Entrevista a Caroline M. Yoachim

Hoy me siento muy honrada de colaborar con mi amigo Elías Combarro para realizar una entrevista que espero os resulte muy interesante. Los fallos en la traducción son todos míos.

¿Cuándo supiste que querías ser escritora? ¿Qué autores te han influido más? ¿Hay algún escritor actual al que admires?

Escribí ficción cuando era pequeña, pero lo dejé de lado cuando empecé el instituto. En aquel entonces pensaba que escribir no era algo que la gente normal hiciera – sabía que los libros los escribía gente, obviamente, pero no conocía a ningún autor, así que me imaginé que yo no podía hacerlo. Muchos años después un amigo mencionó casualmente que estaba escribiendo un libro, y me di cuenta de que si él podía hacerlo, ¡quizá podría hacerlo yo también!

Crecí leyendo mucha ciencia ficción clásica – Asimov, Clarke, Niven. Me encantaba la vasta escala y el sentido de la maravilla que evocaban, pero nunca me vi como parte de una de esas historias. En algún momento descubrí a Octavia Butler, una de mis autoras favoritas de todos los tiempos. Amo sus ideas y sus personajes.

Admiro a demasiados escritores actuales como para mencionarlos a todos, pero algunos de mis favoritos son: N.K. Jemisin, Ken Liu, Nalo Hopkinson y Ted Chiang.

¿Tus estudios de psicología te ayudan a escribir?

¡Efectivamente! Creo que la mente humana es fascinante, y muchas de las ideas para mis historias vienen de mis estudios de psicología. “Five Stages of Grief After the Alien Invasion” está inspirada en el modelo Kübler-Ross, que se utilizó originalmente para describir las emociones experimentadas por los pacientes terminales. “Four Seasons in the Forest of Your Mind” incorpora descripciones detalladas de las neuronas. También tengo muchas historias que examinan la naturaleza de la identidad humana, ¿qué nos define como individuos y qué nos hace ser lo que somos?

Muchas de tus historias son sobre la familia y la aflicción. ¿Convertirte en madre ha influido en tu forma de escribir?

Incluso antes de tener hijos la familia y la aflicción eran temáticas que aparecían en mi trabajo. Me gusta explorar las relaciones entre personajes y cómo esas mismas relaciones van cambiando a lo largo del tiempo. Tener un hijo es comenzar una nueva relación, una que en sus comienzos es extremadamente asimétrica porque los bebés nacen con un conocimiento muy limitado del mundo a su alrededor. Pero conforme van creciendo, los niños a menudo se convierten en los cuidadores de sus padres. Aceptar la pérdida de un ser querido es casi una extensión de ese foco en las relaciones, una manera de ver qué ocurre cuando acaba la relación.

Tener hijos no introdujo estos temas en mi escritura, pero creo que ser madre me da una comprensión más profunda de la relación paterno filial, porque he visto ambos extremos.

Te gusta utilizar estructuras especiales en tus historias, como los flashmash o los elige tu propia aventura. ¿Podrías explicarnos qué es un flashmash y cómo lo utilizas en tu obra? ¿Escribir en un formato particular influye en la forma en que trabajas? ¿O es el tema sobre el que quieres escribir el que te lleva a elegir un formato determinado?

Mi tendencia natural es escribir historias muy cortas de unas 750 palabras. Una de las que cosas que hago para alargar los relatos es escribir una serie de historias muy cortas (flash stories) interrelacionadas, que posteriormente uno en una historia más larga. El primer flashmash que escribí fue “Five Stages of Grief After the Alien Invasion,”, que es una serie de cinco flash stories, cada una enfocada en una de las fases del tratamiento del duelo (negación, ira, negociación, depresión, aceptación) desde la perspectiva de un personaje distinto.

Cuando escribo un flashmash, lo primero que se me ocurre es la estructura y posteriormente genero una idea que la acompañe. En algún momento hice una lista de cosas que podría usar para crear secciones de una flashmash, y muchas de ellas se han convertido en historias: piedra, papel, tijera; las cuatro estaciones; las cinco etapas del duelo; las siete maravillas del mundo…

Para la mayoría de mis otras historias, incluso la reciente con estructura de elige tu propia aventura, primero viene la idea y después la estructura que creo que se ajustará a lo que quiero contar.

