Ashes of the Sun

Hacía ya tiempo que quería leer algo de Django Wexler, pero hasta que no llegó este Ashes of the Sun, no vi la oportunidad perfecta. Un libro de fantasía en un mundo nuevo que no estaba relacionado con sus trabajos anteriores, de forma que podría juzgar su buen hacer como escritor sin verme forzada a leer toda una saga. Este razonamiento sería impecable si no fuera porque Ashes of the Sun FORMA parte de una saga, pero me ha gustado tanto que no me importará seguir leyendo la historia cuando esté disponible.

Los elementos que maneja el autor para contar su historia no son necesariamente originales. Tenemos dos puntos de vista diametralmente opuestos: dos hermanos a los que separaron siendo muy jóvenes, uno de ellos busca venganza y la otra no ha conocido otra vida que la que le ofrecieron sus captores. Esta diferencia en la crianza permite a Wexler ir presentando el mundo en que se desarrollará la historia mediante contraposiciones, de una forma muy elegante e informativa.

La civilización tal y como se conoce en este mundo está cimentada en los restos que una antigua cultura que ya no sobrevive, pero cuyos usos y costumbres son perpetuados por la Orden, encargada también de defender los territorios del acoso de las bestias. Sin embargo, una parte de la población considera que esta logia es corrupta y que sus anquilosadas formas impiden la evolución de la humanidad.

Como ya he dicho antes, todo esto le puede resultar familiar a cualquier lector más o menos avezado en la fantasía. Así que, si lo importante no es tanto lo que cuenta, ¿qué es lo que destaca en Ashes of the Sun? Pues claramente, cómo lo cuenta.

Wexler destaca especialmente en la creación de los personajes, con los que se puede empatizar desde un principio y a los que se acaba cogiendo cariño, aún cuando no se compartan sus puntos de vista. Pero es que además, las escenas de acción, de las que hay muchas, son de esas de dejarte sin respiración, ya sea por lo dinámicas que resultan las luchas con armas de filo, por la presencia de ciertos artilugios alquímicos capaces de inclinar la balanza hacia el lado aparentemente más débil o simplemente, por la diversión que provocan en el lector. También estaría bien añadir que hay un cierto toque «retrotecnológico» que hace aún más apasionante la investigación y uso de estos elementos antiguos.

También he disfrutado mucho de ese toque de intrigas palaciegas que se vislumbra dentro de la Orden, aunque resulte un poco maniqueo en la resolución de los conflictos.

Salvando las distancias, me ha recordado por momentos los libros de Gareth Hanrahan y eso son palabras mayores en este blog.

Lo malo es que como digo, es el primer libro de una saga y aunque es un estupendo comienzo, nos quedamos con las ganas de saber más sobre la historia, a pesar de que el libro no es para nada corto. Me ha gustado mucho y por eso lo recomiendo, pero entiendo perfectamente que haya gente que no le vaya a dar una oportunidad hasta ver cómo se va desarrollando la saga. No os preocupéis, que allí estaré yo para comentarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.