Liquid Crystal Nightingale

Liquid Crystal Nightingale es una obra que parte de una premisa interesante, con bastantes buenas ideas pero que acaba resultando muy confusa, con una ejecución mejorable.

Aparte de cierta querencia en su nombre por la vocal e que ni Yennefer de Vengerberg, Eeleen Lee tiene varios relatos publicados, pero esta es su primera novela. Y como ya digo, esta bisoñez se nota en varios tramos de la lectura, cuando la acción se acelera y acaba resultando liosa, sin que quede claro ni los personajes implicados ni el resultado de cada situación.

Liquid Crystal Nightingale es una novela con toques cyberpunk, con sus modificaciones corporales habituales, pero también con el tono reivindicativo que ha caracterizado algunas novelas que se pueden englobar dentro de este subgénero. La elección por parte de la autora de ir mezclando dos líneas temporales de forma aleatoria tampoco favorece la claridad en la exposición, pero no es el principal inconveniente en la lectura. Lo peor, es que no sabemos dónde nos encontramos en cada momento.

Me gusta el tono reivindicativo de la historia, ese empeño en superar las desigualdades sociales que siguen aflorando en cualquier asentamiento humano. También el detalle de un nuevo arte marcial especialmente diseñado para su enseñanza en el centro politécnico que jugará un papel relevante en la trama y algunas otra ideas que mezclan mitología propia con otros relatos que nos resultarán algo más conocidos.

La trama detectivesca, no obstante, es bastante floja. Los detectives parece que no siguen pistas si no que se van topando con los detalles que harán avanzar su investigación. Son dos personajes que podrían haber tenido una química de contraste bastante interesante, pero su relación comienza a dar bandazos injustificados casi desde el comienzo.

A pesar de todas estas cualidades que se podrían extraer, el libro no termina de cuajar, seguramente por falta de experiencia por parte de la autora. Es por esto que no puedo recomendarlo.

Nominados a los premios Aurealis 2019

Aquí os traigo la lista de nominados a los australianos premios Aurealis.

Mejor ficción infantil

Scorch Dragons, Amie Kaufman (HarperCollins Publishers)

Race for the Red Dragon, Rebecca Lim (Allen & Unwin)

The Dog Runner, Bren MacDibble (Allen & Unwin)

Jinxed!: The Curious Curse of Cora Bell, Rebecca McRitchie (autora) & Sharon O’Connor(ilustradora) (HarperCollins Publishers)

The Glimme, Emily Rodda (Omnibus Books)

The Lost Stone of SkyCity, Heather Waugh (Fremantle Press)

Mejor novela gráfica / trabajo ilustrado

Haphaven, Louie Joyce (Lion Forge)

Yahoo Creek, Tohby Riddle (Allen & Unwin)

Black Magick, Greg Rucka & Nicola Scott (Image Comics) 

Super Nova, Krys Saclier (Ford Street Publishing)

Sherlock Bones and the Natural History Mystery, Renee Treml (Allen & Unwin)

Mejor relato corto juvenil

The Jindabyne Secret, Jo Hart (Deadset Press) 

Glass-Heart, K S Nikakis (SOV Media)

“Dragon by Subscription”, Tansy Rayner Roberts (Patreon, auto publicado)

“Seaweed”, Andrea Teare (Breach #11)

“Each City”, Ellen Van Neerven (Kindred: 12 Queer #LoveOZYA Stories, Walker Books Australia)

“Rats”, Marlee Jane Ward (Kindred: 12 Queer #LoveOZYA Stories, Walker Books Australia)

Mejor relato corto de terror

“Loose Stones”,  Joanne Anderton (Infinite Threads )

“The Mark”, Grace Chan (Verge 2019: Uncanny) 

“Pilgrimage”, Matthew R Davis (Breach #10)

“The Unwrapping”, Terry Dowling (Echoes)

“Of Meat and Man”, Jason Fischer  (SNAFU: Last Stand, Cohesion Press)

“Vivienne and Agnes”, Chris Mason (Beside the Seaside – Tales from the Day Tripper)

“The Moth Tapes”, J Ashley Smith (Aurealis #117, Chimaera Publications)

Mejor novela corta de terror

“Yellowheart”, Alan Baxter (Served Cold)

“Supermassive Black Mass”, Matthew R Davis (Short Sharp Shocks! #21)

“Into Bones Like Oil”, Kaaron Warren (Into Bones Like Oil)