Además de escribir, también eres fotógrafa. El hecho de ver el mundo a través de las lentes de una cámara ¿cambia tu visión de los mundos que creas (haciéndolos más visuales, por ejemplo)? ¿Crees que todas las artes están relacionadas de alguna manera y que hay técnicas que se puede utilizar en varios campos?

Creo que una de las razones por la que la fotografía me atrae tanto es porque no soy una persona visual. Los elementos visuales de mi memoria no son muy claros ni vívidos en mi mente, por eso las fotografías a veces son herramientas para recordar detalles que no tengo en la memoria. No soy consciente de que ser fotógrafa influya en mi escritura, pero no tengo ninguna manera de saber cómo sería mi escritura si no pasara tanto tiempo mirando el mundo a través del objetivo de mi cámara. He oído decir que las historias son como instantáneas y ciertamente tengo tendencia a escribir cosas cortas.

Creo que hay técnicas similares entre la fotografía y la escritura. Por ejemplo, el uso de la perspectiva. Un objeto familiar observado desde una perspectiva inusual puede funcionar bien tanto en una fotografía como en un relato. El encuadre es importante también. ¿Cuáles son los límites de la foto/historia? ¿Dónde empieza y dónde acaba? ¿Qué parte de la foto/historia debe resaltarse y cuál quedar como trasfondo?

Muchas de tus historias exploran la idea de identidad y su relación con nuestro cuerpo, con nuestra forma física, refiriéndote en varias ocasiones a problemas filosóficos como la paradoja de Teseo. ¿Crees que la ciencia ficción y la fantasía son especialmente adecuadas para explorar este tipo de preguntas?

El barco de Teseo es mi paradoja filosófica favorita. Para cualquiera que no esté familiarizado con la paradoja, en su forma básica responde a la siguiente pregunta: Si tienes un barco y vas cambiando sus planchas, de una en una, mientras sigue navegando, ¿seguirá siendo el mismo barco? Y si utilizas todas estas planchas para crear otro barco, ¿cuál sería el auténtico barco de Teseo?

Me gusta la paradoja incluso cuando habla de barcos, pero creo que cuando se torna realmente interesante es cuando se aplica a personas. Si coges a alguien y reemplazas cada célula de su cuerpo de forma gradual, ¿seguirá siendo la misma persona? ¿Qué tendríamos que cambiar para vernos forzados a afirmar que ya no es la misma persona o que ni siquiera sigue siendo humano?

La ciencia ficción y la fantasía son especialmente aptas para explorar este tipo de preguntas, porque me permiten transformar a los personajes de muchas formas. He creado personajes de azúcar que se disuelven y se vuelven a formar, personajes que cambiar de cuerpos viejos a nuevos y personajes que dejan atrás por completo su cuerpo. Mi objetivo habitualmente es crear estas cuestiones en la mente del lector, más que responderlas. Espero que mis historias hagan a la gente pensar en qué nos hacer ser quiénes somos.

Escribes tanto ciencia ficción como fantasía, incluso algo de terror. ¿Crees que en la actualidad las fronteras entre los géneros se vuelven difusas? ¿Hay algún género con el que te sientas más cómoda?

Creo que las fronteras entre géneros se puede difuminar. A veces juego con la idea de fantasía postapocalíptica (que está en algún lugar entre la ciencia ficción y la fantasía) y algunas de las obras de mi fantasía más oscura tiene elementos de terror. Dicho esto, estoy mucho más cómoda escribiendo ciencia ficción y fantasía que terror.

Has escrito historias humorísticas para antologías como las UFO de Alex Shvartsman. ¿Es difícil combinar humor y ciencia ficción?

Durante mucho tiempo asumí que no podía escribir historias graciosas, pero en algún momento Alex me dijo que algunas de las historias más graciosas que le mandan para sus antologías UFO vienen de autores que no creen que puedan escribir humor. Así que decidí probar y mandé un relato a UFO3. Alex aceptó el relato para la antología y desde entonces he escrito un puñado de relatos humorísticos.

Combinar humor y ciencia ficción resultó ser más fácil de lo que esperaba, pero solo para un pequeño subconjunto de temas – impuestos, investigación de tesis, clínicas médicas… En general, no se me ocurren muchas ideas que me lleven al humor, pero disfruto escribiéndolas.

¿Qué piensas de la situación de la mujer y de las personas de color en el género?

