The Atrocity Archives

the_atrocity_archivesMezclar la computación con el fin del mundo no es nada nuevo, solo hay que recordar el estupendo relato “Los nueve billones de nombres de Dios” de sir Arthur C. Clarke para ver que este recurso se ha utilizado desde los comienzos de la ciencia ficción. Sin embargo, si añadimos unos toques de fantasía muy oscura y algo de horror lovecraftiano, el resultado es menos previsible.

Esto es lo que hace Charles Stross en sus Atrocity Archives y lo debe hacer bastante bien ya que va por la cuarta entrega de la serie «The Laundry Files», que el año pasado ganó el Locus de Fantasía.

El autor cuenta con sólidos conocimientos informáticos de los que hace gala en el libro, aunque están aderezados con toques chtulianos, nazis malvados y en general, cualquier bicho con demasiados tentáculos dispuesto a sorbernos el seso (la traducción es mía pero es casi literal). Esto tiene su gracia, sobre todo cuando todo el planeta está envuelto en una trama conspiranoica para que no conozcamos esta terrorífica realidad y podamos seguir viviendo nuestras vidas como si nada. El protagonista de los dos relatos es Bob Howard, un administrador de sistemas de “The Laundry”, agencia hipersecreta del gobierno británico destinada a lidiar con horrores cósmicos que pretenden devorarnos en cuanto nos despistemos. Bob se aburre de su trabajo de oficina, y quiere trabajar como agente de campo, con los riesgos que ello conlleva.

Parece que una novela de espías por fuerza ha de tomar como referencia a James Bond, cuando se supone que el trabajo de un espía es pasar desapercibido. Stross no cae en ese error, aunque la parafernalia de armas, amuletos y gadgets variados de los que tiene que hacer uso Howard no tiene nada que envidiar de cualquier producto de la imaginación de M.

Los dos relatos de esta primera entrega (“The atrocity archives” y “The concrete jungle”) están plagados de referencias que harán las delicias de cualquier persona con curiosidad por conocer las fuentes de inspiración del escritor. El primer relato en particula hablar de Wolfenstein y es innegable la influencia del famoso videojuego en toda la trama, aunque el desarrollo sea incluso más macabro. ¿Y qué decir de la ironía de llamar a su superior Angleton, como James Jesus Angleton?

Mi favorito sin embargo es “The concrete jungle”, porque me parece algo más terrenal (sin serlo en demasía) y porque trata un tema muy polémico desde un óptica (nunca mejor dicho) distinta. ¿La proliferación de cámaras de televisión en todas partes pone en peligro nuestra intimidad?

Tampoco todo van a ser alabanzas, la prosa del autor es un poco enrevesada y utiliza en demasía los mismos recursos, por ejemplo Bob pierde más el conocimiento que Homer usa la cortinilla de estrella., y las quejas sobre la burocracia y el presupuesto, aunque divertidas, pueden llegar a resultar cansinas.

En resumen, un libro divertido que no pasará a la historia de la ciencia ficción, pero que tampoco es lo que pretende.

Sense8 recibe el visto bueno de Netflix

Sense8, la nueva serie de los hermanos Wachowski y J. Michael Straczynski, ha recibido el visto bueno por parte de Netflix para empezar a rodar en junio.

Se sabe poco sobre la trama de la serie,  que en un principio tendrá 10 episodios. 8 personas de lo más variopinto reciben la misma «visión» y un misterioso personaje quiere reunirlos para asesinarlos.

Esto es lo que ha transcendido sobre los personajes:

…a closeted Mexican telenovela hunk, an Icelandic party girl, a German safe-cracker, a Korean businesswoman, an African bus driver and a transgender American blogger (a la Lana?). Perhaps most intriguing, though, are Jonas, an apparently magic African-American who appears to all of the “visionaries,” and his evil counterpart, Mr. Whispers (arguably the best-named villain since The X-Files’ Cigarette-Smoking Man).

Con tan pocos datos es difícil formarse una opinión, pero teniendo en cuenta lo que disfruté con Babylon 5 y Rising Stars espero que con la mano de Straczynski dirigiendo los hilos nos encontremos con algo interesante.

Phoenix Wright : Ace Attorney

aceattorneyQuizá algo tapada por el éxito abrumador de ventas de la Wii, la hermana pequeña de esta consola, la Nintendo DS, siempre se ha considerado una «consola para niños». Sin embargo, la inclusión de la pantalla táctil y la utilización de este recurso por parte de los programadores hizo que fuera distinta a las demás. También gozó de un amplio catálogo que si bien tenía muchos juegos menores, escondía también alguna que otra joyita como el título del que hablamos.

