The Bohr Maker

¡Por fin! Por fin he leído un libro de Linda Nagata que me convence. Probablemente sea debido a que sus últimos trabajos han derivado hacia la ciencia ficción militarista, un subgénero que no es de mis favoritos, pero siempre me parecía que le faltaba algo a esta autora para convencerme. Sin embargo, con The Bohr Maker, a pesar de no estar exenta de fallos, el final de la película ha sido muy distinto.

Siempre me ha llamado la atención el uso de la biotecnología en las novelas de ciencia ficción, ya que parece un camino verosímil hacia el futuro de la humanidad. En este caso, el “objeto de deseo” sobre el que gira toda la novela es la posesión del llamado Bohr Maker, una obra maestra de la nanotecnología que permite la modificación del propio cuerpo para adaptarse y autoevolucionar, si se me permite la expresión. Ya sea para utilizarlo o para destruirlo, todos los personajes del libro pelean por él, menos la receptora, que se encuentra inmersa sin comerlo ni beberlo en esta lucha de poder.

El principio de la novela es un poco sorprendente, porque Nagata nos coloca en un escenario donde no parece haber nada de tecnología. Y digo parece porque de soslayo nos muestra una avance que haría las delicias de cualquier ecologista actual, algún tipo de nanomaquinaria que transforma toda la contaminación de los ríos en alimento para los humanos.

También me parece muy conseguido la idea de interactuar con otros seres humanos a través de una presencia “fantasmal” en sus cerebros. Poder viajar entre localizaciones cambiando de cuerpo y utilizar a otros seres, no necesariamente humanos, como “porteadores”.  Aunque estas ideas ahora no resultan tan originales, en un libro del año 95 no eran conceptos tan trillados.

Sin embargo, lo que más me interesa de la novela es su situación temporal. La narración nos deja en un punto anterior a la Singularidad, que se vislumbra en el futuro pero que el gobierno intenta impedir a toda costa. Y es que trabar el desarrollo y la investigación en la tecnología es como ponerle puertas al campo, una labor fútil condenada al fracaso. Más aún cuando la propia policía hace uso de esta tecnología para impedir los delitos. Nagata utiliza de una forma muy inteligente la hipótesis Gaia para explicar la resistencia al cambio de una parte de los humanos, escudándose en la inteligencia de la propia Tierra para compensar los desvaríos de sus hijos, al tiempo que da voz mediante el primer posthumano a los abanderados del cambio. La novela es un diálogo con argumentos a favor y en contra de esta evolución.

Los personajes, aunque bien caracterizados y perfectamente distinguibles, adolecen de falta de empatía. Phousita sí es capaz de despertar sentimientos en el lector, pero los demás son demasiado fríos y cerebrales para conseguirlo. Cumplen su función perfectamente de exponer las ideas de la autora, pero en conjunto se les notan un poco los hilos con los que los va moviendo Nagata, con unas transiciones poco naturales y cierta ofuscación con sus obsesiones personales.

Un libro definitivamente recomendable, uno de los mejores de este #leoautorasoct en el que estoy embarcada.

The Last Good Man

Lo he vuelto a intentar, pero creo que los títulos más recientes de Linda Nagata no son para mí. En esta ocasión The Last Good Man más que una novela de ciencia ficción militarista se podría considerar un thriller político-militar situado en un futuro muy cercano. La diferencia es muy sutil, e incluso entendería que alguien no pensara como yo. Por poner un ejemplo por contraste, mientras que Nexus giraba en torno a la parte de ciencia ficción y no tenía sentido sin ella, en The Last Good Man la ciencia ficción es atrezzo.

Mientras que en The Red : First Light Nagata comenzaba la historia con una alegato sobre la maldad intrínseca de una empresa contratista de defensa, en esta ocasión nos muestra la otra cara de la moneda, la existencia de vacíos legales y zonas sin ley en las que la intervención de estos agentes libres es la única posiblilidad que se puede utilizar para rescatar prisioneros secuestrados.

Por desgracia, la historia es muy tópica. True Brighton, la protagonista, es descendiente de una familia de militares pero ahora trabaja para uno de estos contratistas al mejor postor. La compañia para la que trabaja tiene que realizar una “extracción” de prisioneros en una zona peligrosa y se prepara para ello.

