Walking to Aldebaran

La última obra que ha caído en mis manos de Adrian Tchaikovsky no es una lectura fácil. La estructura escogida, un soliloquio de un personaje cuya estabilidad mental deja bastante que desear es de por sí complicada, pero es que además el autor ni quiere ni puede desvelar parte de la historia al principio de la obra, dejándonos un poco perdidos. Cuando empieza a usar flashbacks la fotografía comienza a revelarse ante nosotros y ayudados por la escasa longitud de Walking to Aldebaran conseguimos alcanzar un final satisfactorio, aunque el camino haya sido tortuoso.

Quizá debería haberme dado cuenta antes porque hay bastantes pistas sobre cuál es el principal referente de esta novela corta, pero el autor sabe cómo narrar para que lleguemos a empatizar con el protagonista, a pesar de las acciones que lleva a cabo. Un aspecto muy conseguido de la obra es la ambientación, extremadamente agobiante, con los pasos del protagonistas llevándole a través de un laberinto físico que asemeja al laberinto mental en el que se encuentra. También es capaz de hacer referencias a casi todos los terrores que comúnmente se asocian al espacio exterior y los extraterrestres, con mandíbulas, intestinos, ácidos estomacales y bastante casquería.

En el libro también podemos ver algo de crítica a la sociedad actual y a los enfrentamientos de los políticos por «ponerse la medalla», pero es solo una pequeña pátina que enluce el resultado final.

Lo que no me esperaba son los toques de humor que aparecen en la narración, a pesar del tono general de Walking to Aldebaran. Es un gran mérito del autor conseguir que este párrafo, por ejemplo, no desentone para nada en el libro:

“I was also one of the pilots, although space piloting is one of those situations where they should really equip you with a dog, so your job is to feed the dog and the dog’s job is to bite you if you touch any of the expensive equipment.”

Quizá estos toques de comedia oscura son lo que más me ha sorprendido de la obra, que resulta un poco difícil de comentar sin destriparla. Así que será mejor que la leas directamente, para que podamos conocer tu opinión.

2001: An Odyssey in Words

Cuando desde Cuentos para Algernon me ofrecieron la oportunidad para colaborar en un pequeño proyecto, ni siquiera me lo pensé. Siendo una de las páginas más importantes del panorama español, no me cabía duda de que la idea sería atractiva. Gracias a Marcheto por darme esta oportunidad.

La idea que relaciona todos los relatos comprendidos en 2001: An Odyseey in Words es tan sencilla como que todos tengan 2001 palabras. El punto de partida es sencillo, pero la ejecución no lo es tanto. Veremos qué han conseguido los autores.

Golgotha – Dave Hutchinson

Un inicio fuerte para la colección de relatos, con un visitante alienígena en conversaciones con un sacerdote. La posibilidad de la existencia de un Mesías cetáceo da pie a Hutchinson para dudar de la fe.

The Monoliths of Mars – Paul McAuley

Un relato muy evocativo sobre uno de los grandes iconos de la ciencia ficción de Arthur C. Clarke, con los monolitos marcando las distintas paradas en el camino hacia la elevación espiritual.

Murmuration – Jane Rogers

Un relato con regusto a ciencia ficción clásica sobre los viajes de colonización a otras planetas y los posibles encuentros con alienígenas. Recomendable.

Ouroboros – Ian R MacLeod

La vida cambia para un hacker cuando recibe la visita de un monje con una extraña proposición. Lo que en principio me había parecido un homenaje a «Los nueve mil millones de nombres de Dios» acaba tomando caminos más metafísicos.

The Escape Hatch – Matthew De Abaitua

Una puerta a un nuevo mundo se abre en una autovía y quienes la cruzan tienen la sensación de que todo es mejor en el otro lado. Aunque la premisa es interesante, el desarrollo de la historia no lo es tanto.

Childhood’s Friend – Rachel Pollack

Pollack ha escrito lo que parece más el comienzo de una novela que un relato por sí mismo, empezando con el nacimiento de unos bebés con «capacidades especiales».

Takes from the White Hart – Bruce Sterling

Un relato que no deja de ser una charada de Sterling homenajeando a un homenaje de Arthur C. Clarke pero sin llegar a ningún sitio.

