen elementos de alta tecnología que han caído en la incomprensión pero que se siguen usando como artefactos religiosos que permiten seguir con el funcionamiento de la vida. A modo de hagiografía, conocemos las distintas versiones sobre Isabel, que no tenía nada de especial pero que cambió el mundo. Me ha gustado sobre todo la forma de tratar el sentimiento religioso y los enfrentamientos entre las distintas iglesias. Los castigos que sufren aquellos que van en contra de lo dictado superan la crueldad del más encallecido torturador.

“Precious mental” de Robert Reed

Compleja y absorbente historia. Las décadas pasan como suspiros cuando se dispone de la inmortalidad, pero las cuestiones metafísicas siguen acechando a cualquier ser de la galaxia.

“Two sisters in exile” de Aliette de Bodard

En este corto relato tenemos un atisbo del universo de Xuya creado por la autora francovienamita. Aunque no es tan excelente como los que escribe habitualmente, ver cómo afrontan la pérdida dos civilizaciones siempre resulta interesante.

“Lode stars” de Lavie Tidhar

Cada vez que leo algo de Lavie Tidhar me quedo con una sensacion agridulce. Me parece que escribe con una prosa muy llamativa pero me resulta muy confuso. Con esta historia de posibles viajes a través de horizontes de sucesos me sucede exactamente lo mismo.

“Silent bridge, pale cascade” de Benjanun Sriduangkaew

Creo que ésta fue una de las primeras historias que leí de Benjanun (la primera fue Courtship in the country of the machine-gods) y me fascina el tratamiento que hace esta autora con la ciencia ficción. La idea de una hegemonía capaz de reescribir las memorias de cada persona resulta inquietante contrastando con el desarrollo subyacente de la historia, tan delicado. Imprescindible.

“The tear” de Ian McDonald

En este relato se combinan ideas tan interesantes como las personalidades múltiples y las persecuciones a través de milenios luz para llevar a cabo una venganza. La propia grandiosidad del escenario creado y la increíble longitud temporal de la historia juegan en su contra. La trama interactúa directamente con nuestro sentido de la maravilla exigiendo al lector una concentración tan alta que en ocasiones llega a divagar.

En resumen, el tomo recopilatorio Space Opera contiene algunos relatos muy buenos, que sin embargo no entran dentro de la definición más conocida del término. También ha dado cabida a relatos que no tienen la calidad necesaria. El tamaño de la antología hace recomendable su lectura en pequeñas dosis para no empachar, pero no es un libro que de fácil lectura y no lo recomendaría a todo el mundo.