Hasta aquí todo normal. La parte más avanzada es la utilización de diversas tecnologías en el campo de batalla, desde drones pilotados por IA a simulacros de animales para introducirse en las defensas. Esta parte si es entretenida, a poco que te interese algo la robótica, pero para esto preferiría leer un ensayo como Wired for War y no una novela.

El hecho de que uno de los personajes sea prácticamente un cyborg, con una mano y un ojo prostético podría haber dado más juego, pero no se estudia en profundidad su relación con los demás a causa de estos cambios en su cuerpo. Se etiqueta como “no apto” para el combate y Santas Pascuas. Demasiado frío y distante como para que nos podamos sentir identificados con él o con otros personajes.

La amenaza que para los profesionales militares representan las inteligencias artificiales y la automatización del proceso de guerra también tienen su reflejo en The Last Good Man pero insisto, le falta profundidad en el tratamiento de los temas, las implicaciones no solo retributivas sino filosóficas serían muchas y de gran calado. Se me ocurre por ejemplo si habría que tener siempre a un humano supervisando las acciones para dar el visto bueno a pesar de ralentizarlas o dejarlo todo el poder de decisión al algoritmo. Pero algo tan trascendental como esto no se investiga, solo se pasa de puntillas.

En definitiva, me he vuelto a llevar una pequeña decepción. Creo que me tendré que poner con The Bohr Maker u otras obras más antiguas de Linda Nagata, que parece que serán más de mi gusto.

Reach for infinity

reachCompré este libro en la Loncon, pero por unas causas y otras nunca encontraba el momento de sentarme a leerlo, así de agitada es la vida. Y vaya pedazo de antología me estaba perdiendo. Seguro que alguno de estos relatos va a mi votaciones para los premios Hugo, aún me queda decidir cuál.

“Break My Fall” de Greg Egan
Esta historia deja una sensación de relato inacabado, perfectamente explicado en el aspecto formal y matemático pero frío como el hielo en cuanto a los personajes. El uso de asteroides para ir cogiendo velocidad rumbo a Marte es muy curioso y factible, pero solo queda ese poso.

“The Dust Queen” de Aliette de Bodard
Precioso relato que conjuga de forma admirable la nostalgia por el pasado en la Tierra con la esperanza por la vida en otros planetas. La idea de reescribir la memoria propia o ajena para ajustarla a las necesidades de cada momento no es nueva, pero me gusta el acercamiento que habla de lo que se puede perder utilizando este método y el precio que se está dispuesto a pagar. La imagen de los espectáculos de arena en la superficie de Marte para disfrute de los que trabajan desde el espacio para su terraformación es simplemente espectacular.

“The Fifth Dragon” de Ian McDonald

Esta historia de amistad que tiene como fondo la colonización de la Luna y detalla de forma magnífica la terrible decisión que deben tomar los desplazados al satélite. Existe una fecha límite a partir de la cual la pérdida de materia ósea de sus cuerpos impedirá el regreso a la Tierra. La economía lunar también forma parte de la estructura de la historia, que en su parte final cambia nuestra forma de entender a la protagonista.

“Kheldyu” de Karl Schroeder

La idea de absorber el dióxido de carbono contaminante presente en la atmósfera mediante la construcción de una enorme torre me parece sencillamente espectacular. Aunque lo que más me ha gustado es la parte científica del relato, he de decir que la parte de “acción” también estaba bastante biene llevada.

“Report Concerning The Presence of Seahorses On Mars” de Pat Cadigan

Me encanta esta historia de desobediencia civil en las colonias marcianas. La vida en Marte es dura, y las diferencias con la Tierra son cada vez mayores, lo cual es normal cuando las distancias son tan grandes. Además, no se me ocurre una causa mejor para rebelarse contra la autoridad que la que se propone en este relato. Pat Cadigan, en un escenario similar al premiado “The girl-thing who went out for sushi”

“Hiraeth: a tragedy in four acts” de Karen Lord

Interesante relato que mezcla la colonización del sistema solar con un sentimiento de dificil explicación pero que podría equivaler a la morriña. Cuando los humanos se alejan de su planeta madre, al cabo del tiempo la angustia les supera. La única forma de superar este problema parece ser convertir a los humanos poco a poco en cyborgs.