Your Death, Your Way, 100% Satisfaction Guaranteed! – Emma Newman

Un cuento sobre lo que dejamos atrás cuando morimos. Lo que creemos que dejamos y lo que realmente hacemos.

Distraction – Gwyneth Jones

Una crítica a uno de los pasajes más polémicos de Cita con Rama.

Dancers – Allen Stroud

Una investigación de sucesos violentos en la nueva Estación Espacial desvelará un culpable inesperado. Entretenido.

Entropy War – Yoon Ha Lee

Muy curioso este relato de Yoon Ha Lee sobre la entropía del universo presentándolo como un reglamento de juego de mesa, basado principalmente en el azar.

The Ontologist – Liz Williams

Este cuento versa sobre la clasificación de todas las cosas, labor realizada por un ontologista. Pero, ¿qué ocurre cuando se encuentra con algo inclasificable?

Waiting in the Sky – Tom Hunter

Homenaje a David Bowie y a su relación con la ciencia ficción, me ha dejado pensando bastante rato.

The Collectors – Adrian Tchaikovsky

Maravilloso relato razón de esta colaboración entre Cuentos para Algernon y Fantástica Ficción. Aprovechad que lo tenéis en español a vuestro alcance para disfrutarlo.

I Saw Three Ships – Phillip Mann

Lo que comienza como un homenaje a un astronauta que se va a retirar finaliza de una forma un tanto abrupta.

Before They Left – Colin Greenland

Entiendo que la longitud de estos relatos constriñe en cierto modo a los autores, pero mientras que muchos de ellos nos ofrecen historias completas, este de Colin Greenland deja una muy rara sensación de vacío, de que falta algo. La historia de una niña que desea viajar a Marte y así se lo solicita a nuestros Overlords alienígenas.

Drawn From the Eye – Jeff Noon

El verdadero poder de una lágrima desvelado en un cuento que hará aflorar nuestras emociones.

Roads of Silver, Paths of Gold – Emmi Itäranta

Mitología finlandesa que aparece un tanto fuera de lugar en esta antología, la verdad.

The Fugue – Stephanie Holman

Un alien enviado a la Tierra como infiltrado para investigar nuestra civilización que se olvida de su misión principal.

Memories of a Table – Chris Beckett

Un recurso válido como los atisbos del pasado recuperados como grabación sirve para contar una historia sentimental

Child of Ours – Claire North

Cuando los robots estudian si reproducirse tiene sentido, les resulta difícil llegar a un consenso sobre cuáles serían las capacidades más deseables para la criatura.

Would-Be A.I., Tell Us a Tale! #241: Sell ’em Back in Time! by Hali Hallison – Ian Watson

Una broma de Watson a base de juegos de palabras y con cierta obsesión por los pechos femeninos.

Last Contact – Becky Chambers

A pesar de entrar en contradicción con en propio nombre del relato, lo que Chambers nos cuenta aquí es un «primer contacto» de forma física. Me gusta la idea de la comunicación a través de feromonas y creo que el relato tiene la longitud adecuada para la idea que quiere transmitir.

The Final Fable – Ian Whates

Una aproximación a la paradoja de Fermi con un cierto regusto a ciencia ficción clásica.

Ten Landscapes of Nili Fossae – Ian McDonald

Un relato muy visual sobre descripciones de arte aplicadas a la llegada del hombre a Marte. Destaca más por su lirismo que por su contenido y me ha recordado algo a Before Mars.

Child – Adam Roberts

Partiendo de la base de un hecho improbable que homenajea 2001, Roberts relata un escenario apocalíptico de final imprevisible.

Providence – Alastair Reynolds

Un final muy adecuado para la parte de ficción de la antología, con un viaje de colonización que no consigue llegar a su destino pero que sin embargo busca aprovechar en lo posible su situación.

2001: A Space Prosthesis – The Extensions of Man – Andrew M. Butler (no ficción)

Curioso ensayo sobre la versión cinematográfica de 2001 con algunas referencias al libro que la inspiró.

On Judging The Clarke Award – Neil Gaiman (no ficción)

Anécdotas sobre la participación de Neil Gaiman como jurado en la concesión de los premios Arthur C. Clarke.

