Persephone Station

En algunas películas pasa, pero es rara la ocasión en la que los personajes secundarios se comen cada escena en la que aparecen en un libro, ya que se supone que el autor tiene más control sobre lo que escribe. Sin embargo, en Persephone Station me llamaban mucho más la atención las tramas secundarias que la historia principal, aunque esta no careciera de interés. Y tampoco os dejéis engañar por el título, porque lo que es en la estación espacial propiamente dicha tampoco es que transcurra la mayor parte del libro.

Sentía mucha curiosidad por el salto a la ciencia ficción de Stina Leitch, una autora hasta ahora más centrada en la fantasía. Y no le ha sentado nada mal el cambio, porque consigue ofrecernos una obra muy entretenida con personajes con los que empatizar y cierto aire de western fronterizo espacial que es de agradecer.

Uno de los aspectos destacables de la panoplia de personajes que Leitch despliega ante nosotros son sus variadas orientaciones sexuales, algo que está tratado con total naturalidad y se integra de forma orgánica en la narración. El hecho de que se cuente desde tres puntos de vista diferentes que se van entrelazando también favorece el ritmo de lectura, aunque he de reconocer que no todas las narradoras tenían el mismo interés para mí, porque una de ellas en particular destaca especialmente sobre todas las demás. No sé si será porque su intrahistoria está más trabajada o simplemente resulta más interesante, pero es algo que merece la pena destacar.

Persephone Station se puede enmarcar dentro de la corriente de ciencia ficción optimista que parece ser tendencia en estos momentos. Por supuesto que hay confrontación, enfrentamientos militares y alguna que otra muerte, pero el tono general es esperanzador, como si las buenas acciones que se llevan a cabo pudieran desequilibrar la balanza hacia el lado de la comprensión y la aceptación de las diferencias inherentes a una cultura alienígena.

Porque sí, también hay aliens en este libro, además de alguna que otra sorpresa que no desvelaré pero que es totalmente de mi gusto. El hecho de que estos aliens tengan una biología un tanto atípica y moldeable permite a Leitch jugar con las relaciones con los demás personajes, bastante facilitadas por su capacidad de tomar formas humanas. En este caso es la otra especie la que se adapta a nosotros para facilitar la comunicación.

Aunque no he encontrado ninguna referencia sobre si este libro es el primero de una serie o no, no me importaría volver a ver a estos personajes en acción. Es una novela perfectamente auto-conclusiva, no me malinterpretéis, pero se les coge cariño a los protagonistas, por lo que otra historia con estos tendría una buena acogida.

Finalistas de los premios Compton Crook 2021

Se han anunciado los finalistas de los premios Compton Crook 2021, con algunos títulos que he leído y que son bastante potentes. Recordemos que los premios se entregan a las mejores primeras novelas de ciencia ficción, fantasía u horror.

•    Architects of Memory de Karen Osborne
•    Axiom’s End de Lindsay Ellis
•    Bone Shard Daughter de Andrea Stewart
•    Docile de K.M Szpara
•    The Nameless Queen de Rebecca McLaughlin
•    The Space Between Worlds de Micaiah Johnson

El ganador se dará a conocer en la Balticon virtual de este año, en el fin de semana del 28 al 31 de mayo.

A Desolation Called Peace

Había mucha expectación alrededor de la publicación de la continuación de la flamante ganadora del premio Hugo, A Memory Called Empire. En este sentido, Arkady Martine no decepciona, ya que nos trae una novela que continúa con las andanzas de los personajes de la anterior entrega, pero que cambia tanto el escenario como el foco.

Me parece especialmente destacable la forma «realista» (dentro de lo que cabe) con la que se afronta un primer contacto con una especie extraterrestre que se considera una amenaza. El enfoque principal que se utiliza es el lingüístico, intentando establecer puentes entre los negociadores mediante repetición de sonidos o representaciones gráficas. Es muy interesante cómo los encargados de las negociaciones se enfrentan a la dificultad inherente de conocer al otro, cuando no hay apenas puntos en común. También se aprovecha el estudio de la biología, que tendrá un papel fundamental en el desarrollo de la novela, por motivos que se irán desvelando a partir de la tercera parte del libro y que me han recordado por momentos a Peter Watts o Tade Thompson.