Aunque la idea es muy interesante y el tratamiento psicológico de los personajes parece interesante, el final es muy precipitado.

“Amicae Aeternum” de Ellen Klages

Sentimental historia con un punto de vista muy original: los últimos momentos antes del despegue de una nave generacional.

“Trademark Bugs: A Legal History” de Adam Roberts

Roberts utiliza una compleja estructura imitando un documento legal para presentar un aterrador futuro en el que las grandes empresas farmacéuticas desarrollan virus ad hoc para luego vender la cura. ¡Y resulta que legalmente tienen razón!

“Attitude” de Linda Nagata

El deporte en la ciencia ficción es un campo que no ha sido muy explorado por los escritores. Hay que pensar bastante para recordar algún relato en el que sea importante, pero Linda Nagata lo toma como base para construir esta historia. La pasión por un deporte en gravedad cero proporciona los réditos necesarios para seguir con las construcción de una estación espacial en la órbita terráquea. Pero cuando se mueve tanto dinero, siempre aparecen problemas.

“Invisible Planets” de Hannu Rajaniemi

Bellísimo relato del autor finlandés que es capaz de utilizar su desbordante imaginación para presentarnos distintos mundos con apenas unos párrafos y entrelazar estas ideas con una inspiración final.

“Wilder Still, the Stars” de Kathleen Ann Goonan

Aunque trata de temas muy interesantes como qué distingue a los seres humanos de las inteligencias artificiales, la prolongación de la vida y la carrera espacial, me parece que carga demasiado el aspecto sentimental sin dejar claro los aspectos negativos. Aún así, es una lectura agradable.

“The Entire Immense Superstructure’: An Installation” de Ken Macleod

Extraño relato que mezcla lo que se considera una forma artística con la ciencia y los experimentos habitacionales. No sé dónde pretende llegar el autor y se queda en un entretenimiento ligero.

“In Babelsberg” de Alastair Reynolds

Creo que no había leído nada de Alastair Reynolds en formato corto y no sabía si su estilo, perfecto para historias muy largas se adaptaría a esta longitud. La verdad es que la historia tiene la longitud perfecta, un desarrollo agradable y un final previsible pero que se puede disfrutar perfectametne.

“Hotshot” de Peter Watts

Compleja historia sobre la libertad de elección que no estoy segura de haber entendido bien, como que pasa con otras obras de Peter Watts. ¿Cuál sería la principal razón para que la humanidad se volcara en salir del planeta Tierra?

La recopilación realiada por Jonathan Strahan me parece espectacular. Todos los relatos tienen buen nivel y hay algunos excepcionales. Una compra obligatoria para cualquier amante de la ciencia ficción.

Portadas y sinopsis de la nueva saga de Linda Nagata

Ya conocemos cuáles serán las portadas de los nuevos lanzamientos (aunque el primero ya fue autopublicado) de Linda Nagata en Saga Press. Se llamarán The red y The trials. También os traigo las sinopsis.

thered the trials

The Red

Reality TV and advanced technology make for high drama in this political thriller that combines the military action of Zero Dark Thirty with the classic science fiction of The Forever War.

Lieutenant James Shelley, who has an uncanny knack for premeditating danger, leads a squad of advanced US Army military tasked with enforcing the peace around a conflict in sub-Saharan Africa. The squad members are linked wirelessly 24/7 to themselves and a central intelligence that guides them via drone relay—and unbeknownst to Shelley and his team, they are being recorded for a reality TV show.

When an airstrike almost destroys their outpost, a plot begins to unravel that’s worthy of Crichton and Clancy’s best. The conflict soon involves rogue defense contractors, corrupt US politicians, and homegrown terrorists who possess nuclear bombs. Soon Shelley must accept that the helpful warnings in his head could be AI. But what is the cost of serving its agenda?

 

The Trials

In the wake of nuclear terrorism, a squad of elite soldiers must combat artificial intelligence and seek justice in this military political thriller, a sequel to The Red.