Once More on the 3rd Law – China Miéville (no ficción)

Complejo estudio sobre la literatura de ciencia ficción relacionándola con la tercera Ley de Clarke. Me encanta la conclusión:

It is, though, profoundly exciting to consider that any sufficiently advanced literature must be indistinguishable from science fiction.

De nuevo, gracias a Marcheto por animarme a participar en este proyecto conjunto.

Made Things: nueva novela corta de Adrian Tchaikovsky

Ya lo vaticinábamos, tres libros en el mismo año era poca cosa para Adrian Tchaikovsky, y ya se ha anunciado una nueva novela corta para noviembre, de la mano de Tor.com

El título será Made Things y la premisa es muy atractiva, como podéis ver en la sinopsis:

She was good at making friends.

Coppelia is a street thief, a trickster, a low-level con artist. But she has something other thieves don’t… tiny puppet-like friends: some made of wood, some of metal. They don’t entirely trust her, and she doesn’t entirely understand them, but their partnership mostly works.

After a surprising discovery shakes their world to the core, Coppelia and her friends must reexamine everything they thought they knew about their world, while attempting to save their city from a seemingly impossible new threat.

Mi traducción:

Se le daba bien hacer amigos.

Coppelia es una ladrona callejera, una timadora de bajo nivel. Pero tiene algo que otros ladrones no tienen… pequeñas marionetas amigas. Algunas están hechas de madera, otras de metal. No se fían totalmente de ella y ella no los comprende totalmente, pero su alianza va tirando.

Después de un sorprendente descubrimiento que remueve los cimientos de su mundo, Coppelia y sus amigos deben ver con otros ojos todo lo que sabían, mientras intentan salvar a su ciudad de una nueva amenaza aparentemente imposible.

Aquí tenéis la portada, con arte de Red Nose Studio y diseño de Christine Foltzer:

Children of Ruin

Uno de los lanzamientos más esperados de este año era sin duda alguna la continuación de la maravillosa Children of Time, como ya se comentó en el último episodio del año pasado de los VerdHugos.

Adrian Tchaikovsky ha decidido ofrecernos una obra muy ambiciosa, que eleva a la enésima potencia la estructura que utilizaba en la primera entrega. Si lo que buscas es especulación sobre el desarrollo de razas alienígenas y su interrelación con los humanos este es sin duda tu libro, aunque no puedo decir que sea una obra perfecta.

El autor vuelve a dividir la narración entre el presente y el pasado, pero en esta ocasión con un gambito muy arriesgado, ya que las acciones del pasado influyen mucho en el futuro, condicionando gran parte de la narración a las acciones de la otra línea temporal. El autor sale bastante airoso de esta apuesta con una mezcla de ocultación de información y audacia, así como con oficio narrativo.

Pero hay otro problema añadido y es la dificultad intrínseca derivada de un primer contacto con una civilización alienígena. Y aquí Tchaikovsky no termina de conseguirlo. Porque no estamos hablando solo de uno, o de dos contactos y la complejidad de las interacciones a veces se le va de las manos. La falta de unas referencias en las que basarse para entender estas interacciones dificulta mucho el proceso lector. A pesar de que hay bases comunes que tienden puentes entre culturas, las diferencias intrínsecas de cada especie exigen mucho para el disfrute del libro. Estas diferencias también hacen que la empatía en ocasiones brille por su ausencia, no solo en el libro si no también por parte del lector.

Me ha gustado mucho la especulación científica que muestra Children of Ruin. De especial importancia son la biología y la lingüística, pero no se limita a desarrollar estos dos campos. No quiero ni imaginar la ingente cantidad de documentación que ha tenido que manejar el autor para ofrecernos esta novela tan compleja.

Algo que no me ha terminado de convencer tampoco es el final de la historia, no sé si llamarlo ingenuo o excesivamente optimista. Pero me ha encantado cómo se habla sobre los problemas inherentes al desarrollo de la civilización y la tecnología (sobrepoblación, contaminación…) desde otra perspectiva. Es un gran valor añadido a la novela.

A pesar de no ser plato de mi gusto, también hay algunas escenas de terror horriblemente inquietantes de esas que vas leyendo con el corazón en un puño, algo que añade tensión a un libro que en ocasiones no tiene un ritmo excesivamente acelerado.

No puedo dejar de recomendar este libro, aunque eso sí, primero hay que leer Children of Time porque Children of Ruin no se puede considerar una lectura independiente.