Pero A Desolation Called Peace no sería un digno miembro de la saga Teixcalaan si no tuviéramos intrigas políticas. No temáis, aquí las tendréis a raudales. Cada personaje se encuentra a veces manejado por los hilos invisibles de sus superiores o controladores en una recreación bastante correcta de una trama de espionaje a la antigua usanza. Ya sea en las relaciones entre el Imperio y las colonias o dentro de la propia flota militar del Imperio, cada acción tiene detrás una reflexión destinada a colocar las piezas en los lugares más aventajados para el golpe final. Aunque resulta muy entretenido ver cómo se van desarrollando los acontecimientos, en determinadas ocasiones el ritmo de la novela se resiente precisamente por esta preparación tan exhaustiva. Este es el principal problema que le he encontrado al libro, que en ocasiones se vuelve demasiado moroso en su avance.

Me gusta mucho cómo se hace hincapié en la cultura de los «imagos», esos implantes mentales que permiten crear una continuidad de los conocimientos que se van pasando de unas personas a otras mediante un implante que permite fusionar la personalidad del donante con la del receptor. De una forma bastante inteligente, Martine vuelve a hablarnos sobre conciencias colectivas desde otros puntos de vista distintos. Espero que este extremo se explore en mayor profundidad en la siguientes entregas de la saga.

En definitiva, estamos ante uno de los libros destinados a ser un éxito en 2021.

Portada de Shall Machines Divide the Earth

En abril tendremos la oportunidad de leer Shall Machines Divide the Earth, la nueva entrega de la serie Machine Mandate de Benjanun Sriduangkaew.

Esta es la sinopsis:

On a graveyard star, machines run a deadly tournament and draw humans like moths to a flame with a priceless promise. Partner with an artificial intelligence and fight to the death. Win and receive your heart’s desire . . .

War veteran Thannarat has sought this hidden world to realize a single goal: bringing back the dead. To fulfill this wish, she joins the game alongside a seductive AI who pledges to give her victory. The tournament is full of lethal secrets—and so is the AI that professes to be her weapon. Yet to have what she needs, Thannarat will sacrifice everything. Her home world, the woman she once loved, and herself.

All she has to do is defy the game’s inescapable rule: that in the end, the only true victors are the machines . 

Mi traducción:

En una estrella cementerio, las máquinas organizan torneos mortales y atraen a humanos como polillas hacia la luz con una promesa invaluable, emparejarse con una inteligencia artificial y luchar hasta la muerte. Quien gane, recibirá sus deseos más oscuros.

La veterana de guerra Thannarat ha buscado este mundo oculto para conseguir un solo objetivo: traer de vuelta a los muertos. Para cumplir su deseo, se une al juego junto con una seductora inteligencia artificial que le conseguirá la victoria. El torneo está lleno de secretos mortales como también lo está la IA que será su arma. Y sin embargo, para conseguir lo que necesita Thannarat deberá sacrificar todo: su mundo, la mujer a la que amó y a sí misma.

Todo lo que ha de hacer es desafiar la regla principal del juego: al final, los únicos ganadores son las máquinas.

Esta es la portada:

Portada Light Chaser

A mí es que me pones una nave, una estación o algo en el espacio y ya me tienes ganada, así que imaginaos si me ha convencido la portada de Light Chaser, la obra a cuatro manos entre Peter F. Hamilton y Gareth L. Powell que Tor.com publicará el 24 de agosto.

Aquí la tenéis, obra de Ben Zweifel:

Nominados a los premios BSFA 2020

Se han anunciado los finalistas de los premios BSFA de este año, son los siguientes:

Mejor arte:

Fangorn, portadas de la serie Robot Dreams, NewCon Press.

Sinjin Li, portada de A Strange and Brilliant Light de Eli Lee, Jo Fletcher Books.

Iain Clark, Shipbuilding Over the Clyde, arte para la propuesta de Glasgow in 2024 para alojar la WorldCon.

Ruby Gloom, portada de  Club Ded de Nikhil Singh, Luna Press Publishing.

Four Black Lives Matter Murals in AR de Nani Walker.

Mejor ficción corta

Eugen M. Bacon, Ivory’s Story, Newcon Press.

Anne Charnock, «All I Asked For», Fictions, Healthcare and Care Re-Imagined. Editado por Keith Brookes, en Future Care Capital.

Dilman Dila, «Red_Bati», Dominion: An Anthology of Speculative Fiction From Africa and the African DiasporaAurelia Leo. Editado por Zelda Knight y Oghenechovwe Donald Ekpeki.

Oghenechovwe Donald Ekpeki, «Ife-Iyoku, the Tale of Imadeyunuagbon», Dominion: An Anthology of Speculative Fiction From Africa and the African Diaspora, Aurelia Leo. Editado por Zelda Knight y Oghenechovwe Donald Ekpeki.