Tiendo a ser bastante optimista y me siento respaldada por las cosas que están ocurriendo en la actualidad en el género. Se publican historias contadas desde muchas perspectivas y es cada vez más fácil para gente de grupos marginales verse reflejada en las historias, como protagonistas y héroes.

Todavía existe la tendencia de que los escritores por defectos son hombres blancos y todo lo demás son excepciones. Cuando la gente hace listas de lectura, normalmente no son igualitarias. Las listas de lectura con todos los autores hombres se llaman “mejores escritores de ciencia ficción de todos los tiempos” pero una lista solo con mujeres se llamará “mejores escritoras de ciencia ficción”.

¿Son las redes sociales importantes para tu relación con otros autores y con tus lectores?

¡Por supuesto! Escribir es una tarea solitaria, y las redes sociales son una herramienta fantástica para conectar con otros escritores y lectores. Mantengo amistad con escritores de todos el mundo y tener la posibilidad de permanecer en contacto con ellos online es muy valioso para mí. Facebook y Twitter me permiten mantener a mis lectores al día sobre mi trabajo. El truco para usar estos medios es encontrar el equilibrio, creo que es bueno pasar algo de tiempo allí para mantenerte conectada, pero si paso demasiado tiempo, no escribo nada.

¿En qué estás trabajando? ¿Puedes decirnos algo sobre tus futuros proyectos?

Mi historia fantástica “Carnival Nine” se publicará a finales de primavera en Beneath Ceaseless Skies. Es mi favorita de las que escribí el año pasado.

También he escrito muchos relatos para antologías últimamente. Tengo unas cuantas en las que los contenidos no se han anunciado aún, pero si puedo hablar de una. “Dreams as Fragile as Glass” aparecerá en The Sum of Us (http://laksamedia.com/the-sum-of-us-an-anthology-for-a-cause-2/), una antología benéfica con historias sobre cuidadores.

¿Dónde pueden nuestros lectores aprender más sobre ti y tu trabajo?

En mi web: http:carolineyoachim.com y en twitter como @CarolineYoachim

¿Algo más que quieras añadir?

Gracias por invitarme a la entrevista, ¡las preguntas han sido fantásticas!

 Muchas gracias a Caroline por su amabilidad al contestar a nuestras preguntas.

Reseña-entrevista de Cenital, de Emilio Bueso: el caleidoscopio del fin de los días

Uno de los libros de ciencia ficción española de los que más he oído hablar últimamente ha sido Cenital, la novela postapocalíptica de Emilio Bueso y la primera novela que leo del autor. No será la última. Lo he devorado en poco más de dos días y me hace mucha ilusión reseñarlo, más ahora que ha ganado el Premio Celsius 2012 en La Semana Negra de Gijón. Tiene virtudes, defectos, y todo aquello que me hace disfrutar cuando me siento a escribir una reseña. En este caso, además, la ilusión es doble porque Emilio Bueso ha accedido a responder algunas preguntas sobre el libro, así que más que una reseña esto es una entrevista/reseña. A ver cómo sale. Ya adelanto que mi reseña tiende claramente a lo positivo pero parece que los astros se han confabulado y Pedro, a.k.a Leemaslibros, ha sacado al mismo tiempo una reseña que parece un reflejo especular negativo de la mía. Podéis leer aquí. Qué puedo decir… él se equivoca y yo no 😉

Cenital

La premisa de Cenital es tan sencilla como aterradora: en 2014 se agotan las reservas de combustibles fósiles del mundo y con ello se derrumba de forma catastrófica el dominio de la cultura humana sobre el planeta. Es aterradora por la proximidad del fin, por la intensidad del planteamiento de Bueso y por el barniz de verosimilitud que consigue darle al sembrar el texto de referencias a autores y documentos, publicados en nuestra realidad, que ya hoy predicen un fin muy similar al de la novela. Me parece que “conspiranoico” describe bien el tono de Cenital, por más que Bueso confiese no compartir esa manera de ver la realidad:

Yo no creo en las teorías de la conspiración. Entre otras cosas porque si lo del cenit del petróleo fuera una de ellas a mí no me habrían permitido acercarme a una tercera edición de Cenital.