Entrevista a Adrian Tchaikovsky

En colaboración con @mertonio y @odo, en esta ocasión hemos tenido la suerte de poder entrevistar a Adrian Tchaikovsky, para celebrar su reciente publicación en español y a la espera de la salida de Spiderlight. Podéis leer esta entrevista en inglés en Sense of Wonder, gracias a Elías.

Tu novela Children of Time ha sido publicada en España como Herederos del tiempo y en el futuro también veremos por aquí Spiderlight. ¿Qué te parece ser publicado en nuestro país? ¿Puedes decirnos algo sobre el proceso de traducción?

Estoy totalmente encantado de que me hayan publicado en España y es especialmente guay ver que Spiderlight está recibiendo bastante atención. Visité España hace unos años para el festival Celsius y me encantó el entusiasmo y la energía de los fans españoles, y estaba deseando que me publicaran en vuestro país desde entonces.

Recientemente has anunciado el comienzo de tu carrera como escritor a tiempo completo. ¿Cómo podías escribir tanto mientras seguías trabajando como abogado? ¿Has notado alguna diferencia en la manera en que escribes ahora?

Creo que mi estilo natural de escritura es bastante económico, en el sentido de que no hago varios borradores ni reescribo mucho, si no que hago toda la labor posible de preparación previa antes de escribir. De esta manera, espero usar mi tiempo de forma eficiente. También tengo la suerte de poder escribir hasta bien entrada la noche.

Este año vas a publicar tres libros (que sepamos). …): Cage of Souls , Children of Ruin y Walking to Aldebaaran. (En serio, ¿cuándo inventaste la máquina de viajar en el tiempo?). Quizá el más esperado es la secuela de Children of Time, pero… ¿qué nos puedes decir de los tres?

Children of Ruin es la secuela de Children of Time, y parte del gancho que dejé en el epílogo del libro, con una expedición hacia otro planeta terraformado. Cage of Souls es un libro muy diferente y el resumen que mi editor ha publicado en Amazon quizá sea mejor que cualquier cosa que yo pueda decir, pero es un libro situado en un futuro lejano en el que el mundo está simultáneamente muriendo y creando nueva vida. El héroe es un disidente político en una cárcel localizada en la jungla más hostil y desde este puesto ver cómo el mundo se destruye. Todo eso aderezado con monstruos, duelos y asesinatos. Walking to Aldebaaran es una novela corta sobre un astronauta al que mandan como parte de un equipo a investigar un extraño objeto alienígena en la órbita de Plutón, y que acaba perdido en su interior, desafiando el tiempo y el espacio. Intenta volver a casa pero empieza a comprender que si lo consiguiera, ni él ni su hogar serían los mismos.

Algunos de tus libros tienen versión en audio. Por ejemplo, Guns of the Dawn lo narra la maravillosa Emma Newman. ¿Qué te parece esta forma de leer?

Soy un gran fan de los audiolibros y he tenido la suerte de que todos los seleccionados para interpretar mis obras han hecho un muy buen trabajo. Los audiolibros son una manera estupenda de volver a experimentar libros que he leído en papel por que la voz del narrador añade mucho contexto.

¿Son las arañas tu marchamo como escritor? Aparecen de muchas formas en varios de tus libros.

Me encantan las arañas, aunque me gustan los artrópodos en general y los pulpos, reptiles… casi todo lo que al resto de la gente no le gusta. Las arañas son una herramienta especialmente útil para escribir porque, de todas las criaturas, quizá son las más odiadas por más gente. Por lo tanto, si necesitas un atajo para crear un extranjero o algo inhumano, las arañas son una apuesta segura.

En Spiderlight tomas las preconcepciones que muchos autores tienen sobre una partida clásica de D&D y las retuerces con la introducción de un comodín. En Redemption’s Blade la historia empieza en un punto inusual: el Malvado Tirano (TM) ya ha sido derrotado y los personajes buscan un propósito para sus vidas. Ambos conceptos distan mucho de lo que uno puede esperar habitualmente del género fantástico. ¿Qué pretendes conseguir introduciendo estos cambios en las historias fantásticas tradicionales?