Ida Keogh, «Infinite Tea in the Demara Cafe», Londoncentric, Newcon Press. Editado por Ian Whates.

Tobi Ogundiran, «Isn’t Your Daughter Such a Doll», Shoreline of Infinity. 

Mejor no ficción

Francesca T Barbini (ed.), Ties That Bind: Love in Science Fiction and Fantasy, Luna Press.

Paul Kincaid, The Unstable Realities of Christopher Priest, Gylphi Press.

Andrew Milner y J.R. Burgmann, Science Fiction and Climate Change, Liverpool University Press.

Adam Roberts, It’s the End of the World: But What Are We Really Afraid Of?, Elliot & Thompson.

Jo Lindsay Walton, «Estranged Entrepreneurs», Foundation: the International Review of Science Fiction.

Jo Walton, «Books in Which No Bad Things Happen», Tor.com.

Mejor novela

Tiffani Angus, Threading the Labyrinth, Unsung Stories.

Susanna Clarke, Piranesi, Bloomsbury.

M. John Harrison, The Sunken Land Begins to Rise Again, Gollancz.

N.K. Jemisin, The City We Became, Orbit.

Gareth L. Powell, Light of Impossible Stars, Titan Books.

Kim Stanley Robinson, The Ministry for the Future, Orbit.

Nikhil Singh, Club Ded, Luna Press.

Adrian Tchaikovsky, The Doors of Eden, Tor.

Liz Williams, Comet Weather, Newcon Press.

Nick Wood, Water Must Fall, Newcon Press.

¡Enhorabuena a los nominados!

Anunciada la publicación de The Unraveling

The Unraveling, la novela de Benjamin Rosembaum que publicará Erewhon Books, ha visto atrasada su publicación hasta el 18 de mayo.

Esta es la portada:

La sinopsis:

In the distant future somewhere in the galaxy, a society has emerged where everyone has multiple bodies, cybernetics has abolished privacy, and individual and family success within the rigid social system is reliant upon instantaneous social approbation.

Young Fift is an only child of the Staid gender, struggling to maintain their position in the system while developing an intriguing friendship with the poorly-publicized bioengineer Shria–somewhat controversial, since Shria is Bail-gendered. 

In time, Fift and Shria unintentionally wind up at the center of a scandalous art spectacle which turns into the early stages of a multi-layered revolution against their strict societal system. Suddenly they become celebrities and involuntary standard-bearers for the upheaval.

Fift is torn between their own family cohort’s survival and Shria’s freedom; staying true to their feelings and caving under societal pressure. Whatever Fift decides will make a disproportionately huge impact on the future of the world. What’s a young Staid to do when the whole world is watching?

Mi traducción:

En un futuro lejano en algún lugar de la galaxia, ha surgido una sociedad donde cada persona tiene varios cuerpos, la cibernética ha anulado la privacidad y el éxito individual y familiar está sujeto a la aprobación social constante dentro de un rígido sistema social.

La joven Fift es una hija única del género Staid, luchando para mantener su posición en el sistema mientras desarrollaba una extraña amistad algo controvertida con la bioingeniera Shria, ya que Shria es de género Bail.

Con el tiempo, Fift y Shria terminan involuntariamente en el centro de un espectáculo artístico escandaloso que se convierte en las primeras etapas de una revolución de múltiples capas contra su estricto sistema social. De repente se convierten en celebridades y abanderadas involuntarias del levantamiento.

Fift está dividida entre la supervivencia de su propia cohorte familiar y la libertad de Shria; mantenerse fiel a sus sentimientos bajo la presión social. Cualquier cosa que Fift decida tendrá un impacto desproporcionado en el futuro del mundo. ¿Qué debe hacer una joven Staid cuando el mundo entero está mirando?

Hench

Tenía buenas referencias sobre Hench, la novela de superhéroes de Natalie Zina Walschots y aunque no me he encontrado lo que esperaba y ciertamente la parte final de la novela me ha costado trabajo, he de reconocer que algunos partes están bastante bien.

Existen algunas novelas de superhéroes narradas desde el punto de vista de «los malos», se me vienen a la cabeza Pronto seré invencible de Austin Grossman o Vicious y Vengeful de V.E. Schwab. Pero claro, en el género de super héroes las principales referencias forzosamente tiene que ser los cómics. La idea principal de la novela, sobre el coste humano y material de la propia existencia de los superhéroes se puede encontrar en muchos sitios, sin ir más lejos The Boys, en su vertiente más sádica. Pero la palanca que usan los villanos para vencer a los superhéroes me recuerda mucho más al Born Again desde el punto de vista de Kingpin.

