Click and Read : The Dark Eye, Chains of Satinav

Volvemos a dar la bienvenida a Antonio Díaz y su sección Click and Read. Hoy nos hablará de otra aventura gráfica con una pinta excelente.

The Dark Eye: Chains of Satinav es una aventura gráfica de corte fantástico relativamente reciente (2012) en la que Geron, el hijo de un artesano local, utiliza sus extraños poderes para evitar un desastre que se cierne sobre la ciudad. A pesar de la estereotipada sinopsis, nos encontramos ante un juego que destaca sobre los títulos contemporáneos por varias razones.

La ambientación no fue creada específicamente para el mismo, lo que suele ser habitual, sino que se basa en un juego de rol germano de fantasía épica de papel y lápiz llamado Das Schwarze Auge (The Dark Eye). Aunque al lector casual pueda no sonarle, The Dark Eye es el juego de rol más exitoso en Alemania, donde incluso supera en ventas al popularísimo Dungeons & Dragons.

La ventaja inherente de utilizar un juego de rol de papel y lápiz como base para cualquier producto es la riqueza del mundo y la ambientación. En Chains of Satinav este tremendo escenario no parece explorarse del todo, pero se intuye que el juego está sostenido por unos sólidos cimientos de historias, leyendas, personajes y facciones. He jugado a otros juegos ambientados en este universo (destacando Blackguards), y en éstos se aprovecha un poco más el mundo de The Dark Eye con la presencia de elfos, enanos y un escenario más amplio.

Chains of Satinav fue diseñado por Daedalic Entertainment, posiblemente la compañía de aventuras gráficas más potente de los últimos años (si exceptuamos quizá a Telltale Games, y todo esto esquivando la discusión si sus títulos son aventuras gráficas o más bien películas interactivas). El poderío de Daedalic y su buen hacer se notan en una banda sonora simplemente gloriosa (no hay canción mala y la mayoría son excelentes) y un doblaje profesional. Mi única pega en este campo podría ser que la voz del protagonista me resulta un tanto patética a veces, por lo suplicante de su tono. Pero es claramente una apreciación personal y no he visto que sea compartida por la crítica.

El arte y diseño del juego es mucho más moderno, dejando a un lado ese pixel art y la nostalgia que lo acompaña. Chains of Satinav tiene escenarios y personajes dibujados a mano y renderizados, y cuenta con la ocasional imagen de transición entre capítulos a pantalla completa.

El nivel de los puzles es tirando a alto, y más de uno lo encontrará desafiante. Los poderes de Geron suponen una herramienta de variedad alejada del clásico “hablar/observar/combinar/dar/usar” y sirven para aumentar la dificultad. Hay ocasiones en las que su aplicación no resulta demasiado intuitiva (amén de que es más difícil recordar que tienes la posibilidad de, por ejemplo, romper ciertas cosas con la mente a voluntad). Aunque conseguí superarlo sin acudir a una guía, hubo un par de momentos donde lo tuve que quitar y volver al día siguiente, porque no lograba hallar la solución a alguno de los problemas planteados.

El punto más fuerte del juego es su argumento (cosa que siempre se agradece en las aventuras gráficas). Chains of Satinav es una historia con un fuerte componente dramático y fácilmente te involucras en la historia y temes por los protagonistas. La verdad es que en la historia de los juegos point & click parecen predominar los humorísticos por encima de cualquier otro tipo, pero Chains of Satinav nos recuerda que existen otros enfoques más profundos e igual de satisfactorios.

Como buen título de Daedalic, The Dark Eye: Chains of Satinav suele encontrarse en oferta, a veces unido a un pack de aventuras de la compañía germana o a otros juegos ambientados en el universo Das Schwarze Auge. Es una de mis aventuras gráficas favoritas de la última década y un título que va de menos a más y no decepciona al perseverante. Aunque es una historia autoconclusiva ha sido continuada por Memoria, del mismo estudio, título que trataremos en otra ocasión.

Click and read : Kathy Rain

Hoy tenemos el inmenso placer de presentar una nueva sección en Fantástica Ficción :  Click and read, dedicada a las aventuras gráficas. Hemos conseguido tomar prestado secuestrar la colaboración de @mertonio, en un ejercicio de coacción compartición de recursos con nuestro blog de cabecera, Sense of Wonder. Esperamos que os guste y que esta sea el primero de muchos artículos interesantes.

 

Cuando yo tenía 8 o 9 años mi padre, que trabajaba en un banco, trajo a casa un 386 porque en la oficina los habían sustituido por unos 486 de última generación. Hoy en día, al ritmo que va la tecnología, podemos decir que cualquiera de los parámetros de ese ordenador 386 es absolutamente despreciable. Su velocidad era de 25 megaherzios (33 si pulsabas el botón de turbo, ¡ojo!) y utilizaba disquetes de 5¼” o los novedosos disquetes de 3½”. Estos últimos tenían una capacidad de tan sólo 1.45 megas cada uno. La repera vamos.

Sin embargo, era más que suficiente para la época y así fue como empecé a jugar a mis primeros juegos, muchos de los cuales eran aventuras gráficas. Como yo era muy pequeño, mi madre jugaba conmigo a titulazos como Monkey Island, Loom, Maniac Mansion, Indiana Jones and the Fate of Atlantis, King’s Quest V, Laura Bow e incluso Leisure Suit Larry in the Land of the Lounge Lizard (el remake del 1991) que aunque fuera considerado no apto para menores, mi madre siempre ha sido un tanto alternativa para estas cuestiones. En la escena en la que Larry se cepilla a una prostituta para perder finalmente la virginidad, si te olvidabas de ponerte un condón, al pobre Larry le explotaba el cacharro. Mi madre me dijo que esa escena representaba la realidad a la perfección y que me asegurara de tener siempre protección a mano. Así es mi madre, que no da puntada sin hilo.

En esa época nació mi duradero amor por este género de juegos con mucho texto y de acción más bien pausada. Y aunque ni Lucasarts ni Sierra son lo que eran, han llegado otras compañías para suplir su lugar y un sorprendente número de pequeños estudios indie que nutren al público con aventuras gráficas de corte clásico.

Kathy Rain está claramente inspirada en los clásicos de Lucasarts. Creada por el estudio Clifftop Games tras el que se encuentra Joel Staaf Hästö, un sueco que dibuja, programa y compone. Viendo el resultado final, cualquiera diría que ha sido obra de una sola persona.

Clifftop Games nos ofrece la que, esperemos, sea la primera parte de una serie de juegos. Kathy Rain es también el nombre de la protagonista, una joven con un problema grave de actitud y que estudia periodismo en una universidad del medio oeste americano. Una mañana recibe una llamada para ir al entierro de su abuelo, un hombre al que ella adoraba pero que ya hacía años que se encontraba en un estado catatónico. Poco después del entierro descubre que las circunstancias que llevaron a su abuelo a ese estado vegetativo no están tan claras como deberían y decide investigar.

Kathy Rain está perfectamente doblado al inglés, y es probablemente el elemento que más diferencia a esta nueva hornada de juegos de los clásicos de los 80 y 90. La calidad de las voces es excelente y mejora la experiencia de juego en varios enteros.

Argumentalmente es un título sencillo pero bien pensado, con una historia de detectives con un toque noir que no termina de cuajar pero con varios elementos sobrenaturales muy Twin Peaks que me recuerdan poderosamente a la saga Blackwell de Wadjet Eye Games. Mi impresión es que es un tanto corto, ya que puedes pasártelo de cabo a rabo en unas 5 o 6 horas, pero también permite que no te canses y que no se estire la historia innecesariamente.

Un punto a destacar son los puzles. Clifftop Games ha ambientado el juego a principios de la década de los 90, con lo que los recursos tecnológicos son los mismos que yo tenía en el salón cuando jugaba a esas aventura gráficas clásicas con mi madre: disquetes de 3½” y monitores CRT. Hästö ha desarrollado un par de puzles bastante ingeniosos aprovechando esta tecnología obsoleta (con una escena de hackeo mediante disquetes incluida y todo). El resto de los puzles son correctos, con un par de momentos un poquito más difíciles, incluyendo el clásico en el que tienes que utilizar el objeto adecuado en el lugar correcto y, además, en el momento preciso. Sin embargo, yo catalogaría el juego como más bien sencillo (que no por ello menos disfrutable).

En el aspecto gráfico destacaría un apropiado uso del arte 2d pixelado en homenaje/imitación de esas aventuras clásicas. Sin embargo, el juego tiene alguna animación un tanto brusca y ortopédica. A modo de contraste, Clifftop Games se ha tomado el trabajo de crear retratos para todos los personajes (que aunque no están animados, muchos cuentan con varias versiones para diferentes emociones).

En resumen, Kathy Rain es un claro ejemplo de una de las vertientes modernas de la aventura clásica. Juegos con un potente feeling remember, creados por estudios indie o cuasi-indie y dotados con algunos adelantos (mejor resolución gráfica, sistemas de puzles más perfilados, doblaje con actores profesionales, etc). Lo mejor, puedes descargarte una demo sin compromiso. Lo peor, no hay segunda parte confirmada.