Bueno, en primer lugar, la forma habitual de contar fantasía épica (el Bien derrota al Mal en una batalla campal) se ha utilizado muchísimo y yo lo que quiero aportar es originalidad. Por lo tanto, amo la fantasía, pero quiero darle mi propio toque. También es cierto que la fantasía tradicional (al menos la ola post-tolkeniana de los ochenta y los noventa) tiene muchas obras que no examinan las implicaciones de los mundos que estaban creando. Caracterizarlo todo como Bueno o Malo implica que el bueno puede dedicarse a destruirlo todo sin sentir remordimiento alguno. Tanto en Spiderlight como en Redemption’s Blade quería deconstruir la tradición del género e incluso desafiarla.

Dogs of War y Ironclads son dos obras situadas en un futuro cercano. Ambas presentan al lector posibles problemas relacionados con la tecnología de aplicación militar. Children of Time, sin embargo, está situada en un futuro lejano. La Tierra no es un escenario relevante y el foco se comparte entre un grupo variopinto con los restos de la Humanidad y una nueva especie en su camino evolutivo. ¿Qué tipo de ciencia ficción prefieres escribir?

Honestamente, todo se reduce a que el concepto clave del libro me diga cuál es el escenario correcto. Children of Time solo podía ocurrir en un futuro lejano porque la evolución de las arañas necesitaba tiempo. Dogs of War y Ironclads son sobre el presente. Nuestras actitudes hacia la riqueza y el privilegio, las diferencias de clase y de servicio y el futuro inmediato de la humanidad, así que si las hubiera situado en un futuro muy lejano no hubieran tenido el mismo impacto.

Has escrito libros muy  distintos, como el anteriormente mencionado Guns of the Dawn (una mezcla de Pride, Prejudice y Women at War), la trilogía Echoes of the Fall y la impresionante saga Shadows of the Apt (10 novelas y muchos relatos cortos). A este ritmo acabarás escribiendo en cualquier formato sobre cualquier tema de ciencia ficción y fantasía. ¿Cómo es que tu rango es tan amplio?

Hasta el momento, he permanecido dentro del género y me gustaría expandirme dentro del propio género. No suelo escribir terror (aunque algunas secciones de algunos de mis libros se adentran en ese terreno). En ocasiones he pensado en géneros vecinos  como la ficción histórica o el thriller, pero no creo que cambiar de estilos sea tan fácil y sé que necesitaría un periodo de aclimatación antes de intentarlo.

Quizá no sea muy conocido que eres un jugador habitual de juegos de mesa. ¿Crees que algunas de tus historias podrían servir como base para el desarrollo de un juego? ¿Qué tipo de juegos son tus favoritos?

¡Me encantaría que un juego de mesa (o cualquier tipo de juego) se basara en mi trabajo! Me definiría como un jugador de eurogames y me gustan los juegos que generan una historia emergente tan solo con la interacción de las reglas y los jugadores.

¿Qué nos puedes decir de tus nuevos proyectos?

Acabo de mandar a mi agente el manuscrito de un libro llamado The Brain Garden (aunque puede que le cambie el nombre cuando sea publicado) que es una gran historia acerca de líneas del tiempo paralelas y evolución y muchas más cosas. También hay una novela corta que acabo de terminar que es en parte sobre magos y en parte sobre salud mental, algo sobre lo que me interesaba escribir. Todavía no sé cómo llamarla.

Muchas gracias tanto a Elías como a Antonio por su ayuda y sobre todo a Adrian por responder tan rápido.

Nuevo libro de Adrian Tchaikovsky: Walking to Aldebaran

Tenía que pasar. En un descuido he pestañeado y claro, Adrian Tchaikovsky ha anunciado un nuevo libro.

La novela se llamará Walking to Aldebaran y se pondrá a la venta en mayo del año que viene de la mano de Solaris.

Aquí os traigo la sinopsis:

Chilling story of a lost astronaut on an alien artefact from Arthur C. Clarke award-winning Adrian Tchaikovsky

My name is Gary Rendell. I’m an astronaut. When they asked me as a kid what I wanted to be when I grew up, I said, «astronaut, please!» I dreamed astronaut, I worked astronaut, I studied astronaut.

I got lucky; when a probe sent out to explore the Oort Cloud found a strange alien rock and an international team of scientists was put together to go and look at it, I made the draw.

