6 preguntas sobre The Long Way to a Small Angry Planet

Bienvenidos a una nueva entrega de 6 preguntas sobre… En esta ocasión nuestro invitado es Jordi Balcells, conocedor del género y traductor técnico, para hablar sobre The Long Way to a Small Angry Planet. Esperamos que con sus respuestas aportemos un nuevo punto de vista a este estupendo libro.

 

Tú mismo has definido la novela así pero, ¿hace falta ciencia ficción buen rollista?
Disfruto cual gochín en cochiquera con la mala leche que destila, por ejemplo, Abercrombie con las desventuras y el destino de sus personajes. Sin embargo, reconozco que es un disfrute sádico y poco sano que tiene más que ver con quitarme el sombrero ante su originalísima maldad y menos con que desee que sus personajes sufran.
Llamadme loco, pero prefiero que la gente que aprecio no sufra. Y es que prácticamente todos los personajes de esta novela son muy riquiños y disfrutas con ellos como si fueran tus amigos. De hecho, cuando lo acabé me quedé con ganas de irme de farra con ellos: eso es buena construcción de personajes.
En este libro, ni las personas ni las especies en general buscan hacer el mal, con unas pocas excepciones. Si bien pueden pasarle cosas malas a gente buena, no es lo esperable ni se juega con la muerte o la tortura para impresionar al lector. La sensación de buen rollo general me recuerda a la saga Vorkosigan de Bujold: ahí también pasan desgracias, a menudo fuera de plano, pero hay empatía y comprensión y, si bien existe la amenaza de armas letales, suele optarse por no matar gente a lo loco.

¿Te sorprende que The Long Way to a Small Angry Planet sea una primera novela?
Da la impresión de ser una novela muy trabajada a lo largo del tiempo, pero no solo en personajes, sino también en trasfondo y en estructura. Si bien la trama no es importante, al ser un road trip sí que hay que planificar bien las paradas a lo largo del camino, qué aprovechas para contar en ellas y cómo sigues desarrollando los personajes. Por una parte tiene el escenario muy claro en la cabeza y por otra, parece que pasó por un buen número de borradores hasta llegar a condensar todo lo que quería contar: no da la sensación de que le sobre nada.

¿Consideras la novela una buena muestra de la diversidad en el género? ¿Crees que esto es una moda pasajera o algo que se va a quedar en la ciencia ficción?
Casi todos los personajes y especies de la historia destilan apertura de miras, empatía y solidaridad. La humanidad está más remezclada y las libertades galácticas están más presentes, aunque aún quedan tabúes a la vista. Aquí nos podemos identificar con todo tipo de personajes: no tienen por qué ser blanquites, ni machotes, ni siquiera humanes. Sexualmente, no nos limita la monogamia ni la orientación ni el binarismo. Ni siquiera hace falta ser orgánicx y hay más respeto por los animales no sapientes. Obviamente, lo socialmente aceptable varía entre una especie y otra, entre una comunidad y otra, pero se respira el respeto a le otre, a le diferente. Y sí, en inglés se usan pronombres neutros y quizá en la traducción se usen ocasionalmente sufijos neutros, como he hecho yo ahora.
La orientación de los premios Hugo en los últimos tiempos ciertamente parece traer buenos presagios. Esperemos que sea algo que viene para quedarse, que la vergüenza mundial de Charlottesville no sea un prólogo de tiempos interesantes.

Los paralelismos de la Wayfarer con Firefly son innegables pero, ¿cuáles crees que son los más destacados? ¿En qué se diferencian?
En Firefly también teníamos una tripulación que hace piña y es casi una familia bien avenida (aunque siempre hay alguien menos simpático) y a la que le coges cariño con mucha facilidad como lector. Por otra parte, el desarrollo de la novela es bastante episódico y las paradas por el camino sirven para conocer más a fondo a los personajes, como también pasaba en esa serie, si bien esto es algo habitual en la TV.
Sin embargo, en la forma, Firefly se parece bastante más a Cowboy Bebop que a The Long Way…: vaqueros en el espacio y cazarrecompensas dentro de un sistema solar cerrado. Hay formas de ir del punto A al punto B a velocidades supralumínicas, con lo cual no nos limitamos a uno o varios sistemas terraformados cercanos entre sí, solo con humanos (y sus creaciones), como sí pasaba en Firefly.
Pero esto va más allá de Firefly. Tenemos una tripulación no exclusivamente humanoide y más exótica incluso que la de Farscape; una inteligencia artificial que gobierna la nave y que es un personaje más, como vimos en Andromeda; un gobierno galáctico multiespecie con sus áreas de influencia por especie, como en los videojuegos Mass Effect. De hecho, The Long Way… viene a ser una mezcla actualizada entre Mass Effect y Firefly.

¿Crees que tendrá buena acogida entre el público español?
Mentes más preparadas que la mía intentan adivinar qué novelas funcionarán o no y raramente aciertan. Es un pasapáginas que te hace destilar endorfinas con una lectura fácil, un trasfondo riquísimo, reflexiones sociales cautivadoras y personajes de lo más achuchables. Creo que triunfará en el boca-oreja y en redes sociales porque nos gusta recomendar cosas que nos hacen sentir bien, cual virus memético que busca reproducirse de mente en mente. Además, lo publica Insólita, una editorial joven con buen gusto y que está pegando fuerte. Espero que funcione, sí.

Como traductor, ¿ves creíble la forma de comunicarse entre las distintas razas alienígenas?
Hay bastante diversidad comunicativa entre especies. Hay quien complementa el habla mediante gestos con tentáculos, hay quien prefiere comunicarse por colores y tiene que ingeniarse un aparato fonador para hablar con otras especies, los gestos como la risa o el asentir con la cabeza no son universales…
Aquí no se dan situaciones de incomprensión por un nuevo contacto y choque cultural, como los que vemos en La mirada extraña de Felicidad Martínez, aunque sí tenemos una nueva especie que, por necesidades del guion, resulta que es muy, pero que muy lista, y aprende el estándar galáctico en dos patás. Curiosamente, me fijé en que la traducción automática (entre idiomas bien conocidos) de los mensajes funciona a la perfección: ya podría haber incluido la autora al menos algún error por ambigüedad que diese lugar a un gracioso malentendido, pero no, se ve que los traductores (orgánicos) en el futuro nos hemos extinguido.

Muchas gracias a Jordi por su ayuda. Y ahora, a buscar a la siguiente víctima colaborador para la sección. Se admiten sugerencias.

2 opiniones en “6 preguntas sobre The Long Way to a Small Angry Planet”

  1. ¡Muy simpática la entrada! Estoy deseando su salida, por que las opiniones y cositas que vas leyendo a la gente es que les ha encantado, y que les deja un muy buen sabor de boca. Que grande este Jordi Barcells. Un abrazo^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *