The collected stories of Vernor Vinge

collectedvernor

Soy una de las incautas que compraron la edición pirata de los libros de Vernor Vinge, un autor con poca producción pero bastante conocido y premiado por ella. Sirva esto como introducción al interés que podía despertar en mí esta recopilación de historias.

Bookworm, Run!

Para ser el primer relato de Vinge, sus ideas sobre la singularidad ya estaban presentes. Un chimpancé mejorado, con capacidad para estar conectado a la mayor base de datos del mundo sirve al autor para presentar el concepto de Inteligencia Asistida, como contraposición a la Inteligencia Artificial.

The Accomplice

Se nota mucho, muchísimo el paso de los años desde que se publicó esta historia hasta la actualidad, pero no deja de resultar interesante la lectura. El hecho de que se considere un robo a una empresa el tiempo computacional resulta muy interesante, pero el desarrollo de la historia, con el avance de la tecnología cinematográfica no lo es tanto.

The Peddler’s Apprentice

Aunque la premisa del viaje en el tiempo hacia el futuro es interesante, la idea de que quien realiza este viaje lo haga solo para vender productos… resulta insostenible.

The Ungoverned

Adelantándose varios años a las guerras del agua de Bacigalupi, en este relato prevalece esa individualidad tan estadounidense de arreglar los problemas por sí mismo, preferentemente con un gran calibre por delante.

Long Shot

Curiosa historia desde el punto de vista de una nave espacial enviada a otro mundo para realizar una misión que no es capaz de recordar. El final deja abiertas más dudas de las que resuelve.

Apartness

Esta historia postapocalíptica con un hemisferio norte devastado y una investigación de una tribu perdida fue la primera publicación de Vinge. Se nota en cierta torpeza a la hora de exponer los hechos, pero no dudo de que resultó prometedor en su momento

Conquest by Default

Curioso relato narrado desde el punto de vista de una especie alienígena que visita la Tierra con su tecnología superior. Basándose en el pasado de la humanidad, somos testigos de una narración desde el punto de vista del «otro», del «extraño». Recomendable.

The Whirligig of Time

Este relato está dividido en dos partes: la primera, muy corta, describe la destrucción de ciudades mediante armas nucleares. La segunda habla sobre el imperio que se crea como consecuencia de esta destrucción. Aunque resulta curioso ver otra versión de la invasión comunista, no es un relato que me parezca importante.

Bomb Scare

Un relato que sirve para poner a la humanidad en su lugar en el espacio, ya que en escala no pasamos de ser hormigas en comparación con otras especies.

The Science Fair

Una historia con tintes medievales, que recuerda mucho, quizá demasiado a «Anochecer» de Asimov, por la forma en afrontar un evento cósmico.

Gemstone

Me gusta la idea de un explorador que formó parte de las expediciones a los lugares más recónditos del planeta y que dejó en herencia a su esposa una extraña gema, capaz de emitir frío y de convertir plástico en diamante. El desarrollo, sin embargo, no me acaba de convencer.

Just Peace

La mejor forma de reconciliar a enemigos acérrimos es que tengan que hacer casua conjunta contra un enemigo común.

Original Sin

Muy interesante la idea de una especie alienígena cuyo acelerado ciclo de vida le ayuda a avanzar tecnológicamente mucho más rápido que los humanos, pero también le condena a una vida más corta donde no pueden desarrollar su potencial. ¿Querría la humanidad ayudar a esta especie para tener un competidor que valga la pena?

The Blabber

Me ha encantado esta historia situada en el mismo universo que Un fuego sobre el abismo, un libro más que recomendable. Narra la historia de una planeta situado en la Zona Lenta, pero lo suficientemente cerca del Más Allá como para conocerlo y recibir visitas de turistas que vienen a comerciar. Lo curioso de la historia es el animal de compañía que tiene el protagonista, sobre el que no diremos mucho por no destripar la trama.

Win a Nobel Prize!

No le conocía yo esta punto cómico a Vernor Vinge, que a modo de anuncio publicita la creación de una tecnología capaz de convertirte en un experto total en una determinada materia, con el contrapunto de ser un iletrado en todo lo demás.

The Barbarian Princess

Aunque parece más una broma que un relato por su interpretación de la venta de las revistas pulp, se trata de una aventura entretenida.

Fast Times at Fairmont High

De los mejores de la recopilación, aunque ya lo había leído en la edición española de AJEC (El monstruo de las galletas) y se resiente un poco en la relectura. Resulta muy interesante por cómo prevé cosas que están sucediendo hoy en día, como los wearables y el uso de drones para el reparto, pero el hilo conductor es algo tenue.

Tenía bastantes ganas de leer este volumen de relatos pero he quedado algo decepcionada.

Jack Glass

jackglassEs una pena que ya haya acabado el plazo de nominaciones para los premios Hugo, porque creo que esta novela de Adam Roberts se hubiera merecido entrar entre mis elegidos.

El autor plantea el libro como tres homenajes a la Edad de oro de las novelas de misterio y de ciencia ficción. De este modo, cada una de las tres partes que constituyen el libro se desarrollan como un caso típico de los libros de detectives: el asesinato en un habitación cerrada, el crimen que nadie pudo cometer en la casa de campo y el asesinato con un arma inexistente.

En todos los casos sabemos, o creemos saber quién es el asesino, el famoso Jack Glass, buscado en todo el sistema solar por sus crímenes contra la familia gobernante, los Ulanova.

El contexto en el que se desarrolla el libro es importante, la humanidad se ha expandido por el sistema solar, utilizando burbujas que sostienen la vida (recuerdan a La saga de las Burbujas de Vinge). Las diferencias sociales son extremas, entre la casta superior, liderada por la familia Ulanova y sus cinco familias auxiliares y los pobres que proliferan en las burbujas de más baja calidad, expuestos a la radiación y a todos los peligros de la vida en el espacio.

En la primera parte del libro, adecuadamente llamada In the box, siete convictos son encerrados en un asteroide con los dispositivos mínimos para sobrevivir a su condena de 11 años, el procedimiento estándar. Su tarea consiste en convertir en habitable el trozo de roca en el que están atrapados, encontrando hielo para beber y transformar en aire. De esta forma los comerciantes que los han llevado así consiguen beneficios de los trabajos forzados de los presos, si es que sobreviven. La convivencia es extremadamente dura y Roberts no se corta ni un pelo en explicar todos los pormenores de las relaciones que se desarrollan en el vacío.

Un preso que se hace llamar Jac ha sido atrapado en esta cárcel por error, pero sabe que cuando las autoridades se den cuenta de quién es volverán a por él, así que debe escapar de una prisión de la que es imposible huir.

Esta primera parte de la lectura me costó mucho trabajo, no porque no fuera interesante, si no por el nivel de crudeza y casquería que exhibe el autor. Demasiado para mi estómago. Aún así, seguí leyendo fascinada por el desarrollo de la historia.

La segunda historia, titulada The FTL Murders, se desarrolla en la Tierra. Las dos herederas (Eva y Diana) de una poderosa familia solo un escalón por debajo de los Ulanov pasan una temporada en la Tierra, adaptándose al pozo gravitacional que convierte todo movimiento en una tortura para alguien acostumbrado a la ingravidez. Las dos son extremadamente inteligentes, de hecho fueron creadas para orientarse a la resolución de problemas. Mientras Eva está realizando su séptima tesis doctoral sobre el fenómeno conocido como Champagne Supernova, Diana disfruta resolviendo los misteriosos asesinatos de un mundo virtual.

En los primeros días de adaptación, se comete un homicidio en la residencia de las hermanas. Uno de los sirvientes aparece muerto con el cráneo resquebrajado, y el arma del crimen es un pesado martillo que ninguno de los sirvientes (los únicos sospechosos, porque nadie más ha entrado o salido de la finca) podría manejar en esta gravedad. Diana se encarga de investigar lo sucedido, que por alguna extraña razón parece estar relacionado con la investigación de su hermana.

El desarrollo de esta segunda parte es todavía más interesante que la anterior, ya que aunque a priori puede parecer poco importante sienta las bases para el desarrollo de todo el libro.

La tercera historia, The impossible gun, se desarrolla en el espacio. Y no se puede contar mucho porque destriparía el fina del relato anterior, pero se puede decir que se narra una huida y hay una muerte provocada por un arma que no puede existir. Y también me gustaría mencionar que tiene un capítulo con un gran título-homenaje: «The murder of Roger RACdroid».

La tercera parte, aunque también muy bien escrita y de una lectura difícil de dejar de lado es la que menos me ha gustado, porque me parece que tiene un final tramposo y que deja hilos sueltos que no sabemos si se finalizarán algún día. Este es el único impedimento que hace que no piense en el libro como excelente si no como muy bueno.

Como colofón, se incluyen dos historias adicionales en el mismo escenarios, escritas en verso por Roberts. Merecen mucho la pena y creo que voy a buscar algún libro más de él.

De implantes y cyborgs

cyborg_logoEn las noticias aparece últimamente Oscar Pistorius por razones muy diferentes a las que le hicieron famoso en primer lugar. Su presencia mediática me ha dado la idea para este artículo, en el que comentaré algunos libros sobre las mejoras mecánicas a las que se podrían someter los humanos en un futuro.

A nuestro alrededor podemos observar que vivimos permanentemente conectados. Esta idea ya aparecía en libros como “Neuromante” de Gibson y “True Names” de Vinge, pero dentro del ámbito de este post entrarían las mejoras como las lentillas para Realidad Aumentada, postuladas por Vernor Vinge en “El final del arcoiris” que es una ampliación del mundo creado en “Acelerados en el Instituto Fairmont”. Estas lentillas no son muy intrusivas, pero son solo el primer paso. Continuar leyendo «De implantes y cyborgs»