I got even luckier. When disaster hit and our team was split up, scattered through the endless cold tunnels, I somehow survived.

Now I’m lost, and alone, and scared, and there’s something horrible in here.

Lucky me.

Lucky, lucky, lucky.

Mi traducción:

Heladora historia de un astronauta perdido en un artefacto alienígena de la mano del ganador premio Arthur C. Clarke Adrian Tchaikovsky.

Me llamo Gary Rendell. Soy astronauta. Cuando me preguntaban de pequeño qué quería ser de mayor decía: «¡Astronauta, por favor!». Soñaba con ser astronauta, trabajé para ser astronauta, estudié para ser astronauta.

Tuve suerte, cuando una sonda que exploraba la Nube de Oort encontró una extraña roca alienígena y se reunió un equipo internacional de científicos para explorarlo, entré en el grupo.

Tuve incluso más suerte. Cuando el desastre nos golpeó y nuestro equipo se dividió entre interminables túneles, de alguna manera sobreviví.

Ahora estoy perdido, solo y asustado y hay algo horrible aquí.

¡Qué afortunado soy!

Muy, muy, muy afortunado.

También la portada:

Anunciados los autores de The Scent of Tears

Por primera vez, Adrian Tchaikovsky ha abierto su universo de Shadows of the Apt a otros autores, que han colaborado con una serie de relatos y el propio autor también colabora con dos nuevas historias.

Aquí os traigo la selecta «lista de invitados»:

Old Blood – Adrian Tchaikovsky
The Scent of Tears – Keris McDonald
Wonder – Frances Hardinge
The Promise of a Threat – David Tallerman
The Unforeseen Path – Juliet E. McKenna
The Message – John Gwynne
The Mantis Way – Peter Newman
Poor Little Earwig Girl – Tom Lloyd
Forwards, Up, Back, Down – Joff Leader
Recipes for Good Living – Justina Robson
God of Profound Things – Adrian Tchaikovsky

También sabemos cuál será la portada:

Cada vez me llama más la atención está serie. Pero el hecho de que se trate de 10 volúmenes me sigue echando para atrás. ¿Creéis que debería animarme?

Nuevo libro de Adrian Tchaikovsky : Cage of Souls

Gracias a Borja Bilbao me entero del anuncio de la publicación el año que viene de Cage of Souls, una nueva novela de Adrian Tchaikovsky, en ese mano a mano que se trae con Brandon Sanderson para ser el autor más prolífico del género.

De momento hay poca información sobre la obra, solo sabemos que se publicará el 1 de abril de 2019 (esperemos que no se esté quedando con nosotros). Esta es la sinopsis:

The Sun is bloated, diseased, dying perhaps. Beneath its baneful light, Shadrapur, last of all cities, harbours fewer than 100,000 human souls. Built on the ruins of countless civilisations, surviving on the debris of its long-dead progenitors, Shadrapur is a museum, a midden, an asylum, a prison on a world that is ever more alien to humanity.

Bearing witness to the desperate struggle for existence between life old and new, is Stefan Advani, rebel, outlaw, prisoner, survivor. This is his testament, an account of the journey that took him into the blazing desolation of the western deserts; that transported him east down the river and imprisoned him in verdant hell of the jungle’s darkest heart; that led him deep into the labyrinths and caverns of the underworld. He will treat with monsters, madman, mutants. The question is, which one of them will inherit this Earth?

Además, siguiendo el consejo de Esteban Bentancourt, os traigo la traducción de la sinopsis:

El Sol está hinchado, enfermo, quizás muriendo. Bajo su luz perniciosa, Shadrapur, la última de todas las ciudades, alberga menos de 100.000 almas humanas. Construida sobre las ruinas de innumerables civilizaciones, sobreviviendo entre los restos de sus progenitores muertos hace mucho tiempo, Shadrapur es un museo, un basurero, un asilo, una prisión en un mundo que es cada vez más ajeno a la humanidad.

Como testigo de la desesperada lucha por la existencia entre la vida vieja y la nueva, está Stefan Advani, rebelde, proscrito, prisionero y superviviente. Este es su testamento, un relato del viaje que lo llevó a la desolación ardiente de los desiertos occidentales; que lo transportó al este río abajo y lo encerró en el verdoso infierno del corazón más oscuro de la jungla; que lo condujo a lo profundo de los laberintos y cavernas del inframundo. Él tratará con monstruos, locos, mutantes. La pregunta es, ¿cuál de ellos heredará esta Tierra?