En el juego encarnamos a Phoenix Wright, un joven abogado defensor que acaba de comenzar su carrera. El primer caso al que se enfrenta es de asesinato, y quizá le venga grande, pero tiene todos las capacidades para enfrentarse a él y salir victorioso.

Es un juego muy pausado, demasiado a veces, que basa su éxito en el guión. Los casos son realmente enrevesados y aunque se pueda prever el final, nunca se sabe qué camino habrás de seguir para alcanzar tu meta. También resulta extremadamente adictivo, siempre intentando saber qué pasará a continuación.

La parte gráfica está muy simplificada para que nos centremos en el guión, que al fin y al cabo es lo importante. Los casos se dividen en dos «fases»: la investigación, donde recolectaremos las pruebas que utilizaremos en el juicio, y el juicio en sí.

Aunque es un juego muy entretenido tiene un grave problema, y es que no se puede variar la velocidad en la que aparecen los textos de los diálogos, por lo que muchas pero que muchas veces ya habremos leído el texto antes de que podamos pasar a la siguiente pantalla, con lo que el desarrollo se ralentiza de forma extrema.

La parte fantástica del juego es la posibilidad de hablar con una fallecida que nos ayudará a lo largo de los juicios, pero esto no deja de ser un subterfugio que se podría haber solucionado de otra manera.

En definitiva es un juego divertido pero que conviene tomar en pequeñas dosis para no acabar saturados. Si en las siguientes entregas han mejorado el sistema de diálogos y se mantiene el nivel del guión, no me cabe duda de que los jugaré.

Finalistas Prometheus Hall of Fame Awards

Se han anunciado los finalistas para el Hall of Fame de los premios Prometheus, destinados a obras de ciencia ficción y fantasía que conceden la mayor importancia a la libertad como cimiento de la civilización, la paz, la prosperidad, el progreso y la justicia.

Son los siguientes:

  • As Easy as A.B.C.”, una historia corta de Rudyard Kipling (disponible en el proyecto Gutenberg).
  • “Sam Hall” de Poul Anderson.
  • “‘Repent, Harlequin!’ Said the Ticktockman”, conocidísima historia de Harlan Ellison.
  • «Falling Free» de Lois McMaster Bujold, la primera novela situada en el que luego sería conocido como el universo de Miles Vorkosigan.
  • «Courtship Rite» de Donald M. Kingsbury.

Los ganadores del año pasado los puedes consultar en este enlace.

Abierto el plazo de nominaciones Hugo 2014

El tiempo pasa muy rápido, por lo menos para mí. Parece que apenas se acaban de anunciar los ganadores de los Hugo 2013 y ya está abierto el plazo para nominar a nuestros preferidos para estos prestigiosos premios en el 2014.

Si todavía no sabes muy bien de qué va esto de las nominaciones a los Premios Hugo, en esta entrada de Sense of Wonder se explica perfectamente y si te decides a apuntarte, aquí se pueden rellenar los formularios.

Martian Sands

martian-sands-En 1941, antes del ataque de Pearl Harbour, un extraño personaje se materializa ante el presidente de los EE.UU. y le ofrece la posibilidad de terminar con la guerra de forma rápida mediante ayuda militar del futuro.

Con esta premisa tan interesante comienza «Martian Sands» en la que el autor israelí mezcla varias líneas temporales y realidades alternativas dando rienda suelta a su imaginación. Aparecen sus temas fetiche, como los nazis, las historias de detectives, los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial pero aún así no me acaba de convencer.

Otras buena idea que aparecen en la narración es la «crianza» de forma biológica de las Inteligencias Artificiales, denominadas the Others, que tienen una relación casi simbiótica con algunos humanos, a pesar de la profunda incomprensión mutua. ¿Y qué decir de los simulacros de antiguos políticos israelís para el gobierno?

En esta compleja novela de Lavie Tidhar tenemos elementos que recuerdan al Dick más conocido (como en «Ubik»), pero aunque la prosa es de bella factura y las ideas originales, al final no se exponen claramente, de forma que el libro se queda en un intento fallido de uso de los universos paralelos. Aunque el material de partida podría haber dado más de sí, al final no me fue posible saber cuál era la finalidad de la novela. Es posible que con una relectura me quedaran las cosas más claras, pero no es un esfuerzo que desee realizar.