Mejor relato corto fantástico

“Loose Stones”, Joanne Anderton (Infinite Threads, Brio Books)

“1078 Reasons”, Aidan Doyle (Translunar Travelers Lounge)

“Pigshit and Gold”, Aiki Flinthart (Dimension6 #18, coeur de lion) 

“CurioQueens”, Ephiny Gale (Constellary Tales Magazine #4)

“Good Dog, Alice”, Juliet Marillier (Wonderland, Titan books)

“Dragon by Subscription”, Tansy Rayner Roberts (Patreon, autopublicado)

Mejor novela corta fantástica

“Like Ripples on a Blank Shore”, J S Breukelaar (Collision: Stories, Meerkat Press)

“The Orchard”, Ephiny Gale (Andromeda Spaceways Magazine #76)

“Out of Darkness“, Chris Mason (Tales of the Lost, Things in the Well)

“‘Scapes Made Diamond”, Shauna O’Meara (Interzone 280) 

“To Hell and Back”, Michael Pryor (Aurealis #120, Chimaera Publications)

“The Final Prologue”, Christopher Sequeira (Sherlock Holmes and Doctor Was Not, IFWG Publishing Australia)

Mejor relato de ciencia ficción

“Sky Tears”, Mike Adamson (Alien Dimensions #17, Maldek House)

“Wreck Diving”, Joanne Anderton (Aurealis #123, Chimaera Publications) 

“Riding the Snails”, Jason Fischer (War of the Worlds: Battleground Australia, Clan Destine Press)

“Canute”, RPL Johnson (SNAFU: Last Stand, Cohesion Press)

“What We Named the Needle”, Freya Marske (Analog Science Fiction and Fact, Issue Jul/Aug 2019, Penny Publications)

“Micro”, Angela Meyer (Kill Your Darlings, Speculative Fiction and Fantasy Showcase 2019)

Mejor novela corta de ciencia ficción

“Ventiforms”, Sean Monaghan (Asimov’s Science Fiction)

“‘Scapes Made Diamond”, Shauna O’Meara (Interzone 280) 

“You Will Remember Who You Were”, Cat Sparks (Dimension6 #16)

Prisoncorp, Marlee Jane Ward (Seizure)

Mejor colección

Collision: Stories, J S Breukelaar (Meerkat Press)

Blackbirds Sing, Aiki Flintoff (CAT Press)

Scar Tissue and Other Stories, Narrelle M Harris (Clan Destine Press)

Five Dragons, Pamela Jeffs (Four Ink Press)

Stray Bats, Margo Lanagan (Small Beer Press)

Men and Machines I: Space Operas and Special Ops, Charlie Nash (Flying Nun Publications)

Mejor antología

Kindred: 12 Queer #LoveOzYA Stories, Michael Earp (Ed.) (Walker Books Australia)

Sherlock Holmes and Doctor Was Not, Christopher Sequeira (Ed.) (IFWG Publishing Australia)

The Best Science Fiction and Fantasy of the Year: Volume 13, Jonathan Strahan (Ed.) (Solaris)

Mission: Critical, Jonathan Strahan (Ed.) (Solaris) 

Mejor novela juvenil

The Darkest Bloom, P M Freestone (Scholastic)

Ghost Bird, Lisa Fuller (UQP)

Aurora Rising, Amie Kaufman & Jay Kristoff (Allen & Unwin) 

Dev1at3, Jay Kristoff (Allen & Unwin)

The Harp of Kings, Juliet Marillier (Macmillan Australia)

I Heard The Wolf Call My Name, K S Nikakis (SOV Media)

Mejor novela de terror

Chuwa: The Rat People of Lahore, Brian Craddock (Broken Puppet Books)

Remains, Andrew Cull (IFWG Pub Aus) 

A Riddle in Bronze, Simon Haynes (Bowman Press) 

The Rich Man’s House, Andrew McGahan (Allen & Unwin) 

Body Farm Z, Deborah Sheldon (Severed Press) 

Mejor novela de fantasía

Angel Mage, Garth Nix (Allen & Unwin)

Darkdawn, Jay Kristoff (HarperCollins Publishers)

The Wailing Woman, Maria Lewis (Little, Brown Book Group)

The Harp of Kings, Juliet Marillier (Macmillan Australia)

The Darkest Bloom,  P M Freestone (Scholastic)

Graveyard Shift in Ghost Town, Michael Pryor (Allen & Unwin)

Mejor novela de ciencia ficción

The Subjects, Sarah Hopkins (Text Publishing)

Aurora Rising, Amie Kaufman & Jay Kristoff (Allen & Unwin) 

The Trespassers, Meg Mundell (UQP)

The Year of the Fruit Cake, Gillian Polack (IFWG Publishing Australia)

The Glad Shout, Alice Robinson (Affirm Press)

Daughter of Bad Times, Rohan Wilson (Allen & Unwin)

¡Enhorabuena a los nominados!