¿Qué os parece? ¿Os llama la atención?

The Expert System’s Brother

En este blog se ha convertido en una sana costumbre leer todo lo posible de Adrian Tchaikovsky, pero resulta complicado debido a su gran capacidad de trabajo. The Expert System’s Brother tenía además a su favor el hecho de ser una historia bastante corta, que se puede leer en una tarde.

Es este un relato de ciencia ficción camuflado de fantasía, aunque prácticamente desde las primeras páginas queda clara su adscripción al primer género. Tchaikovsky intenta sorprendernos, pero se trata de una historia bastante conocida de regresión a una cultura primitiva de la que ya tenemos muchos ejemplos, como Dark Eden.

Se pueden ver algunos de los recursos habituales del autor como su querencia por los seres arácnidos aunque en esta ocasión está muy matizada, limitada a unos pocos encuentros fortuitos.

Me gusta que la pertenencia a una tribu determinada sea la única posiblidad de supervivencia en un entorno hostil y sobre todo, la idea subyacente de que hay que colaborar en la sociedad para que el modelo sea sostenible. Si no se cumple con esta labor, el individuo será condenado al ostracismo, pero la pena es prácticamente una sentencia a muerte cuando se lleva a cabo este proceso de separación.

La ejecución es correcta, pero la trama es algo floja y bastante previsible, al menos para un lector habitual de género. Hay algunas partes salvables, como la relación entre el protagonista y su hermana, pero la verdad es un relato por debajo del nivel habitual de Adrian.

Redemption’s Blade

Hoy vamos a hablar de un libro que ha creado mucha expectación y para comentarlo hemos decidido utilizar un formato novedoso en el blog. Como hemos podido disfrutar de la lectura de Redemption’s Blade tanto Antonio Díaz como yo, hemos pensado transcribir esta conversación que hemos tenido respecto al libro. Espero que os guste.

Antonio: ¿No te parece inusual comenzar un libro por el final? En Redemption’s Blade, Tchaikovsky empieza la historia cuando el «malo final» (Kinslayer) ha sido derrotado.

Leticia: Aunque es original en cierto punto, el comienzo de El Imperio Final de Brandon Sanderson parte exactamente en el mismo punto. Luego el desarrollo no sigue los mismos derroteros, afortunadamente. Yo lo que más destacaría del libro es el worldbuilding, ¿no crees?

A: Estoy de acuerdo. No sólo el worldbuilding es interesante y se aleja del canon tolkeniano (nada de elfos ni enanos, aunque hay una especie de orcos) si no que introduce muchas culturas, leyendas, fragmentos de mitología a los que da consecuencias o aplicaciones prácticas en la novela.

L: Creo que es un trabajo muy admirable, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un universo compartido. La siguiente entrega de la saga After the War correrá a cargo de otra autora, en este caso Justina Robson. El hecho de que Tchaikovsky cree un mundo tan rico y que no sea solo para su provecho nos da una idea de su generosidad. Que sepamos, no existía una guía sobre la que trabajar, si no que ha dado rienda suelta a su imaginación.

A: Creo que la mejor prueba de que la editorial le ha dejado mucha rienda suelta a podemos ver en los Kelicerati, esa mente colmena de arañas que el Kinslayer deja sueltas por el mundo. Son consideradas enemigos por todos los bandos pero no son malvadas en realidad. Es una muestra de los grises de la novela.

L: Lo cierto es que en la novelas de fantasía más actuales estos grados de bondad y maldad, esos grises a los que te refieres son una parte fundamental. No es que sea especialmente sorprendente que el autor pervierta los estereotipos habituales de héroes y villanos, pero lo hace de una forma muy acertada y consecuente. El origen del viaje de la heroína está parcialmente fundamentado en su búsqueda de relevancia tras la guerra, aunque intente autojustificarse con otras razones.