Yo, personalmente, y aunque haga entre poco y nada para prepararme, creo que Cenital habla de una crisis que acabará por llegar… aunque espero que las consecuencias sean algo menos dramáticas, o mucho menos, que en la novela. Bueso, ante la pregunta de si cree que estamos cerca de la situación que describe en Cenital, nos dice:

Las existencias de hidrocarburos disponibles son un activo estratégico para todos y cada uno de los principales exportadores. Hablo de países como Irán  Venezuela, Rusia, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos… Unos estados criminales y/o criminalizados, nada transparentes, a menudo considerados como poco democráticos y cuya solvencia y fuentes de financiación a futuros dependen de las reservas declaradas.

Con todo resulta imposible saber cuánto petróleo queda a ciencia cierta, incluso para los hombres más poderosos del mundo. Algunos analistas dicen que ya casi no queda petróleo barato, que tanto secretismo es en parte debido a que la mayor parte de los pozos han superado su cénit de producción. Y el hecho parece ser que los principales yacimientos, como Campo Ghawar, que es de donde ARAMCO obtiene el 65% de sus exportaciones, están ya más secos que un Martini.

Continuar leyendo “Reseña-entrevista de Cenital, de Emilio Bueso: el caleidoscopio del fin de los días”

Entrevista a Alex Shvartsman

Como parte de nuestro especial dedicado al humor en la ciencia ficción y fantasía hemos entrevistado al editor de Unidentified Funny Objects, Alex Shvartsman, que nos habla de su vida y obra y cómo vivir jugando a las cartas, algo que muchos quisieran y pocos consiguen. De nuevo agradezco la colaboración de Odo de Sense of Wonder, sin cuya ayuda (¡y paciencia!) no serían posibles ésta ni otras muchas entrevistas.

alg-magic-shvartsman-jpg¿Cuándo supiste que querías ser escritor? ¿Qué autores te han influido? ¿Hay algún escritor actual al que admires?

Supe que quería escribir ficción a la tierna edad de 10 años. Empecé creando algunas historias muy malas y posiblemente habría seguido este camino de no ser porque mi familia emigró desde Ucrania unos años después. Me di por vencido en mis aspiraciones literarias porque nunca esperé manejar lo suficientemente bien el inglés como para escribir ficción. Tardé 20 años, pero afortunadamente me demostré a mí mismo que estaba equivocado.

Crecí con una dieta constante de Clifford Simak, Mike Resnick, Bob Sheckley, Harry Harrison, Bob Silverberg, Edmund Hamilton y Fredric Brown. Su ficción corta influye en la mía de forma notoria.

Entre los escritores más modernos o contemporáneos, algunos de mis favoritos son Ken Liu, John Scalzi y Simon R. Green. No podrían ser más diferentes, pero me gusta su trabajo y quisiera ser un poco como ellos como escritor, si consigo algún día madurar.

Continuar leyendo “Entrevista a Alex Shvartsman”

Entrevista a Jeff Salyards

En colaboración con Odo de Sense of Wonder os ofrecemos esta entrevista con Jeff Salyards, un autor que creemos dará mucho que hablar en la fantasía. En este enlace podéis leer la entrevista en inglés.

¿Hay algún escritor actual al que admires?

No leo tanto como solía leer. Entre estudiar libros legales todo el día para mi trabajo y apurar el tiempo para poder escribir por la noche, la mayor parte del tiempo libre la utilizo en no mirar más palabras. Dicho esto, hay muchísimos escritores asombrosos que crean material increíble. Daniel Abraham es uno de esos escasos escritores igualmente aptos para brillar en fantasía o ciencia ficción bajo pseudónimo. El debú de Zachary Jernigan, No Return, es una buena mezcla, fusionando elementos de ambos géneros de forma interesante, profana y llena de habilidad. Realmente, podría añadir un montón de escritores de Night Shade (lo que muestra mi partidismo, pero al fin y al cabo es mío): Stina Leicht, Kameron Hurley, Courtney Schafer, Betsy Dornbusch. Sin olvidar la invasión británica: Mark Lawrence, Joe Abercrombie, Richard K. Morgan, KJ Parker.

Y hay muchos más escritores que me gustaría leer pero no he tenido la oportunidad aún, como John Gwynne, Moses Siregar, Patrick Rothfuss (lo sé, soy la última persona del mundo que no lo ha leído), Miles Cameron, Brian McClellan, y así podríamos seguir.
Todo esto, hablando solo de género de ciencia ficción y fantasía. Hay muchos más fuera de estos campos.

Bien. Ahora estoy deprimido por el poco tiempo que tengo para leer. Continuar leyendo “Entrevista a Jeff Salyards”