War Criminals

De nuevo tenemos el privilegio de contar con @mertonio en la reseña compartida de esta novela, que esperamos os guste.

Cuando empecé la lectura de la tercera entrega de la saga Bastard Legion, no entendí casi nada aparte de booom, ziu ziu, y crash. Es un inicio frenético y un tanto confuso. Smith nos mete de lleno en la acción y nos bombardea con muchos términos bélicos, especialmente modelos de armas, robots y tecnología de guerra. Es su marca de la casa y no resulta excesivo en general.

La novela ahorra mucho en introducciones porque usted todos los personajes relevantes son conocidos. Mishka, comandante a la fuerza de un grupo de convictos obligados a servir en su ejército personal, continúa trabajando como mercenaria mientras busca a los asesinos de su padre.

Pero en esta ocasión la fórmula no le acaba de funcionar a Gavin Smith. No sé si por agotamiento del personaje o de la propia historia, el libro no consigue enganchar como los volúmenes anteriores.

A pesar de lo atractivo de la premisa, la saga no termina de dar el paso hacia la resolución de estos conflictos (y otros secundarios que van surgiendo). Este efecto chicle, esta conclusión que se promete pero no llega, daña mucho la narración.

La trama principal de esta entrega corre alrededor de la idea de los crímenes de guerra y el encubrimiento. Se nota una inspiración por el cine moderno basado las guerras de Irak y Afganistan donde ejércitos privados cometían atrocidades y posteriormente las encubrían. Aunque la idea no es mala, queda empañada por esas expectativas no realizadas.

La crítica es continua y quizá precisamente por ese bombardeo constante pierde fuerza el mensaje. Como entretenimiento pasajero al que no dedicar gran parte de tu cerebro la novela cumple con creces e incluso el conflicto de gran escala que se deja entrever al final acaba dejando con ganas de más, pero al contrario que la segunda entrega, el regusto no es tan dulce.

Las mejores partes son, posiblemente, las dedicadas al grupo de élite dentro del ejército de Mishka, donde alista a los peores criminales para realizar misiones no autorizadas (black ops). El autor nos muestra algo de su tendencia al terror y al gore con la presentacion de la Patrulla Nightmare, un grupo de presos cuya característica menos reseñable es cierta querencia por el canibalismo.

No todo es negativo en la novela. Las escenas de acción están muy bien narradas, la protagonista absoluta sigue teniendo diálogos ingeniosos y un monólogo interno bastante divertido. Los secundarios quedan, quizás, un poco más desdibujados que en los otros libros.

Gavin Smith y su saga de ciencia ficción limitar siguen en nuestro punto de mira en su próxima entrega, aunque esperemos que vaya más al grano y no se distraiga tanto con la paja.

Starship Repo

Starship Repo es una space opera old-school con todo lo bueno y todo lo malo que un libro de esas características pueda ofrecernos. Palomitero como pocos y sin mucha sustancia, nos dará un rato de diversión que olvidaremos conforme cerremos el volumen. Si esto es bueno o malo depende de lo que vayas buscando cuando decidas leerla. Un buen resumen sería anunciarlo como Embargos a lo bestia en el espacio.

La protagonista del libro es Firstname Lastname (se ve que en el futuro no se libran de los errores administrativos), la primera humana en llegar Junktion, un puerto galáctico donde conviven todo tipo de alienígenas. El libro se desarrolla como una serie de capítulo tenuemente conectados en los que First va depurando sus planes para timar a alienígenas despistados.

El humor es una de las principales características del libro, es un humor bastante blando y poco ofensivo, utilizando sobre todo juegos de palabras que hace hincapié en las distintas características y el distinto bagaje de cada especie alienígena. En ocasiones te hace sonreír pero tampoco te hará soltar carcajadas. Resulta un poco llamativo que un libro situado 400 años en el futuro tenga casi más referencias ochenteras que Ready Player One, pero el autor sabe a quién está dirigiendo sus esfuerzos y justifica esta estrechez de referencias con la conveniente llegada a Junktion de las ondeas televisivas emitidas por la Tierra hace cuatro siglos, convirtiéndose en la última moda en el puerto espacial.