Lieutenant James Shelley and his squad of US Army soldiers were on a quest for justice when they carried out the unauthorized mission known as First Light. They returned home to America to face a court-martial, determined to expose the corruption in the chain of command that compelled their actions. But in a country still reeling from the nuclear terrorism of Coma Day, the courtroom is just one battlefield of many.

A new cycle of violence ignites when rumors of the elusive, rogue AI known as the Red go public—and Shelley is, once again, pulled into the fray. Challenged by his enemies, driven by ideals, Shelley feels compelled to act. But are the harrowing choices he makes really his own, or are they made for him, by the Red? And with millions of lives at stake in a game of nuclear cat-and-mouse, does the answer even matter?

Linda Nagata: Nanopunk sin fronteras

Uno lee una obra que le entusiasma y después se pasa la vida rastreando a su autor sin entender por qué no es más conocido y cómo es que no recibe más atención por parte de la crítica, sin explicarse por qué no es más popular entre los lectores. Hace bastante años leí The Bohr Maker, una novela desconocida para muchos fans del género, al menos en España, pero que supuso mi primera toma de contacto con el ciberpunk -antes incluso de leer Neuromancer, a pesar de ser ésta una obra anterior.

Desde entonces he seguido los pasos de su autora, la estadounidense Linda Nagata, y he leído algunas de sus obras posteriores como Vast o Limits of Vision, admirando su capacidad para crear historias en las que la tecnología se acopla a la vida orgánica de maneras diferentes y originales. Con motivo del especial que El Fantascopio ha organizado sobre autoras de ciencia ficción, mi compañero Elías y una servidora hemos tenido la oportunidad de entrevistar a esta escritora, conversación que os ofrecemos en inglés en el estupendo blog Sense of Wonder y en español, seguidamente.

Continuar leyendo “Linda Nagata: Nanopunk sin fronteras”

Contenidos de Reach for Infinity

ReachForInfinity-195x300Jonathan Strahan ha hecho pública la tabla de contenidos de su nueva recopilacion “Reach for infinity”. Si habéis leído los interesantísimos post de Sense of Wonder sobre autores de relatos, parece que Strahan y Odo tienen un gusto similar, lo que es marchamo de calidad.

Aquí os pongo los relatos y los autores:

  • “Report Concerning The Presence of Seahorses On Mars”, Pat Cadigan
  • “The Dust Queen”, Aliette de Bodard
  • “Break My Fall”, Greg Egan
  • “Wilder Still, the Stars”, Kathleen Ann Goonan
  • “Amicae Aeternum”, Ellen Klages
  • “Hiraeth: a tragedy in four acts”, Karen Lord
  • “The Entire Immense Superstructure’: An Installation”, Ken Macleod
  • “The Fifth Dragon”, Ian McDonald
  • “Attitude”, Linda Nagata
  • “Invisible Planets”, Hannu Rajaniemi
  • “In Babelsberg”, Alastair Reynolds
  • “Trademark Bugs: A Legal History”, Adam Roberts
  • “Kheldyu”, Karl Schroeder
  • “Hotshot”, Peter Watts

La verdad, tiene una pinta estupenda. ¿Cuánto falta para junio?

Libro gratis : The wild de Linda Nagata

TheWild_200x300En su blog Linda Nagata ha publicado de forma serializada su novela “The Wild”.

Es una buena oportunidad para acercarnos a esta autora y ver si nos gusta lo que escribe. Estará disponible completa durante un tiempo limitado, ya que la propia autora la va a publicar como ebook.

Aquí os dejo la sinopsis.

Generations past, the people lived in an Edenic land, but disaster forced them to seek a new home on a wild continent that never before knew a human presence. The Wild is inhabited by spirits of wind, stream, forest, and mist, but these beings care nothing for the people, and some are cruel and hostile. The most powerful of these is Siddel, a spirit of storm and thunder who committed an abomination when he created the arowl — mad, ravening beasts endowed with an unquenchable hunger that drives them to hunt the people. Bennek is a young warrior who leaves behind the relative safety of the Protected Lands to venture north with his brother and his cousin, on a quest to find an ancestral spirit that most people believe departed the world long ago. As Bennek and his kin make their way north, other forces are stirring. The fate of both the people, and the Wild itself, may soon be decided.