Presentación de Paco Roca en Granada

El jueves 13 de diciembre tuve el placer de asistir a la presentación de la nueva obra de Paco Roca, El tesoro del Cisne Negro, con José Luis Munuera como maestro de ceremonias.

Antes de la sesión de firmas, se entabló un pequeño coloquio entre ambos autores hablando sobre esta obra en particular y sobre la trayectoria de Paco Roca en general. Me fue imposible escribir todo lo que se habló, pero sí que tomé algunas notas que os traigo para vuestro disfrute. Agradezco a Paco el permiso para publicar lo que se habló y, por supuesto, su trabajo en las dedicatorias a los allí congregados.

José Luis Munuera comenzó la presentación comentando cómo conoció a Paco Roca en el festival de Angoulême y cómo hablaron sobre la obra que estaba desarrollando en ese momento «una historia de ancianos que pierden la memoria». En un arranque de «anticlarividencia» Munuera pensó que una historia así no tendría ningún éxito… y tuvo que retractarse, ya que Arrugas le valió a Paco Roca el reconocimiento internacional e incluso una adaptación cinematográfica. De hecho, se ha convertido en la punta de lanza de lo que se podría llamar «nueva novela gráfica española».

Precisamente esta adaptación cinematográfica y su presentación en EE.UU. puso en contacto a Roca con Guillermo Corral, el guionista de su última obra. Guillermo le comentó al dibujante una idea que tenía para un cómic, algo que en principio escamó a Paco Roca (al que se debe acercar mucha gente con esa intención) pero como tenía que cenar con él ya que «Guillermo estaba en posesión de su billete de vuelta a España» (sic) al final la idea le convenció.

Guillermo Corral, diplomático de carrera, estaba claramente influenciado por la tradición franco-belga del cómic europeo, mientras que Paco Roca intentaba huir de esa descripción. Se produjo así un tira y afloja en la obra por dotar de sentido de la aventura a una historia en la que al fin y al cabo los protagonistas son funcionarios del Gobierno de España. La obra es bastante realista según el autor, aunque tiene algunos elementos inventados, sobre todo para evitar las posibles demandas.

Hablando de la propia trayectoria de Paco Roca como autor de cómics, indicó que empezó tardíamente en este mundo, ya que él venía del diseño gráfico. Durante muchos años compartió despacho con un ilustre de la ciencia ficción española, Juan Miguel Aguilera. El hecho de que empezara en el cómic tarde en su carrera hizo que afrontara el cómic desde una perspectiva distinta a la del «lector hardcore», quería que su trabajo llegara a mucha gente y quizá por eso ha conseguido tener tanto tirón.

Según Munuera, el dibujo de Roca es sintético pero consigue transmitir muchos sentimientos. Trabajar sin limitación en el número de páginas le permite deleitarse en ciertos pasajes, pero su objetivo no es que el lector se centre en una sola viñeta o dibujo si no en el relato que cuenta.

Espero que os haya gustado este pequeño resumen de una tarde muy instructiva. De nuevo, gracias a Paco Roca y José Luis Munuera.

Zorglub : La hija de Z

He de reconocer que tengo una debilidad especial por el trabajo de José Luis Munuera, como ya se ha podido comprobar por estos lares. Así que cuando vi que se iba a iniciar una nueva línea de Spirou, pero tomando como personaje principal a Zorglub, fue inevitable que el ejemplar cayera en mis manos.

Munuera tiene una innegable vis cómica, visible en otros trabajos en solitario como Los Campbell que está muy presente en esta obra también. Pero no es lo único destacable del tomo. En la parte del guión se trata de una manera muy natural el conflicto generacional entre padres e hijos, la sobreprotección de los vástagos frente a la búsqueda de libertad de estos. Esta dinámica de enfrentamiento da lugar a unos diálogos francamente divertidos. Me encanta también como el autor se burla de sí mismo metiéndose con las continuaciones infinitas de contenidos audiovisuales dentro de un tebeo que de por sí es una nueva continuación. Quizá se cargan demasiado las tintas en el elemento antibelicista que sustenta la narración, pero por contra tenemos una integración racial perfectamente llevada a cabo.

El aspecto visual es sencillamente espectacular. Los personajes estilizados a los que nos tiene acostumbrados el autor se unen con un dinamismo tan bien conseguido en las escenas de acción que entran por el ojo como si se tratara de una secuencia cinemática. Además, hay que destacar que en la edición de Dibukks hay una maravillosa splash-page central en la que recrearse.

El tratamiento del color también es muy adecuado a la historia que se está contando. En general, me parece un muy buen inicio de serie, que cae algo en los tópicos pero que pretende desligarse del resto de Spirou para labrar su propio camino. Es una apuesta arriesgada pero que puede ser muy acertada.

Sir Pyle

pyle_portadaMe he llevado una sorpresa más que agradable con este recopilatorio que compré en un arrebato y del que he disfrutado como un niño el día de Reyes.

Sir Pyle. S Culapio es un mitólogo al mejor postor, ofrece sus servicios a todos los seres de leyenda con que se encuentra, desde la momia alérgica a las vendas al yeti con problemas de frío. La mayoría de los arcos argumentales son historias cortas que va contando a su criado, casi siempre con un giro final hilarante.

El tono del tebeo es satírico a más no poder, cargado de mucha mala idea, la que tiene el propio personaje y la que va encontrando por el mundo.

En este tomo recopilatorio tenemos los tres álbumes que se publicaron hace más de diez años en Francia. El nivel, excelente en la primera entrega, va bajando en las posteriores, aunque no dejan de ser entretenidos.

En el aspecto gráfico la labor de Munuera se adapta perfectamente al guión de Morvan. El español despliega todo su don para la caricatura y para la antropomorfización de los animales. El color de los tebeos también es acorde al dibujo y al público al que está dirigido, ya que nos encontramos ante una obra juvenil.

Sir Pyle es una persona ruin y como tal se comporta. Aún así, en el segundo tomo vemos algunos flashbacks de su extenso pasado (a pesar de su aspecto se trata de una persona muy longeva) que se utilizan para dar profundidad al personaje, quizá pensando en futuras entregas que quedaron en el tintero.

La longitud de los relatos permite a los creadores plantear multitud de escenarios, pudiendo pasar de algunas imágenes con la Alhambra de fondo al lejano Oeste en un breve espacio de tiempo.

En el tercer álbum, el que menos me ha gustado, los autores se ríen de sí mismos, atraviesan la cuarta pared y nos hacen partícipes de su labor. Aquí interviene también como dibujante Rubén.

Un tebeo muy recomendable si quieres pasar un buen rato.