A: Y esa es Celestaine, la protagonista, y la que se supone heroína que derrotó al Kinslayer y la que todo el mundo toma como referencia. En Redemption’s Blade, Tchaikovsky introduce muchos personajes supuestamente heroicos que no lo son realmente. Gran parte del libro se invierte en estudiar esas figuras… y digamos que no sale ninguno bien parado. La guerra contra el Kinslayer sacude los cimientos del mundo y saca lo mejor y lo peor de cada uno.

L: Hablando de los personajes, hay dos secundarios que me encantan. Se trata de Catt y Fisher, dos ancianos coleccionistas de objetos mágicos. Aparte de su conocimiento enciclopédico sobre cualquier antigualla o adminículo con poder mágico, me resulta muy interesante también su rebuscado uso del idioma, que da lugar a situaciones cómicas muy divertidas. A veces parece que necesitan traducción simultánea para hacerse entender. El humor es algo que Tchaikovsky utiliza en muchas de sus obras, y aunque en este caso no era fácil hacerle hueco lo logra. Parece que ha utilizado el generador de misiones aleatorias del Skyrim para crear los nombres de los cacharros mágicos. ¿Te hicieron reir a ti?

A: Catty y Fishy, como se llaman el uno al otro, son desternillantes. Sí que me arrancaron alguna risa. No es un libro que permita mucho humor, porque el mundo está demasiado ocupado lidiando con las consecuencias del final de la guerra, con enemigos que se volvieron aliados contra el mal común y que ahora vuelven a mirarse con desconfianza y sociedades que se han virado hacia el fascismo. Y aún así, te ríes. También juega muy bien con los giros argumentales y las sorpresas.

L: Si, los giros argumentales están bien, pero el hilo conductor de la historia es prácticamente inexistente.  La razón de la «aventura» parece mucho menos apremiante que otros problema acuciantes que hay en el mundo y la sucesión de lugares por las que discurre su viajes son cuando menos aleatorios y sin mucho sentido. Quizá buscaba mostrarnos una variedad de localizaciones, para dar más lucimiento al mundo creado, pero al final el nexo de unión entre los capítulos es prácticamente inexistente.

A: Al igual que pasa con Spiderlight, Redemption’s Blade parece más una campaña de juego de rol de papel y lápiz transformada en novela que otra cosa. Sin duda es una excusa para poder mostrar el mundo a los lectores. Y hablando de Spiderlight, yo diría que ambas novelas tienen mucho en común (además de las arañas). Un grupo de héroes no tan puros, un enemigo imbatible (el Dark Lord en Spiderlight y el Kinslayer en Redemption’s Blade), multitud de localizaciones, un humor muy fino y un worldbuilding muy trabajado con un sistema mágico un tanto difuso.

L: Sí que parecen cortadas por el mismo patrón, aunque sería injusto decir que todas las novelas del autor son iguales (mira Children of Time sin ir más lejos o Guns of the Dawn). Además, si un modelo funciona, ¿por qué no volver a usarlo? No me parece un autor encasillado si no un escritor con un marchamo propio reconocible por el lector. ¿Esto es una señal de calidad en tu opinión?

A: De calidad y de una gran producción. Tchaikovsky se estrenó en el mercado con su decalogía de Shadows of the Apt, pero ya había escrito varias novelas que nunca se vendieron. No tiene que haber muchos escritores a tiempo completo que puedan mantener una versatilidad de géneros, temas y formatos tan amplia (quitando Sanderson, siempre quitando Sanderson). ¿Te leerás la continuación con Justina Robson, Salvation’s Fire?

L: He de reconocer que me llevé un chasco cuando supe que no lo seguía el mismo autor porque me estoy volviendo muy fan de Tchaikovsky. No conozco la obra de Robson, aunque Aliette de Bodard la recomienda mucho. Creo que sí la leeré porque el mundo es muy interesante, pero tengo algo de reserva sobre su contenido. ¿Y tú?

A:  También ha sido una sorpresa para mí, desde el principio tenía la idea de que Tchaikovsky continuaría esta serie, pero admito que como hace muchos años que no he leído una serie de múltiples autores la curiosidad me puede. (Si te estás preguntando a que serie me refiero… tengo un pasado oscuro con la Dragonlance).  La excusa perfecta para conocer a Robson.

¿Os ha gustado el formato? Espero vuestros comentarios y como para mí ha sido un placer compartir la lectura con un entendido como Antonio, no descarto volver a esta idea en un futuro.