La novela está contada a través de las vivencias de Anna, una empleada a tiempo parcial para los villanos a través de una empresa de trabajo temporal. Aunque suene un poco sorprendente, cualquier malvado con algo de categoría tiene negocios que mantener para seguir teniendo financiación para sus maléficos planes, impuestos que evadir y necesidad de músculo para distraer la atención de los superhéroes. Esto, que parece lógico, da lugar a todo un entramado de trabajadores que aceptan puesto de distinta responsabilidad en las empresas montadas por el villano de turno porque hay que ganarse la vida. Pero este tipo de trabajo tiene un riesgo inherente cuando hay algún tipo de confrontación con seres poderosos, como es el destino de cualquier supervillano.

Anna sale malparada en una de estas ocasiones, pero el verse recluida en casa debido a sus lesiones le da el tiempo y el enfoque necesario para investigar sobre el verdadero coste de las acciones de los superhéroes, dando lugar al detonante del resto de la historia.

La novela va de más a menos, ya que a pesar del interés que puede tener al principio la investigación sobre los superhéroes, conforme van avanzando las páginas se va tornando en una persecución quizá innecesariamente cruel. Aunque al fin y al cabo no debería sorprendernos nada de esto ya que estamos hablando desde el punto de vista de «los malos», siempre gusta que haya alguna posibilidad de redención. Y el hecho de que todo sea orquestado por una persona aparentemente normal, nos hace reflexionar aún más sobre qué se considera bueno y malo, e incluso moral.

La novela cierra todas las tramas, pero es cierto que tiene material suficiente para una continuación, que ya veremos si ve la luz.

In the Black

Este libro y su autor han sido víctimas de una injusta campaña de difamación en Goodreads con un montón de puntuaciones negativas incluso antes de su puesta a la venta, probablemente por las opiniones políticas de Tomlinson. De esta forma, resulta muy difícil hacerse una idea sobre la calidad del libro tomando esta sola referencia, pero si queréis una reseña espero que equilibrada, aquí la podréis encontrar.

In the Black se define como ciencia ficción militar e indudablemente la mitad de la novela se ajusta perfectamente a esta definición, pero lo que no se comenta es que también tiene una curiosa parte de thriller empresarial que complementa y equilibra la trama para ir ofreciendo cambios de perspectiva que le vienen muy bien a la historia y que, como suele pasar, alcanzarán un punto común en algún lugar de desarrollo de la historia.

Mi parte preferida es la militar propiamente dicha, con una nave patrullando la frontera establecida entre los humanos y los alienígenas tras una guerra que aunque ha acabado, sigue teniendo en vilo a las dos razas enfrentadas. Cuando empiezan a desaparecer de manera misteriosa los satélites espía que vigilan la zona, saltan las alarmas. La capitana Susan Kamala habrá de investigar el tema con cuidado de no traspasar la fina línea que convertiría en agresión militar sus actos. Se trata de una protagonista fuerte y decidida, pero no por ello menos humana. Me encanta cómo la describe el autor y cómo sus actos van encaminados a defender lo que cree justo, aunque pueda parecer contradictorio con las órdenes recibidas. Esta sección del libro tiene algunos toques de primer contacto, pero no se dedica a explorar esta parte en profundidad, quizá generalizando en demasía el honor guerrero.

La otra mitad del libro, el thriller empresarial, es menos atractivo para mí. En esta ocasión el foco se centra en el mandamás de una de las compañías humanas más importantes. Podría haberse aprovechado para realizar algo de crítica social, ya que vemos las tremendas diferencias entre los CEOs de los grandes conglomerados empresariales que dictan el futuro de muchos mundos y el resto de los mortales, pero es algo que se da por hecho y hay cierto aire de propaganda de superación de los problemas por tus propios méritos que no resulta para nada convincente. Sin embargo, mi principal problema con esta parte del libro es la resolución un tanto chabacana del conflicto entre el infiltrado en la compañía y el máximo dirigente, que es decepcionante. Con la cantidad de recursos a su disposición tener que recurrir a algo tan poco lógico me sacó totalmente de la novela. Menos mal que estaba ahí la capitana Kamala para animarme.

Lo que tampoco se indica claramente en la portada es que esta es la primera entrega de una serie, ya que el final es un continuará de libro de esos que te estampan en las narices y se te queda cara de tonta. Supongo que leeré la continuación cuando esté disponible, ya que son más los pros que los contras del libro, esperando que mejore esos aspectos que tanto me han chocado.