Que todos sean capaces de comunicarse con todos a pesar de los orígenes muy distintos de cada raza espacial es otro de esos pequeños milagros a los Star Trek que facilitan la interacción con otros personajes sin necesidad de calentarse la cabeza con un traductor universal ni preocuparse por la incapacidad física para emitir ciertos sonidos dependiendo de cada aparato fonador de cada alien, en el caso de que exista ese aparato. Desde el principio es necesaria nuestra colaboración con nuestras suspensión de la incredulidad para poder leer el libro.

Es curioso la sensación de camaradería que llega a emerger de una tripulación muy variopinta que consigue funcionar a pesar de las diferencias, reconforta un poco pensar que el ser humano pudiera llegar a formar parte de una alianza así.

Tomlinson despacha con oficio una novela bastante insustancial pero que cumple perfectamente su cometido de entretener sin exigir mucho al cerebro. ¿Se puede leer con el piloto automático puesto? Perfectamente. ¿Necesitas diversión sin complicaciones? Starship Repo es tu libro.

Portada de The Alien Stars

Tim Pratt, a quien tendremos la suerte de tener en España este año en el festival Celsius, ha publicado la que será portada de su nuevo recopilatorio de novelas cortas, titulado The Alien Stars. La publicación se financiará a través de Kickstarter.

Las tres historias que contendrá están situadas en el mismo universo que The Wrong Stars.

Esta es la portada:

Upright Women Wanted

Aunque el western no sea mi género favorito, la última novela que leí de Sarah Gailey me convenció lo suficiente como para darle una oportunidad a su nuevo lanzamiento, Upright Women Wanted.

Lo cierto es que me he encontrado con un relato que hace aguas por todas partes. Ni los personajes son los suficientemente atractivos ni el marco histórico está lo suficientemente bien definido como para captar mi atención. Parece que nos encontramos ante una historia alternativa con unos Estados Unidos fascistas que controlan todo el material apropiado para la lectura o el visionado, donde un grupo específico llamado las Libreras se encargan de hacer llegar el nuevo material autorizado a los asentamientos más remotos. Pero ni sabemos cómo se ha llegado a ese estado ni parece que esto influya mucho en la vida de los lugaremos, salvo en la de la protagonista, una lesbiana que ha visto cómo moría su amante por poseer material ilegal.

Al huir de su casa se pega como una lapa a un grupo de estas libreras, que resultan también ser queer. Y parece que esa es toda la justificación para la existencia del libro, algo muy pobre. Parece claro que hay un movimiento disidente pero tampoco llegamos a conocer sus planes. La impresión general que me ha dado es que le faltaba vida a la novela, que ha sido incapaz de interesarme en ningún momento. No me importa que haya habido duelos al sol o que tengan que huir de algunas ciudades a toda prisa por su condición, es que me da absolutamente igual.

Es cierto que la lectura es muy breve, pero ni siquiera este hecho justifica su adquisición. Me he llevado una gran decepción.

Humble Bundle de Tachyon Publications

Aquí os traigo una extraordinaria oferta de libros de Tachyon Publications que sin duda os resultará interesante.

Por un dolar o más:

The Sword & Sorcery Anthology editado por Jacob Weisman y David Hartwell

Ancient Rockets de Kage Baker

The Best of Michael Moorcock

The Wall of America de Thomas M. Disch

Pirate Utopia de Bruce Sterling

Stable Strategies and Others de Eileen Gunn

Steampunk Revolution editado de Ann y Jeff VanderMeer

Por 7,5 dólares o más:

Rewired: The Post-Cyberpunk Anthology editado por James Patrick Kelly y John Kessel

The Apes of Wrath editado por Rick Klaw

Beyond Frankenstein de Mary Shelley

The Asylum of Dr. Caligari de James Morrow

The Monstrous editado por Ellen Datlow

Starlings de Jo Walton

How to Fracture a Fairy Tale de Jane Yolen

The People’s Republic of Everything de Nick Mamatas

Por 14 dólares o más:

Ivory Apples de Lisa Goldstein

Meet Me in the Future de Kameron Hurley

We Are All Completely Fine de Daryl Gregory

The Last Tsar’s Dragons de Adam Stemple y Jane Yolen

The Very Best of Caitlín R. Kiernan

The Forgotten Beasts of Eld de Patricia A. McKillip

Unholy Land de Lavie Tidhar

Apocalypse Nyx de Kameron Hurley

Slipping de Lauren Beukes

Finalistas premios Analog Anlab Readers 2019

Como ya viene siendo tradicional por estas fechas, se han dado a conocer los finalistas de los premios Analog Anlab del 2019. Son los siguientes (con sus enlaces correspondientes):

Mejores novelas cortas

The Gorilla in a Tutu Principle or, Pecan Pie at Minnie and Earl’s—Adam-Troy Castro (Septiembre/Octubre 2019)
The Savannah Problem—Adam-Troy Castro (Enero/Febrero 2019)
You Must Remember This—Jay O’Connell (Noviembre/Diciembre 2019)
 

Mejores relatos largos

A Mate Not a Meal—Sarina Dorie (Marzo/Abril 2019)
At the Fall—Alec Nevala-Lee (Mayo/Junio 2019)
Bonehunters—Harry Turtledove (Mayo/Junio 2019)
Ring Wave—Tom Jolly (Enero/Febrero 2019)
The Slipway—Greg Egan (Julio/Agosto 2019)
 

Mejores relatos cortos

A Place to Stand On—Marie Vibbert (Enero/Febrero 2019)
All Tomorrow’s Parties—Phoebe North (Julio/Agostp 2019)
PortleRobert Scherrer (Julio/Agosto 2019)
Sojourner—Craig DeLancey (Noviembre/Diciembre 2019)
The Methuselah Generation—Stanley Schmidt (Mayo/Junio 2019)
 

Mejor artículo

Building a Gravitational Wave Transmitter—Albert Jackson & Gregory Benford (Septiembre/Octubre 2019)
Do We Still Need NASA?—C. Stuart Hardwick (Julio/Agosto 2019)
The Venus Sweet Spot: Floating Home—John J. Vester (Mayo/Junio 2019)
 

Mejor poema

At the Natural History MuseumBruce Boston (Mayo/Junio 2019)
Continuum—G.O. Clark (Septiembre/Octubre 2019)
Hertha Ayrton—Jessy Randall (Noviembre/Diciembre 2019)
Sequoias and Other Myths—Stanley Schmidt (Septiembre/Octubre 2019)
We Carry—Marie Vibbert (Marzo/Abril 2019)

Mejor portada

Finalistas premios Asimov’s Readers 2020

Ya conocemos los resultados de las encuestas sobre los relatos favoritos de los lectores de la revista Asimov. Aquí los tenéis, junto con sus enlaces correspondientes:

Mejores novelas cortas

Gremlin—Carrie Vaughn (Mayo/Junio 2019)
Surfers at the End of Time—Rudy Rucker y Marc Laidlaw (Noviembre/Diciembre 2019)
The Work of Wolves—Tegan Moore (Julio/Agosto 2019)
Waterlines—Suzanne Palmer (Julio/Agosto 2019)
Winter Wheat—Gord Sellar (Septiembre/Octubre 2019)
 

Mejores relatos largos

Charlie Tells Another One—Andy Duncan (Septiembre/Octubre 2019)
How I Found Harry’s All-Night Hamburgers—Lawrence Watt-Evans (Marzo/Abril 2019)
In the Stillness Between the Stars—Mercurio D. Rivera (Septiembre/Octubre 2019)
SeeApp—James Van Pelt (Noviembre/Diciembre 2019)
Taking Icarus Home—Suzanne Palmer (Enero/Febrero 2019)
 

Mejores relatos cortos

Ardy’s Choice—Maggie Shen King (Julio/Agosto 2019)
Can You Watch My Stuff—Rich Larson (Septiembre/Octubre 2019)
Personal Space—Lawrence Watt-Evans (Septiembre/Octubre 2019)
Sacrificial Iron—Ted Kosmatka (podcast) (Mayo/Junioo 2019)
The Lights Go Out, One by One—Kofi Nyameye (Marzo/Abril 2019)
 

Mejores poemas

A Street Away—Jane Yolen (Enero/Febrero 2019)
Nine Hypotheses Concerning a Mysterious Lump Under the Rug on the Foyer Floor—Jenny Blackford (Septiembre/Octubre 2019)
The Dogs of the Soviet Space Program—Christopher Cokinos (Marzo/Abril 2019)
The Other SETI—David Barber (Mayo/Junio 2019)
The Ruined Library—Bruce Boston (Julio/Agosto 2019)

Mejores portadas